¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA?

Uno de los problemas más frecuentes es la baja autoestima.
La baja autoestima está acompañada de una percepción negativa sobre uno mismo, y es un factor que nos puede limitar mucho en nuestra vida diaria. 
Lo cierto es que, en muchas ocasiones, no sabemos identificar que es una autoestima baja. ¿Por qué?
Porque la baja autoestima conlleva otro tipo de problemas como síntomas de ansiedad, de depresión, problemas de conducta, estrés, adicciones, etc.
Es fácil aumentar la autoestima, solo hay que ponerle un poco de empeño y voluntad.
Vamos a empezar definiendo qué es la autoestima: es el conjunto de creencias, percepciones, evaluaciones y pensamientos que tenemos acerca de nosotros mismos, la valoración que realizamos basándonos en nuestras experiencias.
¿Qué síntomas nos pueden avisar de que tenemos la autoestima baja?
Algunos de los síntomas principales que nos pueden advertir de que nuestra autoestima no está en el mejor momento son los siguientes:
•No tenemos seguridad en nosotros mismos
•No expresamos nuestros gustos u opiniones por miedo a ser rechazado o por pensar que nuestras opiniones no tienen el mismo valor que las opiniones de los demás
•No nos sentimos merecedores de las cosas buenas de la vida
•No nos esforzamos por conseguir lo que queremos ya que de antemano creemos que no lo vamos a lograr
•No nos relacionamos con los demás como nos gustaría ya que pensamos que no vamos a hacerlo bien y nos van a dejar de lado
•Necesitamos la aprobación de los demás con mucha frecuencia
•Nos dejamos pisar con facilidad ya que no nos atrevemos a imponernos cuando es necesario
•Vemos al resto de personas como superiores a nosotros y nos gustaría ser como ellos y por lo tanto envidiamos la vida de los demás.
•Tememos decir lo que sentimos ya no tal vez no les guste a los demás lo que decimos
•Solemos atribuir a causas externas los logros y a causas internas los fracasos
•Casi nunca estamos conformes con lo que hacemos ya que creemos que podría estar mejor
•No nos sentimos felices
•Nos cuesta acabar lo que empezamos ya que nos desmotivamos con mucha facilidad
•La toma de decisiones se convierte en algo muy difícil ya que creemos que decidamos lo que decidamos va a ser la opción incorrecta así que nos dejamos llevar por lo que decidan los demás, aunque sea de nuestra propia vida
•Pensamos en nuestras debilidades y casi nunca nos paramos a pensar en nuestras fortalezas
•Nos sentimos nerviosos la mayor parte del día
•Nos sentimos evaluados casi constantemente en situaciones sociales
•Nos sentimos casi siempre culpable
•Nos sentimos poco atractivos
Hagamos un chequeo a ver cuanto de esto conforma nuestros pensamientos y reconozcamos el problema: la baja autoestima, que es el primer paso para cambiar.
Cariños y sonrisas
Irene

 

Comentarios