miércoles, 29 de febrero de 2012

Sonreir es contagioso!

Muchas veces hemos hablado de los cambios que se provocan en nuestra mente y nuestras emociones cuando sonreímos, ya que se activan en el cerebro muchas funciones asociadas con nuestros estados de ánimo positivos. "Por supuesto, esto facilita que nuestro estado emocional se haga cada vez más placentero y se fomenten emociones como la de seguridad, alegría o entusiasmo mientras se van debilitando respuestas de tipo agresivo o depresivo.
Así pues, sabemos que desarrollar el hábito de responder con una sonrisa (aunque sea la actitud interna de sonreír sin que lo hagamos externamente) frente a las diferentes situaciones de la vida genera importantes cambios positivos en nuestras emociones y pensamientos. Ahora nos gustaría comentarte cómo la sonrisa provoca muchos cambios en nuestra vida, más allá de nuestra mente y emoción. La sonrisa es un importante elemento generador de reacciones y circunstancias alrededor nuestro, como vamos a ver a continuación.
Empecemos hablando de la comunicación y las relaciones interpersonales. La sonrisa es la manifestación visible de esas emociones positivas y eso todos lo sabemos, pero no solemos pensar las implicaciones que esto tiene. Y son muchas y poderosas. La manifestación de una emoción es un complejo e importante paso evolutivo que tenemos codificado en lo más profundo de nuestros cerebros y provoca grandes cambios en nuestra mente sin que siquiera nos demos cuenta.

Prácticamente todos los psicólogos concuerdan en que las emociones son la base de nuestra motivación y dan fuerza y dirección a nuestra manera de actuar. Piensen en el enojo. Si nos enojamos, nuestro cuerpo tiene, en ese momento, la energía necesaria para actuar (golpear, gritar, etc.) y además sentimos la tendencia a comportarte de esa manera agresiva.
De la misma manera podemos entender que las emociones tienen otra muy importante función: la de regular la comunicación entre individuos. 
La sonrisa es justamente una expresión que comunica, no es sólo una reacción personal de las emociones positivas dentro de ti, sino que tiene la función de comunicar este estado de ánimo y de esa forma regular la interacción que tienes con los que están a tu alrededor. Cuando le sonreímos a alguien más, inevitablemente estamos provocando un cambio en su dinámica mental favoreciendo estados de ánimo más positivos y actitudes más abiertas".
E insisto: sonrian por la vida, sonrian a todo el mundo y veran como sus vidas mejoran.
Cariños y sonrisas
Irene

martes, 28 de febrero de 2012

¿Qué es el optimismo?


Hola! Hoy vamos a hablar del optimismo y para definirlo vamos a tratar de hacerlo con este ejemplo:
En coreano se escribe con dos caracteres chinos. El primero tiene un significado “riesgo”, y el segundo se interpreta como la oportunidad.
O sea, una crisis o problema siempre trae ligado las dos caras de la moneda. Un optimista, una persona emprendedora considerará un problema con la cara de la oportunidad y dará lo mejor de sí. Puede experimentar temor y considerará los riesgos, pero actúa, lo que es mejor en todo caso.
Un pesimista considerará un problema con la cara del temor e incluso puede que no intente nada.
Y solo tenemos dos opciones… arriesgarnos y descubrir la belleza de la vida, de la aventura… o callar esa voz. 
El pesimista va a gritar… le va a dar dolores de cabeza, enfermedades… Pero, la vida va  diciendo “¡o me haces caso o me haces caso! ¡vuela!”.
¿Conocen personas que se la pasan enfermas todo el tiempo? ¿Qué parecen farmacias ambulantes? Observarán que su mentalidad no es positiva… critican demasiado… y se lamentan de todo.
Y el no escuchar su vocecita interna, es lo que les ha decidido a eso. Las enfermedades del cuerpo frecuentemente son reflejo y gritos de la infelicidad del espíritu y es la forma en que muestra su descontento ¿de que otra forma quieren que el espíritu nos grite?
Por supuesto, esas personas lo van a negar y tachar de disparate. Pero es real. 
Traten de ser sanos de cuerpo y alma, por lo tanto sean optimistas
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene

lunes, 27 de febrero de 2012

Humor y salud

Y siguiendo con el tema del hmor, dicen que el humor es una pulsión, como el amor,  que nos hace seguir andando." Encontrarse con el humor y además elegirlo como camino es hallar una buena llave para drenar y asimilar todo lo que te puede llegar a dañar.  
Vivir con humor las nuevas situaciones activa en el cuerpo hormonas que promueven la salud física y espiritual.
El humor permite cambiar la actitud mental negativa y pone distancia a las preocupaciones. También aseguran los profesionales que es reírse es una excelente actividad aeróbica. Aumenta la actividad del diafragma y tórax, y produce una buena ventilación de los pulmones. Distiende los músculos, los nervios y el corazón. Siempre que reímos con todo el cuerpo, hacemos un trote interno. Además, combate el insomnio porque provoca una fatiga saludable.
El humor "sirve como una válvula interna de seguridad que nos permite liberar tensiones, disipar las preocupaciones, relajarnos y olvidarnos de todo", afirma el Dr. Lee Berk, profesor de Patología en la Universidad de Loma Linda, en California y uno de los principales investigadores en el mundo sobre la salud y el buen humor.
Se debe tener en cuenta que los últimos estudios realizados aseguran que estar de buen humor fortalece el sistema inmunológico, puesto que la risa ahuyenta las enfermedades y prolonga la vida mientras que la tristeza y la depresión atraen los virus, creando enfermedades.
Muchas veces, nuestra vida es repetitiva, mecánica, pero el sentido del humor ayuda a vivirla de una manera diferente. Nos permite andar más livianos. Más sueltos. El humor hace que nos tomemos la vida de otra manera: nos hace ver que todo fracaso a la larga no es tanto. Además, se trata de una virtud social: podemos estar tristes en soledad, pero para reírnos necesitamos la presencia de otras personas. En definitiva, nos permite ver lo esencial de nosotros mismos y compartirlo de la mejor manera, con los demás.
Ponerle sal y pimienta a la vida puede resultar bueno y en una de ésas permite preparar el plato más sabroso: el de disfrutar cada momento como si fuera el último. Al fin y al cabo, esta vida es un ratito nada más.
Dicen los sabios que en lo simple está la verdadera belleza, el festejo de la vida".
Que tengan un precioso día, ponganle humor a su día y nos vemos mañana (o más tarde, según mis posibilidades)
Cariños y sonrisas
Irene

