ATADURAS EMOCIONALES

Se dice que existen Ataduras Emocionales, cuando estamos volcados totalmente en un contexto familiar, social o laboral, que nos lleva a doblegar nuestra voluntad constantemente, priorizando el satisfacer, complacer y o aceptar situaciones, condiciones o planteamientos de otras personas de nuestro entorno, con el fin, de evitar conflictos o perturbaciones difíciles de sobrellevar.
Estas ataduras son hilos invisibles que van inmovilizando nuestra capacidad de acción y reacción, provocando así las relaciones de dependencia.
De forma consciente o inconsciente vamos permitiendo que actúen por nosotros, que tomen la iniciativa antes de que podamos decidir, vamos perdiendo nuestra capacidad de resolución y nos abandonamos en manos de quien ha asumido el rol de nuestro salvador.
Muchas veces, esto lo podríamos hacer por comodidad, pero en la mayoría de los casos, es porque estamos invadidos por algún sentimiento de culpa, que nos induce a callar para no herir o contrariar a nuestro controlador, permitiéndole que se inmiscuya en nuestra vida.
Es el momento de que reconozcamos esas señales, para que podamos de inmediato enterrar esos miedos, culpas, y apego a la comodidad, a nuestros prejuicios sociales, rutinas y todo aquello que son nuestras más pesadas cargas.
Cariños y sonrisas
Irene

 

 


 

 

Comentarios