Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

Sanando el pasado

Imagen
Si durante el pasado otras personas nos han despreciado, alguien nos ha hecho sufrir, nos ha dejado, nos ha traicionado, o nos ha hecho sentir que valíamos muy poco, es importante aprender de esta situación todo lo necesario para evitar que esto nos vuelva a ocurrir. Lo mejor es dejar las malas experiencias en el pasado y una vez que se ha tomado conciencia de la situación, empezar a reforzar nuestra autoestima basándonos en otras experiencias y situaciones del presente y no en aquello que nos afectó negativamente en el pasado. Si otras personas no supieron valorarnos en el pasado o nos han hecho sentir mal, esto no quiere decir que no valgamos nada. Simplemente es hora de hacer borrón y cuenta nueva, empezar por valorarnos y respetarnos y de esta manera será más fácil encontrar otras personas que también lo hagan. El ser humano vive en el tiempo, es decir, nace y crece en un contexto espacio temporal concreto. En este sentido, las circunstancias influyen en la propia libertad aunque …

Superando el pasado

Imagen
Cuántas personas viven atormentadas por situaciones que vivieron en el pasado? Si bien es cierto que el pasado no se puede cambiar, sí se puede cambiar la idea que tenemos sobre éste, o más concretamente la forma como permitimos que nuestro pasado influya sobre nuestro presente y sobre nuestro futuro. El pasado no puede cambiarse y lo que ocurrió difícilmente podremos eliminarlo de nuestra memoria y recuerdo, pero es importante tomar aquello que nos ha hecho daño en el pasado como una enseñanza y utilizarla para mejorar y crecer y no como algo que nos estará haciendo daño constantemente. Muchas personas forman y basan su autoestima en situaciones pasadas en las que los lastimaron o en las que sufrieron mucho. Esto no ayuda a reforzar la autoestima sino todo lo contrario. Por esto es importante aprender a cambiar nuestra perspectiva sobre las experiencias pasadas negativas, para poder disfrutar más de nuestro presente y de nuestro futuro y así reforzar nuestra autoestima y evitar que no…
Imagen

Como encontrar la paz interior 2

Imagen
Entonces, ¿Como encontrar paz interior? La parte más importante es ser buena persona. De nada sirve ser místico, si luego debemos dinero a amigos o los dejamos de lado indiferentemente. La paz interior solo se consigue estando en paz con nosotros mismos y con los demás. ¿Nos queremos? ¿Nos valoramos? Sino es así siempre nos estaremos maldiciendo, criticando o humillando a nosotros mismos constantemente. “¿Por qué a mí?” , “Siempre lo hago todo mal” , “Ojalá no estuviera tan delgado” , “Ojalá no fuera tan fea”. Todas estas palabras de no aceptación son absurdas y superficiales. Cada uno es como es y no sirve de absolutamente de nada maldecirse. ¿Nuestra vida mejora al despreciarmos? Al contrario, solo hace que empeore más y más, día tras día, y nos convierte en un infeliz. Vamos a hablar de los pasos necesarios para como encontrar paz interior. 1. Aprendamos a querernos y aceptarnos 2.  El segundo paso y que debe cumplirse con el primero para encontrar la paz interior es querer a los demás…

Encontrando paz interior

Imagen
Una de las grandes cuestiones del ser humano es como encontrar paz interior. Todos la quieren, pero nadie la busca! Y quién la quiere puede pasarse al otro lado y convertirse en un ser que divaga siguiendo a “gurús” espirituales que más que ayudar, venden humo y estilos de vida raros. Llevar un a toga y exagerar,  meditar 30 veces al día no es más garantía de paz interior que la que cualquier persona de a pie. Como encontrar paz interior se consigue, pricipalmente, con personalidad y mejorando como persona. Encontrar paz interior no se basa solo en buscar tranquilidad, porque la tranquilidad hasta la puede encontrar un dueño de una farmacéutica que se gana la vida subiendo precios a los medicamentos hasta ponerlos en límites dónde la gente tiene que hipotecarse para pagarlos. Ignorar la realidad tampoco es como encontrar paz interior. Hacer rituales, danzas de la lluvia y varias cosas más tampoco. Tampoco encontrar paz interior tampoco se basa solo en psicología pura, dura y comprobada, …

Avanzar por el camino de la paz interior

Imagen
Ayer dijimos que la paz personal engendra energía. Nuestro incremento de energía física y espiritual es consecuencia de nuestro descubrimiento de la paz interior. Y el empleo más efectivo significa que tenemos menores probabilidades de derrochar sus preciosos recursos en preocupaciones, lamentaciones, culpabilidades e indecisiones. Éste es un paso de gigante hacia la paz interior al nivel espiritual más elevado
Cuando avanzamos por el camino de la paz interior ésta nos ayuda a convertirnos en verdaderos pacificadores; pero no en el sentido habitual de resolver las contiendas de otras personas o de otros pueblos. Por el contrario, nos convertimos en pacificadores cuando producimos la serenidad en nuestras almas. Entonces nos llenamos de un poder positivo, de un espíritu que nos carga de energía. Y cuando esa energía se utiliza para el bien, aumenta. Satisfará todas nuestras necesidades, y fluirá para ayudar a otros.
Creemos que la paz interior, que la paz personal es la energía vibrante …