domingo, 26 de febrero de 2012

Sonreir, ilumina la vida

Mi tema hoy, de nuevo, es el humor y por supuesto su derivado: la sonrisa.
La sonrisa permite iluminar nuestras vidas. Las sonrisas contagian, animan y logran llevarlo a los demás.
Nuestra propuesta para tener una mejor calidad de vida, es ser capaces de sonreír. Vivir con humor.  Sonreír con ganas, sabiendo que tenemos más motivos de los que creemos para hacerlo.
Sonreír es inyectarnos e inyectar de vida a todos los que nos rodean. Es aprender a detenernos un minuto a pensar que cosas son las que verdaderamente nos “sacan una sonrisa”.
La vida nos propone muchos sentimientos que surgen del amor, la esperanza, la ternura, la emoción y entre todos ellos también está el humor.
Un comentario espontáneo de nuestros hijos, un diálogo incoherente con nuestras amigas, un tropezón en plena calle, un verdadero encuentro en familia, un paseo por las arenas cálidas, el abrazo de un ser querido, un recuerdo de nuestra adolescencia, un rememorar de situaciones cómicas e inolvidables.
Recordar es volver a pasar por el corazón y recrear el alma. Sonreír es la expresión de ese recuerdo que aparece y nos deja la mejor de las sensaciones. Una sonrisa en nuestro rostro cansado es la mejor manera dealegrarle la vida a los que viven con nosotros, a nuestros amigo y hasta los desconocidos con los que nos cruzamos en la calle.
La consigna de hoy es sonreir más.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene

viernes, 24 de febrero de 2012

VIVIR CON HUMOR. Festejar la vida.

Hoy estuve pensando en la gente que me hace reir y en lo bien que me siento cuando lo hago y me gustaría compartir con ustedes estas reflexiones:
“La alegría es un valor: hay que saber reír, provocar risa y generar momentos de alegría aunque los problemas estén cerca de nosotros”. Marcos Aguinis.
¿Quién no desea vivir con el “alma de fiesta”?.. Pero esto parece una quijotada, en una sociedad carente de optimismo, en la que los medios abruman con malas noticias, problemas de todo tipo y catástrofes espectaculares.
Vivimos tiempos engañosos, donde confundimos lo importante con lo insignificante, lo urgente con lo que se puede demorar. Nos cargamos de preocupaciones innecesarias. Según el filósofo español Alfonso López Caballero, podríamos evitar el 92% de esas preocupaciones y no desperdiciar nuestro tiempo, nuestra energía y nuestra fuerza en problemas que nosotros elegimos agrandar.
De esta manera, tapamos lo que verdaderamente vale: el estar tranquilos, disfrutando del instante, viviendo en nuestro interior, descubriendo quienes somos, saboreando cada minuto de la vida , compartiendo nuestro tiempo con los que amamos.

¿Por qué no confiamos en que sólo necesitamos dos cosas para vivir plenamente la vida: amor y humor?
El humor en la vida es necesario para vivir mejor, más aliviados.
La felicidad depende mucho de los ojos con los que miramos el mundo. El ser humano es libre de elegir. Por eso es fundamental el humor, porque es grato y te produce una liberación. Te permite tomar distancia de ese trajinar cotidiano que tantas veces cansa. La vida no es sólo el conjunto de cosas que pasan; también es el conjunto de cosas que nosotros queremos que nos pasen. Decidir ser optimista, y ver la “mitad del vaso lleno” es uno de los regalos más maravillosos que no sólo recibe quien determina por optar esa filosofía de vida sino también para todos aquellos a quien ama. Es elegir lo más saludable y bello de la vida para disfrutar día a día.
El humor es inmediato, se comparte en comunidad – te contaron un buen chiste y lo querés compartir- y, además, genera placer. Si estás de buen humor, las personas a tu alrededor también lo estarán y eso te dará más fuerza"

Hasta mañana, que duerman bien. Cariños y sonrisas
Irene.

martes, 21 de febrero de 2012

El perdón nos hace libres

Vivimos pensando que el perdón es para la persona que nos ofende, pero la realidad es que el perdón nos hace libres a nosotros mismos.
No somos perfectos, y en algún momento hemos ofendido, como también hemos sido ofendidos, pero si nos ponemos a pensar, en cuánto nos pesa cargar esa maleta día a día consideraríamos soltarla mucho antes y evitar así que esa falta de perdón nos vaya deteniendo el caminar.
Cómo avanzar en el camino, si la maleta es tan pesada  si no podemos perdonar al prójimo?
Sí…muchas cosas nos han herido, pero el tiempo pasa, y quizás ese rencor, esa raíz de amargura que retienes en tu corazón, y permitirá que sea mayor el dolor y el orgullo y opacará todo lo hermoso que cada día se nos permite como una nueva oportunidad.
Por qué tengo que dar el primer paso si soy el ofendido? No hay que esperar a que el ofensor se acerque a pedirnos perdón, porque mientras más tiempo pase, más meditaremos en la ofensa, mas crecerá, más dolor causará. Más bien, lo más pronto posible y aunque no tengamos el deseo de hacerlo, tomemos la decisión de perdonar, no porque el otro lo merezca, sino porque queremos sanar el corazón, sacar el dolor y vivir en libertad.
Es posible que el dolor no desaparezca inmediatamente, pero si cada vez que el suceso viene a nuestra mente recordamos que ya perdonamos, con el tiempo la herida sanará y dejará de afectar nuestra relación.
Sabemos que hay un hoy, pero no sabemos de mañana.Muchas veces el tiempo pasa, y posponemos dar ese abrazo, esa palabra, que el orgullo tantas veces quiere opacar.
Y cuando lo damos o cuando la pronunciamos,  la sensación de libertad que sentimos es indescriptible, y el aire que respiramos se hace limpio.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene


 

domingo, 19 de febrero de 2012

Siguiendo con el tema del perdón

Hoy, tal cual les dije ayer seguimos con el tema del perdón y les traigo vaios trozos de publicaciones sobre el tema:
"Perdonar es el camino de la sanación...es el dejar marchar la dureza que se tenía hacia una persona ; soltando todas esas cosas que abrigábamos contra esa persona y soltándola de ese vínculo...perdonar es un proceso que dura toda la vida y se va recibiendo la gracia en cada momento."
Nota: Tomado del libro Sanación Intergeneracional, por el Padre Robert DeGrandis S.S.J. y Linda Schubert.
"El perdón, ciertamente, no surge en el hombre de manera espontánea y natural. Perdonar sinceramente en ocasiones puede resultar heroico. Aquellos que se han quedado sin nada por haber sido despojados de sus propiedades, los prófugos y cuantos han soportado el ultraje de la violencia, no pueden dejar de sentir la tentación del odio y de la venganza. La experiencia liberadora del perdón, aunque llena de dificultades, puede ser vivida también por un corazón herido, gracias al poder curativo del amor, que tiene su primer origen en Dios-Amor. La inmensa alegría del perdón, ofrecido y acogido, sana heridas aparentemente incurables, restablece nuevamente las relaciones y tiene sus raíces en el inagotable amor de Dios." (Juan Pablo II, l-l-97)

¿Qué significa perdonar?

"Perdonar no es lo mismo que justificar, excusar u olvidar. Perdonar no es lo mismo que reconciliarse. La reconciliación exige que dos personas que se respetan mutuamente, se reúnan de nuevo. El perdón es la respuesta moral de una persona a la injusticia que otra ha cometido contra ella. Uno puede perdonar y sin embargo no reconciliarse, como en el caso de una esposa continuamente maltratada por su compañero." ("A definition of forgiveness", por Robert Enright, "The World of Forgiveness", octubre/noviembre de l996.)
"El perdón permite liberarse de todo lo soportado para seguir adelante. Usted se acuerda del frío del invierno, pero ya no tiembla porque ha llegado la primavera".
"El perdón opera un cambio de corazón. Debemos ponerle fin al ciclo del dolor por nuestro propio bien y por el bien de futuras generaciones. Es un regalo que debemos proporcionarles a nuestros hijos. Podemos pasar del dolor a la compasión. Cuando perdonamos, reconocemos el valor intrínseco de la otra persona".
"El perdonar no borra el mal hecho, no quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida. Tampoco le quita la responsabilidad al ofensor por el daño hecho... Perdonar es un proceso complejo. Es algo que sólo nosotros mismos podemos hacer...Paradójicamente, al ofrecer nuestra buena voluntad al ofensor, encontramos el poder para sanarnos...Al ofrecer este regalo a la otra persona, nosotros también lo recibimos."
Nota: Tomado de Excerpts from the talks at the National Conference on Forgiveness, Universidad de Wisconsin-Madison, marzo de l995.

¿Por qué debemos perdonar?

Un psicólogo norteamericano, Robert Enright, afirmó que las personas que han sido profunda e injustamente heridas pueden sanar emocionalmente perdonando a su ofensor. El insigne fraile dominico Henri Lacordaire dijo: "¿Quieres ser feliz un instante? Véngate. ¿Quieres ser feliz toda la vida? Perdona".
Un discípulo de Jesús le preguntó: "¿Maestro, cuántas veces he de perdonar a mi hermano? ¿Siete veces?" "Siete veces no, setenta veces siete", le contestó Jesús. Perdonar es un don de Dios. La oración sincera, procedente de un corazón limpio de pecado, ayuda a "desmantelar" la ofensa, a perdonar al que nos hirió.

Los primeros pasos hacia el perdón

A menudo una mujer que ha sido víctima de maltratos físicos o emocionales durante mucho tiempo, siente ira contra sí misma por todo lo que permitió que le sucediera. La primera persona a quien ella debe perdonar es a sí misma.
"Para poder perdonar a su agresor, la víctima debe comprender que lo sucedido fue una ofensa. Debe reconocer que ella es tan valiosa como todas las demás personas, y que sus necesidades y sentimientos son importantes. Si intenta perdonar antes de valorarse, su perdón no será apropiado. Hasta que la víctima comprenda el valor que tiene como persona, no se respetará a sí misma." ("Forgiveness and the intrinsic value of persons", Margaret R. Holmgren, American Philosophical Quarterly, octubre de l993.)
"Desde el punto de vista psicológico, según el psiquiatra norteamericano Richard Fitzgibbon, hay tres formas básicas de lidiar con la ira: l. Negarla. 2. Expresarla de muchas maneras mientras pretendemos que no estamos ofendidos. 3. Perdonar.
El Dr. Fitzgibbon y otros psiquiatras y psicólogos, aplican una terapia que induce al paciente a perdonar, y comprueban que hay una mejoría considerable. Estos son los pasos terapéuticos que ellos recomiendan:
l. Confrontar la rabia interior, la vergüenza, la herida. La persona puede estar deprimida sin saber por qué, hasta que descubre la causa, oculta por muchos años o sólo por horas.
2. Reconocer la fuente de la herida, y descubrir el porqué.
3. Elegir perdonar. Aunque haya base para la ira y la venganza, no se elige eso, sino perdonar. Y no tiene que ser sólo por motivos religiosos, sino también por instinto de conservación: le va a hacer bien psíquica y físicamente.
4. Buscar una nueva forma de pensar sobre esa persona que nos ha hecho mal. Cuando lo hacemos, por lo general descubrimos que es un ser vulnerable, probablemente con heridas.
"Debemos liberarnos del dominio que la persona que nos ha herido ejerce todavía sobre nosotros mediante nuestro odio. Perdonar libera la memoria y nos permite vivir en el presente, sin recurrencias constantes al pasado doloroso.
Nota: Esta información fue tomada del artículo escrito por Dora Amador y publicado en "El Nuevo Herald", junio 5 de l997.
Espero que les haya gustado tanto como a mi.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene

sábado, 18 de febrero de 2012

¿Está seguro de saber qué es perdonar?


Hoy voy insistir con un tema que tiene mucha importancia para todos: el perdón.
"El perdón es una elección que nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos y aumentar us autoestima. El perdón es una opción para amarse más a uno mismo.
  • El perdón no es negar lo que pasó. Es no justificar el mal comportamiento. Al perdonar no está diciendo que lo que hizo la otra persona no está mal.
  • No es la liberación de la otra persona. Es liberarse uno mismo de la rabia, el resentimiento, la violencia y la venganza. Es un proceso interno. Es la liberación de uno mismo no de la otra persona.
  • El perdonar no es no ver a la persona que lo lastimó nunca más. Una vez que perdonamos, tenemos la opción de seguir adelante. Podemos optar por ver a la persona que nos dañó o no. Es una elección.
  • Por seguir con su vida normal no significa que mantengamos el resentimiento dentro nuestro. Es una opción rodearse por un gran número de personas que den amor.
  • El perdón no es evitar a alguien. Si realmente queremos perdonar a alguién y tenemos que seguir viendol@ por alguna razón, podemos hacerlo. Podemos ser abiertos y flexibles, ya que no tenemos más resentimiento. Esto significa que debido a que hemos dejado de lado todo resentimiento y dolor, no sentimos más una carga emocional, ira, y no se tiene ningún problema en hablar con él / ella.
  • No necesariamente estamos diciendo a las personas que están perdonad@s, que las perdonamos, es un proceso interno y privado que hacemos  con nostros mismos.
La importancia del perdón

¿Por qué perdonar?. Mantener el resentimiento, la violencia y el deseo de venganza nos quitará toda nuestra energía. Nos hará personsas frustradas y finalmente terminar en depresión. Al perdonar dejamos de perder tiempo y energía en la rabia. Y utilizaremos esa energía para hacer algo útil para nosotros mismos, es un regalo que se nos da.
El primer paso, y más importante para perdonar es reconocer y ser conscientes del daño que nos hicieron.
El siguiente paso es que tenemos que estar dispuestos a sentir el dolor, expresar la ira, y entonces estará listo.
El perdón nos liberará y nos hará sentir mejor con nosotros mismo y nuestro amor propio y autoestima".
Mañana seguiremos con este tema.
Cariños y sonrisas
Irene

viernes, 17 de febrero de 2012

Leyenda sobre la felicidad



Hoy les voy acontar una leyenda. Esta cuenta que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla.
Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.
En un recodo del camino vio un letrero que decía: "Le quedan dos meses de vida". Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo: -"Estos dos meses los dedicaré a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean." Y aquel buscador infatigable de la felicidad, al final de sus días encontró que en su interior, en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacía de sí mismo por servir, estaba el tesoro que tanto había deseado. Comprendió que para ser feliz se necesita amar, aceptar la vida como viene, disfrutar de lo pequeño y de lo grande, conocerse a sí mismo y aceptarse como se es, sentirse querido y valorado, querer y valorar a los demás, tener razones para vivir y esperar y también razones para morir y descansar. Entendió que la felicidad brota en el corazón, que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella; que siempre está de salida y que para tenerla hay que gozar de paz interior. Y recordó aquella sentencia que dice: "Cuánto gozamos con lo poco que tenemos, y cuánto sufrimos por lo mucho que anhelamos equivocadamente."
No hace falta que les diga nada más!
Hastamañanan,cariños y sonrisas
Irene

jueves, 16 de febrero de 2012

la importancia de los pensamientos positivos para la felicidad


Ustedes saben que yo siempre insisto con el tema de los pensamientos positivos y su importancia: miren el artículo de Neurociencias que encontré, que les explica, con palabras más científicas que las mías de su real importancia para la felicidad:
"Los seres humanos experimentamos durante nuestras vidas una diversidad de emociones
como alegría, placer, amor, tristeza, miedo o rabia. Las experimentamos en todo nuestro ser, incluyendo nuestro cuerpo que reacciona y se modifica físicamente ante la presencia de alguna de esas emociones. Es muy común que lloremos de tristeza y también lloremos de alegría, o que nuestro rostro se ponga rojo cuando nos invade la rabia. En ocasiones nuestro miedo es tan grande que empezamos a transpirar y nuestro cuerpo se pone más frío. En otras, nuestro amor por otra persona hace que nuestro corazón lata con mayor velocidad y sintamos que nuestra sangre recorre placenteramente todo nuestro cuerpo. Y cuando nos sentimos felices todo nuestro cuerpo está pletórico de bienestar y en un estado de euforia física.
Qué procesos se producen en nuestro cuerpo que hacen que experimentemos esas emociones? Cómo es que nos sentimos felices o infelices?
Connotados científicos de prestigiosas universidades y laboratorios en diferentes partes del mundo vienen estudiando ese tema, entre ellos, el Laboratorio de Neurociencia Afectiva de la Universidad de Wisconsin (USA), dirigido por el Dr. Richard J. Davidson, el Instituto de Neuropsicología y Funcionamiento Cognitivo de la Universidad de New York (USA), dirigido por el Dr. Elkhonon Goldberg y el Instituto de Neurología de la Universidad de Londres (Inglaterra).
Las investigaciones realizadas por los científicos llevaron a un descubrimiento extraordinario y valiosísimo. Encontraron que el origen de la sensación de felicidad o de infelicidad está en la plasticidad del cerebro. Es decir, en la capacidad humana de modificar físicamente el cerebro por medio de los pensamientos que elegimos tener.

Resulta que al igual que los músculos del cuerpo, el cerebro desarrolla y fortalece las neuronas que más utilizamos y atrofia o debilita las neuronas que menos utilizamos.
A más pensamientos negativos, se da mayor actividad en el córtex derecho del cerebro (lóbulo prefrontal derecho) lo que genera emociones no placenteras como ansiedad, depresión, envidia, sentimiento de culpa, hostilidad hacia los demás, entre otros. En otras palabras, infelicidad autogenerada.
Por el contrario, a más pensamientos positivos, se da mayor actividad en el córtex izquierdo del cerebro (lóbulo prefrontal izquierdo) elevando las emociones placenteras y la felicidad. En otras palabras, felicidad autogenerada."
Mañana seguimos, cariños y sonrisas
Irene

martes, 14 de febrero de 2012

Feliz día del Amor y la Amistad







Quiero ser feliz

A veces me quedo pensando  en la actitud de muchas personas que viven quejándose por todo lo que pasa en sus vidas, desde el calor hasta el frío, pasando por cosas grandes hasta las cosas mas pequeñas; pero si somos capaces de hacer lo que nos hace feliz por que no nos ocupamos de ello y lo hacemos con mayor frecuencia?
Es muy probable que a todos guste algo, cualquier cosa ( la lectura,  la cocina,  la música, la fotografía o bailar) o de cosas tan sencillas como salir a pasear y caminar.
En lugar  de frustrarnos porque nos faltan cosas, pensemos que tardará más pero llegará en algún momento, es cosa de perseverancia y paciencia, nada se puede conseguir sin esfuerzo y sacrificio, pero es cierto que cuando uno anda en la vida pensando que le pasaran cosas buenas eso ocurre. Y los pequeños gustos que nos dan alegria, que alguien puede pensar. Qué superficial, con tan poco se pone contento!
Pero, la verdad que no creo que sea así, el camino hasta llegar a casa, puede ser mas largo de lo que uno se imagina, y la satisfacción y alegría que eso produce es inmensa, los seres humanos nos alegramos con lo que nos sorprende, y si esas sorpresas son bien simples, tendremos garantizado sentirnos placenteramente de por vida.
Si no nos gusta lo que vemos en televisión, para que seguir viéndola? veamos lo que deseamos, en eso consiste la elección personal, hacer lo que uno desea,
Si estamos cansados, para que salir?
Somos nosotros mismos los que sentimos que cosas son importantes y entretenidas; pues la vida es individual, y la verdadera felicidad esta dentro de uno.
Desear lo que otros hacen o tienen, es despreciar lo mas importante que tenemos en la vida; nuestra propia vida.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene




