TRABAJEMOS NUESTRAS FORTALEZAS Y DEBILIDADES

Todas las personas tenemos fortalezas y debilidades.
El primer paso es que  las identifiquemos. Una vez identificadas, mantengamos un enfoque positivo en ambos bandos.
Explotemos nuestras fortalezas y aprendamos a ver nuestros debilidades como una oportunidad de ser mejor.
Recordemos, nunca seremos perfectos, pero si aprendemos a aceptarnos como somos y a mejorar en lo que podemos, vamos a sentirnos mucho mejor con nosotros mismos y con el mundo.
Conocerse a uno mismo es de mucho provecho.
Vivimos en un mundo que va tan rápido que la mayoría tendemos a comportarnos como robots y nos olvidamos de nosotros mismos.
Así que hoy los invito a hacer una pausa, y a que empecemos a hacer tiempo para estar con nuestro yo interno y a conocerlo y disfrutarlo.
¿Nos animamos a hacerlo? La decisión es solo de nosotros.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios