martes, 31 de marzo de 2015

PROBLEMAS SOCIALES DE LA DEPRESIÓN

  
                                               
Los investigadores coinciden en que la depresión es un trastorno muy poco atractivo: por regla general, no nos gustan las personas que están deprimidas. (Un disgusto que se extiende también a las personas angustiadas y a las que sufren el trastorno bipolar) En general las evitamos, porque nos bajonean.
 Como escribieron los investigadores Chris Segrin y Lyn Y. Abramson en el descarnado lenguaje de la psicología académica:                                               
'Una revisión de las investigaciones disponibles indica que las personas depresivas experimentan un rechazo formal de parte de quienes comparten su medio ambiente social y que por lo general la depresión es asociada con un deterioro de la conducta social'.
Lo cierto es que cualquier condición que provoque que una persona sea 'formalmente' rechazada por amigos y seres queridos merece ser estudiada; aunque más no fuese por esta razón, hasta la persona levemente depresiva haría bien en pedir ayuda.
Ser rechazados por aquellos que amamos y necesitamos, entre ellos nuestros hijos (un conmovedor estudio descubrió que los niños evitan el contacto visual con los padres depresivos) no es algo deseable.
 Por lo tanto, seamos capaces de pedir ayuda (sin sentir que estamos locos o que solo los locos necesitan psiquiatras o psicólogos) y superaremos mucho mejor la depresión, que es una enfermedad como cualquier otra.
Cariños y sonrisas.
Irene
  
El problema es que los depresivos, por la razón que fuere, por la forma en que se conducen, son percibidos esencialmente como poco amables. Evitan las expresiones sociales positivas que la gente quiere y necesita: no sonríen muy a menudo, rara vez hacen algún gesto y responden las preguntas sólo después de incómodas y prolongadas pausas.
Su discurso es 'pobre': si hiciéramos un simple recuento del número de palabras que un depresivo pronuncia en una conversación y lo comparáramos con el número de palabras que emplea un no depresivo, veríamos que la cantidad sería mucho menor. También sus expresiones 'no verbales' son pobres: escaso contacto visual, tono de voz por lo general monocorde y demasiado baja. En la conversación asienten con la cabeza con mucha menos frecuencia que los no depresivos.
En conjunto, todas estas conductas, o no conductas, son interpretadas como una falta de capacidad de respuesta. Y a la gente, señalan Segrin y Abramson, le gusta que le respondan con un despliegue convincente de vivacidad, entusiasmo y atención, cualidades todas que a los depresivos y las personas retraídas les faltan.
Segrin y Abramson sostiene razonablemente que en el tema de la capacidad social y la depresión, la cuestión del huevo y la gallina puede responderse indistintamente. Existen pruebas que ponen en evidencia que una pobre dotación de destrezas sociales puede causar depresión (algo siempre peligroso en las formas leves del autismo y también en muchos casos del trastorno por déficit de atención), y que la depresión puede causar pobreza en las destrezas sociales. Lo interesante es que los investigadores razonan que la persona socialmente diestra que desarrolla un déficit temporario en sus destrezas sociales debido a su depresión puede tener el mejor pronóstico, porque en cuanto su depresión se disipa un poco, está en condiciones de recuperar su 'don de gentes' y beneficiarse con ello de las respuestas positivas de los demás que lo ayudarán a salir de su abatimiento.
Por su parte, el depresivo que sufre un déficit consuetudinario de sus destrezas sociales no podrá sino seguir creando situaciones en las que la gente lo rechazará, lo que le aportará nuevas razones para continuar deprimido. En ese sentido, una investigación llevada a cabo por D. F. Klein muestra que los depresivos crónicos difieren significativamente de los depresivos recurrentes en términos de dificultades sociales.
El estudio pone en evidencia que las personas que sufren depresión crónica y persistente no sólo están en peor situación desde el punto de vista de las relaciones sociales en la actualidad, sino que además en la adolescencia su adaptación social fue más pobre. En síntesis, los depresivos crónicos suelen tener problemas sociales que se remontan a muchos años atrás. Qué signifique esto en términos de tratamiento es algo que todavía no está muy claro.
No llama la atención que por lo menos dos estudios (uno llevado a cabo por el Instituto Nacional de Salud Mental) hayan concluido que la terapia interpersonal (que se centra en las relaciones) resulta más eficaz para el tratamiento de la depresión que la terapia cognitiva (que se centra en los pensamientos negativos del paciente).
Sin embargo, otros estudios han mostrado lo contrario, y un grupo de investigadores llegó a la conclusión de que la terapia cognitiva funciona mejor en los pacientes depresivos con tendencia a enfrentar los problemas con un sesgo intelectualizante, en tanto que la terapia interpersonal funciona mejor en los que enfocan la vida desde un punto de vista predominantemente afectivo.
Las opiniones varían. De todos modos, en lo atinente a las relaciones sociales, la lección privilegia la forma sobre el contenido: no perdemos amigos por 'pensar' negativamente, por el hecho de expresar pensamientos y temas negativos; perdemos amigos por 'actuar' negativamente, como cuando no dispensamos a los demás las sonrisas, gestos y miradas que les hacen sentir cómodos.
Casi todo el mundo puede reconocer una depresión hecha y derecha. Los síntomas físicos por sí solos, como pérdida de apetito y energía, indican al que la sufre que algo anda muy mal. Además, está en la naturaleza misma del trastorno que la persona clínicamente deprimida sienta que algo malo le está pasando, algo que nada tiene que ver con la gente y los hechos que la oprimen. Pero en el caso de la depresión leve es diferente. El gran peligro que entrañan  las depresiones leves es que sus víctimas no se diagnostican a sí mismas; no se definen a sí mismas como depresivas.
Incluso puede ocurrir que no se vean como diferentes de los demás. Las personas con depresión leve suelen pensar que todo el mundo se siente como ellas; que, como el 90% del universo, están simplemente 'estresadas' o 'agotadas', o abrumadas por amigos, patrones o compañeros de pareja indiferentes. Sienten que el sentirse como se sienten y, a menudo, el actuar como actúan, está plenamente justificado, y no creen que deban someterse a un examen psiquiátrico.

