PERDONEMOS PARA SER MÁS FELICES

Mientras tengas resentimientos y odios, será imposible ser feliz. 
Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que nos libera de un sufrimiento.
Nos beneficiamos enormemente cuando decidimos perdonar y lo mismo ocurre con todos a nuestro alrededor.
Ya sea que necesitemos perdonar a los demás, o la necesidad de perdonarnos a nosotros mismos, al hacerlo nos liberamos del pasado y nos permite cumplir con nuestro verdadero potencial.
El perdón nos ayuda a alcanzar incluso metas más prácticas e inmediatas. Tal vez queramos un trabajo mejor, para ganar más dinero, tener mejores relaciones, o vivir en un lugar más agradable.
El perdón nos ayuda a lograr todo esto.
Si no perdonamos entonces, una parte de nuestra energía de vida interior está atrapada en el resentimiento, la ira, el dolor o el sufrimiento de algún tipo.
Esta energía vital atrapada nos limitará. Es como si tratáramos de  andar en bici con los frenos parcialmente puestos todo el tiempo. nos hace más lento, nos frustra y hace que sea difícil avanzar.
El perdón permite liberarnos de las creencias y actitudes limitantes. Liberar nuestras energías mentales y emocionales para que podamos aplicarlas a la creación de una vida mejor.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios