DEJEMOS DE COMPETIR CONTRA TODOS


No nos preocupemos si a otros les va mejor que a nosotros, concentrémonos en romper nuestros propios récords cada día.
El éxito es una batalla entre nosotros y nosotros mismos, sólo eso.
No  nos por tener o atesorar más.
No nos compares con los demás ni compitamos con nadie, salvo con nosotros mismos. 
Hay personas que siempre andan a la carrera y sin aliento. Nada disfrutan y nada les satisface porque siempre encuentran que los demás son mejores o tienen más éxito.
Dejemos ya de correr sin aliento detrás de quimeras y disfrutemos de lo que somos y de lo que tenemos.
Tener una casa con muchas habitaciones y salones, o varios coches lujosos, no conlleva a una mayor felicidad porque el ansia desmedida de atesorar produce una insatisfacción personal mayor, ya que el deseo se hace más insaciable cuanto más se tiene.
Solo compitamos con nosotros mismo procurando ser un poco mejor y más feliz cada nuevo día.
Quien se tiene a sí mismo, es un sabio, se esfuerza en no compararse con nadie porque, además de lo odiosas que son las comparaciones, traumatizan, paralizan y desmotivan.
Cariños y sonrisas
Irene

 

 

 

Comentarios