La paz personal engendra energía

Imagen
Todas las circusntancias de la vida cotidiana nos consumen un esfuerzo enorme. Los conflictos interiores agotan nuestros recursos. Se pierde la paz. Nos quedamos tan inmersos en la resolución de esta guerra interior que nos queda poca energía para que podamos hacer algo más que ir tirando en el mundo. Y existen momentos en los que incluso ir tirando es difícil.
El problema no es que falte energía, aunque nos sintamos cansados y fatigados.
Tenemos la energía. El problema es que ésta está dividida.
Necesitamos claramente encontrar una base firme para nuestro bienestar interior. La Paz Personal es esa base. De modo que declaramos una tregua interior. Nos permitimos momentáneamente retirarnos de la batalla encarnizada. Nos tomamos un tiempo de sosiego. Somos conscientes de nuestras batallas y de nuestro cansancio Esta conciencia nos sitúa en una encrucijada decisiva.
Uno de los caminos conduce de nuevo a la batalla.
El otro conduce al distanciamiento, a la liberación y a la paz interior. El c…

Qué es la Paz interior

Imagen
Vivir conociendo esta cualidad profunda, aunque sutil de la paz interior, es estar tan bien sintonizado con el poder espiritual de la compasión y del amor. Pero ¿qué es esta paz personal e interior? Y ¿cómo podemos encontrarla? La paz personal es ese sentido interior, etéreo, de bienestar emocional y espiritual, esa tranquilidad profunda que nos llega cuando somos capaces de desconectarnos de los pensamientos inquietantes, inútiles o amenazantes, y alcanzar a comprender la realidad de “lo que es”. La paz personal subjetiva, pero muy real, es el sentimiento bien fundado y de unión que tenemos cuando nos liberamos de las preocupaciones, el sufrimiento, el dolor, el estrés y el miedo y somos conscientes de las incontables maravillas que nos ofrece la vida. La paz interior es el conocimiento de que todo está bien, la compresión de que el Ser Universal lo tiene todo bajo control, aun cuando nuestro mundo parezca a punto de explotar. Nos llega cuando nos apartamos mental, emocional y espiritua…

Paz interior

Imagen
Uno de los objetivos más elevados en nuestro viaje por la  Vida es conseguir las herramientas para alcanzar la paz; la paz interior, “la paz que supera toda comprensión”. Pero también, uno de nuestros primeros descubrimientos cuando emprendemos el camino del autoconocimiento que nos llevará a la paz interior,  es la guerra que mantenemos con nosotros mismos. Nos enojamos por nuestros errores; nos resentimos por nuestras debilidades; nos resistimos a hacer realidad nuestras aspiraciones más elevadas. Queremos progresar en todas las áreas de la vida, pero no nos gusta su precio. La resolución de estos conflictos se da cuando sabemos  “lo que realmente somos” y ello nos lleva ineludiblemente a la Paz Interior. Cuando llegamos a conocernos y aceptarnos y saber que es lo que debemos conservar y que es lo que debemos corregir, es cuando realmente estamos en paz. Luchemos por alcanzarla, desemosla a los demás, brindémosla cada vez que podamos. Namasté a ustedes, que quiere decir: "Yo honr…

La verdadera vida y la felicidad

Imagen
Siempre nos parece que la vida estaba por comenzar, la verdadera vida. Pero siempre había un obstáculo en el camino, algo que superar primero, algún asunto no terminado, tiempo por invertir, una deuda que pagar. Entonces la vida comenzaría. Finalmente nos damos cuenta de que esos obstáculos “son” nuestra vida. Esta perspectiva ayuda mucho a ver que no hay camino a la felicidad. La felicidad es el camino. Así que, atesoremos cada momento que tengamos. Recordemos que el tiempo no aguarda a nadie. Así que, dejemos de esperar hasta que… Terminemos nuestros estudios ó regresemos a ellos, Perdamos diez kilos ó las ganemos, Tengamos hijos ó estos dejen el nido, Comencemos a trabajar ó nos jubilemos, Nos casemos ó nos divorciemos, Llegue el viernes en la noche ó el domingo en la mañana, Tengamos un nuevo auto o vivienda ó estos estén pagos, Llegue la primavera ó el verano ó el otoño ó el invierno, Dejemos de vivir del seguro de desempleo, Llegue el primero del mes o el quince, Que toquen nuestra canción, …

