TODAS NUESTRAS PEQUEÑAS LUCHAS DIARIAS SON SIEMPRE PASOS ADELANTE

En la vida la paciencia no se trata de esperar, es tener la capacidad de mantener una buena actitud mientras se trabaja duro en sus sueños, sabiendo que ese trabajo valdrá la pena.
Así que si vamos a correr el riesgo, hay que poner todo el tiempo necesario para recorrer todo el camino, de lo contrario es mejor ni siquiera tener un punto de inicio.
Muchas veces luchar por algo significa perder la estabilidad de la vida, la comodidad de nuestro tiempo, podría significar no comer lo que queremos, no dormir cuando lo deseamos.
Podría significar renunciar a nuestra zona de confort, sacrificar relaciones; aceptando posibles burlas y asumiendo un montón de tiempo a solas, esa soledad que nos ayudara a construir grandes cosas si se le da el espacio que necesita; todo lo demás acompañado de una determinación contundente para llegar a donde realmente queremos.
Y si lo queremos lo vamos hacer a pesar del fracaso, del rechazo y de las posibilidades; cada paso se sentirá mejor que cualquier otra cosa que nos podamos imaginar, nos daremos cuenta que la lucha no se encuentra en el camino si no que es el camino a la felicidad.
Vale la pena ir hasta el final, no hay mejor sensación que nos haga sentir más vivos que batallar, a pesar del fracaso, del rechazo y de las posibilidades.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios