NUESTRAS CICATRICES SON SÍMBOLOS DE NUESTRAS LUCHAS, NUESTROS TRIUNFOS Y SOBRETODO NUESTRA FUERZA

Nunca nos avergoncemos de las cicatrices que la vida  ha dejado.
Una cicatriz significa un dolor que ya se sano, significa la conquista del dolor, una lección aprendida, el cual nos hace más fuerte y nos lleva al presente.
Una cicatriz es el tatuaje del triunfo del cual tenemos que estar orgullosos; lo que no debemos permitir es que esa cicatriz nos convierta en su rehén, que llene la vida de miedos, siempre hay que tener claro que las cicatrices desaparecen o se transforman, el punto está en ver las cicatrices como un signo de fortaleza y no de dolor.
Rumi (filósofo sufí) dijo una vez: "La herida es el lugar donde la luz entra".
Nada podría estar más cerca de la verdad que estas palabras, la fuerza del sufrimiento ha emergido de las almas más fuertes de aquellos personajes poderosos del mundo los cuales usaron sus cicatrices para salir victoriosos de todas sus batallas, las vieron como una señal de sobrevivencia y las portan orgullosos para probar que así fue.
Entonces, digámonos: Ahora tengo la oportunidad de crecer más fuerte!
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios