COMBATAMOS LA NEGATIVIDAD CON DOSIS DE BUEN HUMOR

Cuántas veces hemos estado o trabajado con una persona sumamente negativas? ¿Recordamos cómo nos sentíamos?
Seguramente esa persona manipulaba la información, interpretando todas las cosas de manera negativa, se quejaba, se resistía a los cambios, murmurando sobre otras personas, drenaba  la energía de todos a su alrededor y contagiaba su negatividad causando desconfianza y conflictos.
Basta con una persona negativa para intoxicar el ambiente y estresar a todo el mundo alrededor.
Grandes compañías como Yahoo, Southwest, Google y Zappos reconocen estos efectos contraproducentes de las emociones negativas y aplican estrategias innovadoras y creativas para prevenirles.
Entre sus prácticas, utilizan el humor y la felicidad como recursos y concuerdan en que la incorporación de las emociones positivas genera grandes beneficios, pero no solo a las personas como empleados sino también en su vida cotidiana.
Las personas disfrutaran más de trabajar y vivir cotidianamente con con gente agradable, compañeros que se mantengan 100% enfocados en sus actividades laborales, y que pese a ello, no pierden el buen sentido del humor y evitan disgustarse por cualquier motivo. Los empleados carismáticos suelen añadir nuevos amigos a su red de contactos y tienen un sorprendente poder para influenciar a otros.


Comentarios