lunes, 13 de febrero de 2012

No esperemos perderles

Me parece tan cierto lo que dice el texto siguiente quedecidí compartirlo, para que tomen conciencia que nadie tiene la vida comprada y no sabemos si amaneceremos mañana o si lo haran aquellos a quien queremos. 
"Vivir con plenitud el momento presente tiene un carácter existencial, honrar la vida que nos ha sido dada y a las diferentes compañeras y compañeros de camino, mientras ellas y ellos continúen con vida.
Simplemente, no esperes perderles, no aplaces el estar presente con tus seres queridos, reconociendo que aún estás aquí  y que ellos también lo están.
Debido al carácter no permanente de la existencia, tenemos la certeza que no siempre estaremos vivos, ni tampoco lo estarán nuestros seres queridos, y este límite temporal es un llamado a honrar con nuestra presencia plena el momento en el cual estamos con las personas cercanas a nuestro corazón. No esperes a que ya no estén para honrar su presencia, para disfrutarles y para estar con ellos.
La vida es muy frágil y desconocemos el momento en que dejaremos de estar vivos, y este hecho nos obliga a priorizar,  a dedicarle tiempo y energía a aquello que nos resulta vitalmente importante. No postergar el estar presentes con las personas importantes en nuestras vidas, no reservarnos en brindar afecto, perdón y a resolver, dentro de nuestras posibilidades, los asuntos que consideremos pendientes.
Estar completamente presentes es el mayor regalo que le podemos dar a aquellos que amamos: A los padres, si aún están vivos, a los hijos, a la pareja, a los amigos, a los nietos, los compañeras y compañeros de camino, familiares y no familiares, no esperar que sea demasiado tarde para hacerlo. Si estamos vivo, aún podemos detenernos y observar con atención y cultivar el estar presente con y para los demás.
Por supuesto, no es una tarea fácil estar presente para quienes amamos, en ocasiones hay dificultades, temas no resueltos, dolores y sufrimientos en el camino. El cultivar la presencia compasiva en nuestras propias vidas y el poder irlo trasladarlo al ámbito de nuestras relaciones es proceso que se puede ir haciendo paso a paso.
Si estamos excesivamente preocupados de nuestros pensamientos o de nuestros planes, podemos perder de vista a quienes están con nosotros en el aquí y ahora y el regalo que esto significa.
Son frecuentes los homenajes cuando ya las personas han fallecido, y eso está muy bien, sin embargo, es menos frecuente, pero más significativo el honrar sinceramente a las personas mientras están vivas. Requiere coraje estar vivo con los vivos, hay riesgo en exponer nuestros afectos en el presente, pero si no estamos presentes con nuestros seres queridos ahora ¿Cuándo será el mejor momento? Y si no privilegiamos estar presente en este mismo momento ¿Qué otro momento será más adecuando?"
Vayan ya a decirle a los que nos rodean que los quemos mucho yademás como tarea, hoy, van a llamar a alguien que hace mucho que no lo hscen y le van a decir que es importante para ustedes.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene 

sábado, 11 de febrero de 2012

Seamos Optimistas en todo Momento


Me gustó mucho esta frase y pense que la quería compartir con ustedes: "Un ganador es la persona que tiene todas las molestias, obstáculos, frustraciones y decepciones que todo el mundo tiene. Aún asi sigue persistiendo, hace el trabajo, y lo hace parecer fácil." (David Cooper, Sales Trainer)
Todo el mundo quiere estar físicamente sano. ¿Pero, queremos también se sanos mentalmente? La verdadera medida del " fitness mental" está en cuán optimista seamos sobre nuestra persona y nuestra vida. Trataré de ayudarlos y ayudarme a controlar el pensamiento en formas muy específicas para que nos sientas bien, pase lo que pase.
Hay tres diferencias básicas en las reacciones de los optimistas y pesimistas:
1.  el optimista ve un problema como un revés temporal, algo que está limitado en el tiempo y que no tiene un verdadero impacto en el futuro, mientras que el pesimista lo ve como permanente, como parte de la vida y el destino.2. el optimista ve las dificultades como algo aislado, toma el evento como un incidente desconectado de otras cosas que están sucediendo en su vida, mientras que el pesimista las relaciona con todo lo que le pasa en su vida, ve las decepciones como omnipresentes. Esto es, para él son indicios de un problema o deficiencia que impregna todos los ámbitos de su vida y persona.3. El optimista ve los problemas como acontecimientos externos a su persona, como resultado de factores externos sobre los cuales se tiene poco control y si es viable realiza las correcciones pertinentes mientras que los pesimistas interpretan los acontecimientos negativos como algo personal.
Si el optimista es demorado por el tráfico, por ejemplo, en lugar de enojarse, él simplemente minimiza la importancia del evento diciendo algo como: "Oh, bueno, supongo que la persona que está bloqueando el trafico tiene un mal día". El pesimista en cambio, tiene tendencia a tomarlo todo personalmente. Si el pesimista es demorado en el tráfico, reaccionará como si el otro conductor hubiera actuado deliberadamente para perturbarlo y frustrarlo a él.




La característica distintiva de la madurez, es la capacidad de ser objetivos cuando estamos metidos en las inevitables tormentas de la vida cotidiana. La persona optimista tiene la capacidad, bajo circunstancias negativas, de seguir hablandose a sí mismo en una actitud positiva y optimista, manteniendo su mente en calma, clara y completamente bajo control, buscando las soluciones. Está más relajada y consciente y capaz de interpretar los acontecimientos de una forma más realista y menos emocional. Como resultado de ello, la persona madura ejerce una mayor sensación de control e influencia sobre su entorno, y es mucho menos probable que sea perturbado, enojado, molesto, o distraído por las circunstancias.
"Hay que mirar los inevitables reveses a los que nos enfrentamos como algo temporal, específico y externo. Ver la situación negativa como un acontecimiento único que no está conectado a otros posibles eventos y que es causada en gran medida por factores externos sobre los cuales no podemos tener control. Simplemente niégense a ver el caso como una forma permanente, generalizada o indicativa de nuestra incompetencia personal o de nuestra incapacidad y centramonos en buscar formas creativas de encontrar soluciones. Y si el fallo se debe a nosotros, aprendamos de él, hagamos las correcciones pertinentes y sigamos intentándolo".
Decídanse a pensar como optimistas, no importa lo que pase. Puede que no seamos capaz de controlar los acontecimientos, pero podemos controlar la forma en que reaccionamos a ellos.
Aquí hay tres acciones que podemos tomar ya y ahora para poner estas ideas en acción:
a) recordar continuamente que los retrocesos son sólo pasajeros, que pronto serán pasado y nada es tan grave como creemos que es.
b) tomemos cada problema como un acontecimiento aislado, no está conectado a otros eventos y no son indicativos de un patrón de ningún tipo. Busquemos soluciones y continuemos con nuestra vida.
c) reconozcamos que cuando las cosas van mal, son por lo general causados por una variedad de eventos externos; digámonos a nosotros mismos, algo como "No hay mal que dure cien años", y luego volvamos a pensar en nuestra metas. Y si somos los causante del problema, recuérdense que no tiene nada que ver con nuestra capacidad o valor como persona y que los fracasos son parte del aprendizaje y del camino al éxito. 
El destino depende sólo de nosotros.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene



viernes, 10 de febrero de 2012

Aprender a disfrutar del presente.

