QUÉ HACEMOS CUANDO NOS CRITICAN?


¿Qué hacemos cuando nos critica la gente?¿Nos enojamos?¿Atacamos?¿Los ignoramos?
¿Aceptamos la crítica?
La respuesta inicial ante la crítica es que casi siempre la recibimos mal!
No nos gusta sentirnos criticados.
Sin embargo, la crítica es parte de nuestra vida diaria, principalmente por dos motivos:

  1. Todos los días nos enfrentamos a diferentes actividades, opciones, decisiones que tenemos que tomar, etc., entre las que tenemos que elegir.
    Para hacerlo, tenemos que calificar dichas opciones en algún punto entre dos opuestos: bueno-malo, adecuado-inadecuado, útil-inútil, etc.
    La evaluación es parte del pensamiento de todo ser humano.
  2. En nuestra cultura estamos acostumbrados a prestarle más atención a lo negativo que a lo positivo.
    Vemos más fácilmente los defectos y los problemas, que las cualidades y las oportunidades.
Cada persona responde de distinta manera ante la crítica.
Pensamos que la respuesta depende de si la crítica es constructiva o destructiva.
Pero no es así.
Incluso la misma crítica hecha por dos personas diferentes (un amigo y nuestra pareja o jefe), pueden provocarnos respuestas y emociones totalmente opuestas.
¿Por qué?
Porque no depende de lo que nos dicen, sino de lo que nosotros pensamos al respecto.
Existen tres elementos básicos que pueden hacer la diferencia entre una crítica constructiva y una destructiva: 
  • La intención con que se dice.
  • Las palabras que se dicen.
  • La manera de decirlas.
Sin embargo, aun la crítica más destructiva puede tener un efecto mínimo en una persona y una crítica constructiva, dicha en el lugar y momento adecuado, con la mejor intención y con las palabras elegidas cuidadosamente, pueden lastimar profundamente a una persona.
Porque independientemente de la crítica y de quien la hace, la diferencia está en quien la recibe.
En la importancia e interpretación que le damos, tanto a las palabras y gestos que recibimos, como a la persona que la hace.
Cada persona responde de manera diferente, de acuerdo a los siguientes elementos:
1. Las experiencias vividas a lo largo del tiempo
2. nuestro nivel de autoestima,
3. el tipo de relación con la persona que nos critica,
4. stros sentimientos en esos momentos,
5. intención que le damos a la persona que nos está criticando
6. Nuestro estilo de pensamiento y
7. la manera en que interpretamos lo que nos está diciendo.
Todo lo anterior hace que nuestra respuesta sea subjetiva (basada en los sentimientos y no en la lógica) y puede, incluso, no tener nada que ver con lo que estamos escuchando.
Como siempre les digo: no es el hecho lo que altera al hombre, sino la interpretación, la significación o la valoración  que el hombre hace de ese hecho.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios

  1. Buen articulo, muy acertado pq como es dificil la situacion cdo recibimos una critica. Nos sentimos desvalorizados, y bajoneados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Todo me alienta para seguir buscando y compartiendo artículos que nos hagan sentir mejor y con mayor bienestar psicológico.
Cariños y sonrisas