EVITEMOS EL PENSAMIENTO DEL "TODO O NADA"

Evitemos el pensamiento polarizado, también conocido como el de “todo o nada”, todo con lo que nos topamos es algo o no lo es; no hay otras opciones.
Esto puede hacer que nos sintamos como si tuviéramos que hacer algo de forma perfecta, de lo contrario es mejor no hacer nada.
Para evitar este tipo de pensamiento, aceptemos las diferentes opciones de la vida.
En lugar de pensar en solo dos resultados (uno positivo y uno negativo), hagamos una lista de todos los resultados posibles que se encuentran entre esas dos opciones para darnos cuenta de que las cosas no son tan terribles como parecen.
Por ejemplo, si pronto tendremos un examen (y lo pongo como ejemplo, porque todos rendimos exámenes de distinto tipo, todos los días) y no sabemos mucho sobre el tema que abarcará, podemos sentir la tentación de no rendir el examen o de no estudiar nada, así que si desaprobamos, es porque ni siquiera lo intentamos.
Sin embargo, esto es ignorar el hecho de que es probable que nos vaya mejor si pasamos más tiempo preparándonos para el examen aunque sepamos que no llegaremos a la perfección (nunca se llega). 
Debemos evitar pensar que los únicos resultados al rendir el examen son obtener un 1 o un 10. Hay muchas “otras opciones” entre el 1 y el 10 (o el 7, o el 20, depende el país).
Seamos vigilantes con nuestros pensamientos y no caigamos en el juego de "Todo o nada".
Cariños y sonrisas
Irene


Comentarios