INOLVIDABLE EN NUESTRAS VIDAS

De muchas maneras, todos guardamos profundamente en nuestro corazón, el recuerdo grato de algo o alguien que será inolvidable en nuestra vida.
Hay quienes, por desgracia, conservan el mal gasto emocional de un recuerdo que los sigue atormentando, como tóxico que deshace su alma, y viven lamentando ese pasado. Aquí lo inolvidable se hace cruel porque se piensa que, al no haber sabido perdonar, ciertas cosas no se olvidarán nunca y esa es una forma triste de permanencia.
Hay otros, en cambio, que atesoran los recuerdos mágicos que un día les acontecieron y no permiten que mueran, porque saben que si lo hicieran ellos también morirían un poco.
Nadie, sin embargo, puede evitar el tener una mezcla de recuerdos buenos y malos, lo que simplemente nos hace entender que la vida es así: recuerdos buenos y recuerdos malos.  
No vivir atormentados por unos y disfrutar el haber experimentado los otros, es lo que da sentido y equilibrio a nuestra vida.  
Es saber que las rosas también tienen espinas y que si así no fuera, no seríamos capaces de distinguir la felicidad de la infelicidad.

Comentarios