Aprender a no culpar a los demás

Imagen
Quizá sea tan doloroso para admitir los propios errores que intentamos desviar la culpa hacia los demás. Debido a ello, es posible que le resulte muy duro pedir disculpas cuando está claro que se ha cometido un error, lo que no hace sino complicar el error con sentimientos de falta de honestidad y de culpabilidad. Necesitamos aprender que no se puede "echarle el muerto a otro". No permitamos que nuestro propio fracaso para conseguir ese nuevo trabajo sea culpa de la familia, del jefe actual de los entrevistadores o de los dioses, No echemos la responsabilidad de nuestros errores a la mala suerte a la falta de oportunidad o a los demás. Depende de nosotros el crear nuestras propias oportunidades; somos los responsables. Aceptarlo así nos sitúa en una posición que puede permitir mejorar nuestras habilidades ya se trate de relacionarse mejor con los demás o de realizar las tareas y librarse de la trampa de cometer los errores una y otra vez. Echar la culpa a los demás es como escon…

Culpas desde niño

Imagen
Es muy posible que de niño, se nos dijera constantemente que eramos culpable por cometer errores, y se nos castigara por ello. Con el paso de los años, nos acostumbramos a que la culpa fuera un vía de una sola dirección que conducía hasta nosotros: siempre eramos los que nos equivocabamos y a nadie más se le castigaba. Al crecer interiorizamos esa forma de pensar, convencidos de que siempre teníamos la culpa. Probablemente, no recordemos que nos hayan dicho que aprendieramos de nuestros errores, o que se nos dijera que no importaban; en lugar de eso, recordamos los sentimientos y las expectativas de culpa y castigo en cuanto hicieramos algo mal. Ya como adulto, quizá intentemos escapar inconscientemente a la experiencia de ser encontrado culpable y castigado siempre, y hayamos descubierto que la mejor forma de hacerlo es acusándonos primero a nosotros mismos.
Podemos llegar incluso a acusarnos de cosas completamente fuera de nuestro control o que, simplemente, nosotros no hicimos. Una ve…

Caer en la trampa de la culpa

Imagen
Si caemos en la trampa de la culpa, estaremos atrapados en una telaraña negativa: nos castigamos a nosotros mismos por nuestros errores y eso nos parece luego tan doloroso que acusaremos de nuestros errores a los demás. Lo más probable es que eso nos haga daño tanto a nuestros propia autoestima como a nuestras relaciones con los demás. Hay que detener ese ciclo!! Primero, aprendamos a no imponernos niveles imposiblemente altos para nosotros mismos. Muchos problemas parecen ser errores debido a definiciones poco realistas sobre lo que supone el éxito. En cualquier caso, los errores son perdonables. Todos los cometemos. Aceptar los propios errores y aprender de ellos nos permitirá asumir la responsabilidad sobre sí mismo y desarrollarnos como individuos.

Como quitarse el sentimiento de culpa

Imagen
Para desarrollarse con total serenidad, hay que saber liberarse del sentimiento de culpa. Para ello, aquí tenemos algunos consejos oara tener en cuenta: 1. En primer lugar, hay que hablarlo hablarlo, a expresar los temores. 2, En el caso de un acto verdaderamente reprensible por la ley (por ejemplo:  atropellar a un peatón con el coche pero no pararse). La única solución es entonces encontrar a la víctima y explicarle el comportamiento. O entregarse uno mismo a la policía para aliviar tu conciencia. 3. Aprender a ser modesto. Nuestras culpabilidades a menudo son desproporcionadas. Incluso hay culpabilidades que podríamos llamar orgullosas, ¡un poco como si estuviéramos convencidos de que el mundo gira en torno a nosotros! 4. Intentar identificar serenamente las razones que nos sumergen en la culpabilidad con el fin de liberarse lo más rápido posible de estos sentimientos negativos. Además, los que se sienten demasiado culpables pueden hacer fácilmente que los demás los vean como realmente…

La culpabilidad

Imagen
Hablemos hoy de la culpabilidad.
El sentimiento de culpabilidad es un tema que aún permanece en el centro del psicoanálisis (escuela que yo respeto mucho pero, que no es la mía).
Todos nos sentimos, en un momento u otro, culpable de alguna cosa, en mayor o menor grado. ¿Por qué este sentimiento? ¿Podemos escaparnos de él? ¿Cómo no volver a sentir el peso de la culpabilidad? Algunas respuestas.
Las dos caras de la culpabilidad 1.- Sentirse culpable es normal en la medida en que se trata de una “culpabilidad sana”: sin este sentimiento, ¡simplemente estaríamos privados de conciencia moral! Es un sentimiento que puede tratarse de culpabilidad empática: se pone en el lugar de los demás y de lo que ellos sienten, y se busca eventualmente hacerse perdonar.
2.- Cuando la culpabilidad se vuelve un hándicap que paraliza todas las acciones cotidianas, se habla de culpabilidad devastadora. Es difícil encontrar una causa racional para este tipo de culpabilidad. A largo plazo, puede convertirse en un …