PONERSE METAS REALISTAS Y QUE PODAMOS CUMPLIR





Hay que ponerse netas a las cuales sea relativamente fácil llegar.
Que sean medibles.
Si somos específicos al plantear las metas y las dividimos en submetas, en pequeños pasos concretos, podemos darnos cuenta de si estamos logrando buenos resultados o si necesitamos hacer algunos cambios.
No es igual decir quiero adelgazar, que decir voy a bajar 500gr. a la semana.
Es diferente plantearse: “me voy a comunicar mejor con mi pareja”, que proponerse: “voy a dedicar 2 horas a la semana para salir y conversar con mi pareja.”
Importante.
Si nos ponemos metas poco importantes, seguramente nos va a faltar la motivación necesaria para lograrlas.
Poco a poco las podemos aumentar, y veremos que paso a paso estamos consiguiendo lo que nos proponemos.
Acuérdense que "el cielo es el límite"
Y si fracasamos, aprendamos de ello sin culparnos de nuestros errores, ya que fallar es una manera de saber cómo hacerlo de manera distinta la siguiente vez.
Atrevámonos a afrontar retos.
Cariños y sonrisas
Irene



Comentarios