Como ustedes bien saben, la mente suele estar  siempre enredada en una charla consigo misma sobre hechos que ya fueron o que serán. Pero la vida transcurre aquí y ahora. Si nos sentimos ansiosos es porque centramos la atención en el futuro, y si sufrimos melancolía, es que estamos analizando el pasado. En el aquí y ahora, sin embargo, sentimos paz. ¿Cómo potenciar esa sensación?
Observemos:  La mente se deja llevar por patrones de pensamiento y creencias muy arraigados. La próxima vez que nos metamos en una de esas “espirales”, procuremos observarnos a nosotros mismos desde fuera, como si estuvieramos viendo una película. Al no identificarnos con nuestra propia cháchara mental, nos convertimos en testigo de nuestros pensamientos. Y, aunque dure solo unos segundos, nos daremos cuenta de que no tenemos por qué dejarnos arrastrar más por ellos.
Ya lo pensaremos. Si nuestra atención suele estar puesta en el futuro, hagamos el propósito no alimentar los pensamientos catastrofistas (¿cómo podemos saber lo que va a ocurrir?). Anotemos las cosas por hacer en lugar de dar vueltas en la cama pensando en ellas, planifiquemos para tener más tiempo libre cuando la agenda nos ahogue... En definitiva, aprendamos a sacar de la cabeza aquello que nos produce estrés y que noa acaba sacando del aquí y ahora.
Sin mirar atrás. El pasado puede convertirse en un agujero negro por el que se escapa nuestra energía. Aprendamos a distinguir si pensar en algo que ya sucedió nos hace bien o no. Por ejemplo, si sentimos que hay algún asunto no resuelto que nos ata al pasado podría ayudarnos acudir a una terapia. Tengamos presente que cultivar la nostalgia o perder nuestro tiempo en lamentaciones son excusas para no seguir avanzando.
No a la rutina. Es la enemiga del presente. Nos adormece y nos pone en “modo automático”. Busquemos la forma de introducir cambios, aunque sea en cosas tan pequeñas como cambiar los muebles de sitio, probar recetas nuevas o dejar de ir de vacaciones siempre al mismo sitio. La incertidumbre es el combustible que agudiza los sentidos y permite que la mente esté más presente, despierta y activa.
Relax. La clave para vivir en el ahora está en no engancharse de los pensamientos, que siempre están en otro sitio. Para lograrlo, recurramos a una actividad que nos relaje. Intentemos ser como los niños y vivamos a tope cada instante. También nos ayudará prestar atención a nuestro cuerpo, vuelvamos a conectarnos con él, a sentirlo. Pensemos, ¿estamos tensos o relajados? ¿Nos duele algo? ¿Por qué? Por ejemplo, si nos arde el estómago, reflexiona sobre si estamos pensando en algo que nos hace sentir nerviosos.
Acuérdense que un nuy alto porcentaje de enfermedades son de origen psicosomático.
Relajense y empicen ya mismo.
Hasta mañana. Cariños y sonrisas
Irene



jueves, 9 de febrero de 2012

Pensamientos positivos para vivir


Ayer decíamos que las personas con una actitud positiva ante la vida sufren y padecen las vicisitudes desagradables de quienes muestran una actitud negativa, pero con la diferencia de que los primeros actúan eficazmente en la resolución de sus problemas mientras que los segundos se conduelen y bloquean. Debemos tenerlo siempre presente!
"Es precisamente esta actitud positiva lo que hace que un acontecimiento negativo no nos impida vivir con plenitud. Las preocupaciones, el malhumor, la rabia, las enfermedades propias o de nuestros seres queridos, los problemas económicos, la fatiga, las frustraciones vocacionales, los conflictos con la pareja o con los hijos o con la gente que se empeña en amargarnos la vida, siempre van a estar ahí. Pero actuando con espíritu positivo, podremos pensar y buscar soluciones con mayores probabilidades de éxito. En definitiva, se sobrelleva mucho mejor el conflicto.
Las dificultades existen y esta sociedad tan competitiva en que vivimos nos invita permanentemente a elevar la vara de la exigencia e indirectamente a no sentirnos felices. Una actitud positiva no es sinónimo de felicidad, sino de ejecución eficaz: vivamos los momentos de malestar sin desesperarnos, sin culpabilizarnos ni culpar a los otros y sobre todo, sin paralizarnos.Esta actitud positiva nos ayuda también a disfrutar de los momentos felices y a abrirnos al mundo que nos rodea, promueve la escucha activa y participativa. Y nos anima a la disposición a compartir desde la vulnerabilidad, a aceptar el riesgo y a sentir y amar. Si tuviéramos que asociar estos momentos felices con alguna emoción específica , sería con la pasión. Entendida como apasionarse con las cosas que hacemos y vivimos, sentirlas como creación propia, valorarlas y enorgullecernos de ellos".
Pensar positivamente,sentir positivamente, no nos viene como inspiración. Requiere esfuerzo, constancia, conciencia y sobre todo voluntad.
Espero que lo empiecen a poner en práctica!
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene

miércoles, 8 de febrero de 2012

Optimismo versus problemas



"Teniendo en cuenta lo dicho días anteriores, respecto al optimismo, debemos pensar, a partir de ahora, que cada contratiempo será una oportunidad maravillosa para convertirlo en un desafío para el que buscar soluciones alternativas al enojo y la frustración.
Quizás lo más interesante es aplicarlo en el trabajo diario para conseguir que sea una experiencia gratificante,  ya que, como deciamos hace unas semanas, cualquier trabajo ofrece una recompensa, aunque a primera vista uno no pueda comprenderlo.
Se trata de cambiar nuestra forma de ver el trabajo, de ver los desafíos que nos ofrece cada día, de ver claramente nuestras metas y también de poder evaluar los resultados (retroalimentación). Por supuesto, hay trabajos más favorables para eso, y por ello, no sólo es importante cambiar nuestra forma de ver el trabajo sino también puede ayudar cambiar el trabajo en sí mismo para que cumpla esas características.
Eso no quiere decir que relativicemos los problemas y que eso tendrá consecuencias positivas. Los problemas deben afrontarse,  buscando las mejores soluciones, pero eso no indica que debamos sufrir mientras el problema exista, pues, en la mayoría de los casos ese sufrimiento no sólo no conduce a la mejor solución, sino que impide llegar a ella".
La vida no es un camino de sufrimientos, al contrario, hay un deber: debemos ser felices!
Eso no quiere decir que no haya problemas, sino que debemos afrontarlos con nuestra mejor predisposición al optimismo que nos ayudará a resolverlos.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene

martes, 7 de febrero de 2012

5 Reglas prácticas para vivir mejor

Ayer deciamos que Csikszentmihalyi nos afirmaba que "una persona puede hacerse a sí misma feliz o miserable independiente de lo que esté realmente sucediendo «fuera», tan solo cambiando los contenidos de su conciencia. y que hay individuos que pueden transformar situaciones desesperadas en desafíos que superar, simplemente por la fuerza de su personalidad y que es un continuo reto. Y que con un poco de práctica uno puede conseguir un estilo de vida más sano emocionalmente y que nos llevará a mayores éxitos personales e incluso profesionales.
Para ello, veamos cinco reglas prácticas, a partir de las ideas de Csikszentmihalyi:
1. Conocer Nuestros Objetivos, Buscar su Coherencia y Medir Nuestros Progresos
En primer lugar se trata de ponerse metas asequibles y aumentar progresivamente nuestros desafíos, porque "los desafíos de la actividad son los que nos fuerzan a concentrarnos" y la concentración es importante para el disfrute. Una personalidad que logra ver su propia finalidad será capaz de establecer sus propias metas, intentando evitar más influencia externa de la deseada (debido a necesidades biológicas, convenciones sociales...).
Tener claras nuestras metas y nuestros deseos es fundamental para disfrutar de la vida. Por supuesto, las metas pueden cambiarse, pero si se cambian las metas en cuanto se encuentran los primeros obstáculos se puede pagar el precio de encontrar una vida cómoda, pero vacía y sin significado.
2. Contra el Fracaso, la Perseverancia
Por supuesto, es necesario querer y estar dispuesto a "perseverar a pesar de los obstáculos" y tener claro que "el disfrute no depende de lo que usted hace, sino de cómo lo hace", porque la forma de hacer algo puede mantenernos concentrados disfrutando o mantenernos aburridos o desesperados.
3. ¡Los Contratiempos son Desafíos!
Transformar la adversidad en un desafío que pueda proporcionarnos disfrute. Csikszentmihalyi ve esta característica como la virtud "más útil, más necesaria para la supervivencia y con más probabilidades de mejorar la calidad de vida". De ahí que muchos parapléjicos o ciegos por accidente mencionen su accidente como una experiencia positiva, pues les brindó la oportunidad de enfrentarse a desafíos importantes, mientras que en sus vidas anteriores los desafíos eran escasos y simples para sus habilidades. Por supuesto, todos podemos encontrar desafíos interesantes, sin necesidad de accidentes. Hay que buscarlos.
4. Somos Parte de un Mundo que NO nos Pertenece
Existen cualidades muy importantes que deben practicarse, como son la autoconfianza sin egoísmo y la humildad, porque los que consiguen ese disfrute en sus desafíos no destinan sus energías "a dominar su entorno, sino a encontrar una manera armoniosa de funcionar dentro de él".
5. Contra los Obstáculos, Soluciones Alternativas
No frustrarse ante el fracaso o la adversidad. Hay que tener amplitud de miras para descubrir soluciones alternativas que, aunque sean peores de lo que uno quisiera, seguro que son mejores que hundirse bajo esos obstáculos.
Viendo lo dicho anteriormente, pensemos, a partir de ahora, que  cada contratiempo será una oportunidad maravillosa para convertirlo en un desafío para el que buscar soluciones alternativas al enojo y la frustración.
Cariños y sonrisas
Irene

lunes, 6 de febrero de 2012

Psicología de la Felicidad


Sobre la felicidad, nos parece importante añadir lo que dice el psiquiatra granadino, Enrique Rojas Montes, en "El hombre light" (1992): "La felicidad es la máxima aspiración del hombre, hacia la que apuntan todos los vectores de su conducta, pero si queremos conseguirla, debemos buscarla. Además, la felicidad no supone un hallazgo al final de la existencia, sino a través de su recorrido".
También el filósofo griego Epicteto (50-130 d.C.) decía que "No depende de nosotros el ser ricos, pero sí el ser felices. Además, las riquezas no son siempre un bien, porque suelen ser poco duraderas. En cambio, la felicidad que proviene de la sabiduría perdura siempre".
Un estudio muy actual, completo y práctico lo podemos encontrar en la obra "Fluir (Flow): Una Psicología de la Felicidad", donde el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi estudia el estado denominado "flujo" (flow),  que es un estado de felicidad cuando realizamos alguna tarea, la forma en que podemos mantener una concentración especial disfrutando de la tarea que realizamos, teniendo total orden en lo que llama "energía psíquica" y controlando la situación. O sea, el disfrute se obtiene al realizar la tarea y no sólo al conseguir terminarla. Es algo similar a lo que suponemos que pasará a un pintor cuando pinta o a un músico cuando ejerce su actividad.
Las experiencias diarias (esperar, andar, estudiar...) pueden acercarse a este tipo experiencia aunque, naturalmente a veces no es fácil, pero sólo intentarlo puede mejorar en mucho dicha experiencia. Es un estilo de vida!
Algo nada novedoso, pues hace más de 2.300 años en las escrituras del erudito taoísta chino Chuang Tzu (c.369-c.286 a.C.) aparece el concepto de yu, una forma de seguir el camino (Tao), sin preocuparse por las gratificaciones externas.
Según Csikszentmihalyi el estado de flujo se encuentra cuando la tarea encuentra un punto adecuado entre las habilidades que requiere y los desafíos que muestra al sujeto. De esta forma, si la tarea es demasiado simple para nuestras habilidades genera aburrimiento (alienación, desde un punto de vista social y más grave). Inversamente, si la tarea presenta un desafío demasiado grande para nuestras habilidades, puede generar ansiedad . Es importante destacar que  no son las habilidades que realmente poseemos lo que determina nuestros sentimientos, sino las que nosotros pensamos que poseemos o que queremos adquirir.
Csikszentmihalyi afirma que "una persona puede hacerse a sí misma feliz o miserable independientemente de lo que esté realmente sucediendo «fuera», tan solo cambiando los contenidos de su conciencia. Todos conocemos individuos que pueden transformar situaciones desesperadas en desafíos que superar, simplemente por la fuerza de su personalidad. Esta capacidad es el rasgo más importante, no sólo para tener éxito en la vida, sino también para disfrutarla".
Vuelvo a repetirles algo que siempre les digo: de ustedes depende ser felices! Ponganse ya en campaña de serlo y si ya son felices, de serlo un poco más.
Cariños y sonrisas
Irene
.

sábado, 4 de febrero de 2012

La Importancia del Optimismo


La importancia del optimismo, de la que hemos hablado muchas veces, ha sido demostrada, por ejemplo, a partir de pruebas efectuadas por el psicólogo C.R. Snyder de la Universidad de Kansas, entre alumnos universitarios de Estados Unidos. En ese estudio se concluyó que el rendimiento académico universitario de un alumno depende más de la actitud de éste que de su Coeficiente Intelectual (C.I.). Así, vieron que unos buenos resultados académicos eran obtenidos más por alumnos con una actitud positiva y optimista (evaluados a través de test especiales) que por alumnos con buenas notas.
Goleman añade que el optimismo y la esperanza impiden caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades. Los pesimistas consideran que los contratiempos constituyen algo irremediable y reaccionan ante la adversidad asumiendo que no hay nada que ellos puedan hacer para que las cosas salgan mejor y, por tanto, no hacen nada para cambiar el problema. Los pesimistas y pusilánimes deberían tener en cuenta que esa actitud no es algo con lo que se nace y por lo que no se puede hacer nada, sino que es una actitud que podemos cambiar a cualquier edad. Uno mismo es responsable de sus propias actitudes y, aunque puede no ser fácil, pueden cambiarse y uno debe estar siempre dispuesto a mejorarse a sí mismo.
Los principios de la "Inteligencia Emocional" pueden sintetizarse en los siguientes cinco puntos, dados por los psicólogos estadounidenses Elias, Tobias y Friedlander:
1. Sea consciente de sus propios sentimientos y de los sentimientos de los demás.
2. Muestre empatía y comprenda los puntos de vista de los demás.
3. Haga frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta y regúlelos.
4. Plantéese objetivos positivos y trace planes para alcanzarlos.
5. Utilice las dotes sociales positivas a la hora de relacionarse.
El primer punto es quizás el más importante. Se basa en ser consciente de lo que sentimos y de buscar el porqué de ese sentimiento. De hecho, como dicen esos autores, "muchos niños que tienen problemas de conducta también los tienen a la hora de calificar adecuadamente sus sentimientos: Confunden enfadado con furioso, irritado con triste, orgulloso con satisfecho, y muchos otros". Aunque su enfoque es la infancia, el mensaje se puede extrapolar a cualquier edad.
Creo que después de todos estos comentarios de psicólogos tan estudiosos, no nos quedan dudas de que realmente vale la pena ser optimista...
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene


