REFLEXIONES PARA EL PENÚLTIMO DIA DEL AÑO

Antes de finalizar el año busquemos un momento para reflexionar (sería estupendo que hagamos una lista): ¿Con qué cosas no deseamos continuar en nuestra vida? ¿Qué cosas queremos dar por terminadas? ¿Tal vez situaciones que aún estén inconclusas?
¡AÚN ESTAMOS A TIEMPO!

¿Por qué?  Pensemos: ¿No es pesado, abrumador, desgastante y hasta cierto punto sin sentido, hacernos promesas para el año que viene si no nos quitamos de encima lo que no nos satisface hoy? Lo que nos pone tristes, incómod@s, insatisfech@s, y todas las palabras relacionadas que podamos agregarle…
¡Vamos! ¡Listo! ¡Ya! Pongámonos en acción AHORA, porque si nos pasamos recordando lo pasado, demorando proyectos que supuestamente, imaginariamente cambiarían  nuestra vida… si no los hemos concretado en este año, ¡estamos buscando las respuestas, las soluciones o la felicidad donde no están! y con eso no creo que deseemos finalizar el año.
Ya tenemos muy en claro que el pasado es irrecuperable, y el futuro… incierto.
Entonces, ¿cuál es el mejor momento?
AHORA: Si hay cosas que debemos cambiar, observémoslas con atención, Y PREGUNTÉMONOS SI DEBEN ESTAR EN NUESTRA VIDA… para que así sepamos cómo y qué debemos hacer para desprendernos de ellas en este momento.
ES AHORA!!!
Cariños y sonrisas
Irene


Comentarios