viernes, 3 de febrero de 2012

Los suguientes 4 pasos del Stopp Spa

Y como lo prometido es deuda, reveo los pasos del programa STOPP SPA:
1) Los Sentimientos me estimulan a actuar con la debida reflexión
2) Tengo un problema: Admitir que el problema existe, independiente de quien sea el culpable.
3) Mis Objetivos me proporcionan una guía
4)  Pienso en qué cosas puedo hacer
Y sigo con los últimos cuatro:
5. Preveo el resultado: Este punto puede hacerse a la vez que el anterior. Con cada acción hay que pensar también en  sus consecuencias, para así estar en mejor disposición de ejecutar el punto siguiente. Preguntas: ¿Intenta ver qué pasaría si haces lo que has pensado? ¿Qué podría pasar? ¿Qué podrían hacer los demás involucrados?
6. Selecciono la mejor opción. Preguntas: De las acciones pensadas, ¿Cuál es la mejor para aplicarla primero? ¿Cuál crees que te llevará a conseguir el objetivo deseado?
7. Planeo cómo proceder, me anticipo a los escollos, practico y persevero: Una vez determinadas las acciones a efectuar, conviene planificarlas, ensayarlas (si procede), pensar como solucionar posibles errores que puedan ocurrir y, ante todo no rendirse si las cosas no salen como nos gustaría. Preguntas: ¿Cómo vas a ejecutar la acción elegida? ¿Que harás si las cosas no salen como tú esperas? ¿Qué posibles inconvenientes o trabas puedes encontrar?
8. Advierto qué ha sucedido, y ahora ¿qué?: Este último punto es el que evalúa los resultados de nuestro plan. Nada garantiza su éxito, pero del fracaso deben obtenerse conclusiones interesantes, para volver a empezar un nuevo STOPP SPA.
Otro aspecto a favor del plan STOPP SPA, es que nos obliga a detenernos a pensar un problema, evitando que nos dejemos llevar por la presión del momento (ira, incertidumbre, nerviosismo, frustración, miedo...).

Espero que paren y piensen! Puede que les sea útil
Cariños y sonrisas
Irene

jueves, 2 de febrero de 2012

Seguimos con el pensamiento positivo


Siguiendo con el tema de la Inteligencia Emocional ya nadie duda de los efectos positivos del optimismo y el buen humor sobre la salud en general y sobre nuestra felicidad. 
Los principios de la "Inteligencia Emocional" pueden sintetizarse en los siguientes cinco puntos, dados por los psicólogos estadounidenses Elias, Tobias y Friedlander:
1. Sea consciente de sus propios sentimientos y de los sentimientos de los demás.
2. Muestre empatía y comprenda los puntos de vista de los demás.
3. Haga frente de forma positiva a los impulsos emocionales y de conducta y regúlelos.
4. Plantéese objetivos positivos y trace planes para alcanzarlos.
5. Utilice las dotes sociales positivas a la hora de relacionarse.
El primer punto es quizás el más importante. Se basa en ser consciente de lo que sentimos y de buscar el porqué de ese sentimiento. 
Estos autores proponen un método para la resolución de problemas basándose en la Inteligencia Emocional y ayudándonos a plantearnos el problema de forma consciente y seria y preparándonos para abordar su solución, evitando caer en la apatía de pensar que no la hay.
Este método, llamado STOPP SPA por las siglas de los 8 pasos que lo componen, puede aplicarse a todos los problemas de la vida: contratiempos, inquietudes y preocupaciones, hasta para la consecución de todo tipo de objetivos en la vida: 
1. Los Sentimientos me estimulan a actuar con la debida reflexión: Es importante conocer y pensar en nuestros sentimientos, para reconocer el problema realmente. Este es el principio para detectar la existencia del problema y empezar a pensar en su planteamiento para su resolución. Preguntas: ¿Cómo te sientes? ¿Qué sentimientos experimentas? ¿Cómo crees que se siente el otro o los otros afectados?
2. Tengo un problema: Admitir que el problema existe, independiente de quien sea el culpable. Y ver que seguro hay algo que puede hacerse para resolverlo o mitigar sus efectos negativos. No ayuda a su resolución ignorar el problema o centrarnos en los sentimientos negativos hacia el problema o hacia el culpable. Preguntas: ¿Qué pasó exactamente? ¿Qué pasó antes? ¿y después? ¿Qué hiciste? ¿Cuál es el origen del problema?
3. Mis Objetivos me proporcionan una guía: Consiste en conocer clara y explícitamente qué es lo que queremos. Los objetivos deben ser razonables y debemos tener paciencia para conseguirlos (recuerde lo de "diferir las gratificaciones"). No podrán conseguirse todos ellos rápidamente. En este punto, hacer una lista por escrito de nuestros objetivos resulta de gran ayuda. Preguntas: ¿Qué te habría gustado que sucediera? ¿Qué te gustaría que sucediera ahora? ¿Cuáles son tus objetivos?
4. Pienso en qué cosas puedo hacer: Buscar todas las posibles acciones que puedan servir para conseguir los objetivos. Cuantas más soluciones potenciales se tengan, mejor, pues como dicen los autores: "la vida es compleja, y rara vez existe una respuesta clara y concisa a un problema determinado". Preguntas: ¿Qué has pensado que puedes hacer? ¿Puedes hacer más cosas?
Y...los dejo con la incógnita de los otros cuatro, ya que es demasiado largo y mejor digerirlo de a poquito. 
Nos vemos mañana, cariños y sonrisas
Irene

miércoles, 1 de febrero de 2012

HOY!!!!

Hoy… el ayer terminó y el mañana está lejos de llegar.
Hoy… la vida me dio una nueva oportunidad, puso en medio de tanta oscuridad, una luz...
Hoy… el destino me sorprendió, y me ayudó a comprender que nunca es tarde para volver a comenzar.
Hoy… es el día que esperé durante años.
Hoy… es cuando siento que vivir realmente vale la pena.
Hoy… es cuando afirmo que se termina un amor, pero continúa la vida.
Hoy… es tiempo de aprender que cuando una puerta se cierra, muchas otras se abrirán.
Hoy… es el momento indicado para comprender que nada en esta vida ocurre por casualidad.
Hoy… he aprendido que cada minuto que nos regala la vida, es una nueva oportunidad para cambiar todo.
Hoy… es el día indicado para afirmar que soy muy feliz, simplemente porque la vida me dio una señal, de que aun merezco existir.