lunes, 30 de marzo de 2015

LA ANSIEDAD, QUÉ ES?

Por lo general, nuestros cuerpos toman la decisión de huir o resistir únicamente cuando hay algo real que temer.
Sin embargo, en ocasiones, esto ocurre cuando no parece haber nada que provoque miedo. Sentir miedo sin que parezca existir un motivo claro se denomina ansiedad.
Puede haber otros sensaciones junto con la ansiedad, como una sensación de opresión en el pecho, dolor de estómago, náuseas, o una percepción de que está por ocurrir algo horrible. 
Estos sentimientos pueden ser muy atemorizantes. A veces, la ansiedad interfiere con las cosas que necesitas hacer, como trabajar, aprender o dormir.
En algunos personas, los sentimientos de ansiedad o preocupación pueden aparecer en cualquier momento. O después de que ocurra algo terrible, como un accidente de tránsito.
En otras, pueden aparecer únicamente en determinados momentos, como cuando deben realizar alguna tarea estresante, como rendir un examen, hablar en público
Y en otras personas, los sentimientos de ansiedad están presentes prácticamente en todo momento e impiden que las personas hagan lo que desean.
También podemos hablar de fobias, que son miedos intensos a algo específico, como las alturas, ensuciarse, el número 13 o las arañas.
Otra parte de la explicación tiene que ver con la manera en como se equilibran las sustancias químicas que segregamos y que pueden afectar nuestros sentimientos y actos.
Una de esas sustancias químicas es la serotonina que ayuda a enviar la información de una célula del cerebro a otra.
Pero en algunas personas que padecen ansiedad, esa sustancia química no siempre parece funcionar como debiera.
Además, algunos científicos consideran que una zona especial del cerebro controla la respuesta de resistir o huir. Cuando se siente ansiedad, la respuesta de resistir o huir está siempre activa, aunque no exista un peligro real.
Esto hace que sea difícil concentrarse en cosas de todos los días.
Lo bueno es que es posible tratar con éxito la ansiedad. 
Empezaremos con un médico que podrá ayudarnos a descubrir si nuestra ansiedad se debe a un problema clínico. Tal vez, sea necesario  un terapeuta que nos ayude a encontrar una manera de reducir la ansiedad por medio de la conversación, de actividades, de ejercicios de relajación o con un medicamento (o una combinación de estos elementos).
Por supuesto, si nos encontramos cara a cara con un tigre hambriento y de dientes filosos, sólo podemos hacer una cosa. . . ¡CORRER!
Cariños y sonrisas
Irene

domingo, 29 de marzo de 2015

QUÉ PASA CUANDO ESTAMOS ASUSTADOS?

viernes, 27 de marzo de 2015

COMO COMBATIR EL ESTRÉS

Todos sufrimos de estrés de vez en cuando y cada persona siente el estrés de forma diferente. Algunas de las formas de lidiar con el estrés - como gritar, golpear a alguien o a una pared - no resuelven la situación. Sin embargo otras soluciones como hablar con una persona en quien confiamos, puede ser el comienzo para resolver el problema o al menos hacernos sentir mejor.
 
 




jueves, 26 de marzo de 2015

COMO AFRONTAMOS EL ESTRÉS SEGUN NUESTRA PERSONALIDAD

Hemos visto que el estrés se puede originar en el medio externo, y que los conflictos o emociones internas pueden perpetuarlo.
Cuando identificamos claramente la fuente del estrés que sentimos, quedamos mucho más libres para elegir como combatirlo y aumenta nuestra capacidad de elegir la forma de sobreponernos.
Conocernos a nosotros mismos nos ayuda a elegir.
Podemos dirigir nuestros esfuerzos primordialmente hacia el mundo externo, o podemos trabajar nuestro mundo interno. Los dos aspectos del afrontamiento, el interno y el externo, son igualmente importantes.
Las personas extrovertidas o que tienen personalidad directiva se inclinan primero hacia la solución de los problemas externos.
Las personas introvertidas o de naturaleza contemplativa tienden a observar primero en su interior y tratar de solucionar los problemas del mundo su pensamiento, su imaginación y su espíritu, antes de intentar siquiera actuar sobre el entorno.
Y ninguno es mejor o peor, depende nuestra personalidad.
Sin embargo, es importante anotar  que debemos utilizar ambos tipos de  mecanismos, los de afrontamiento interno y externo ya que ambos son necesarios para hacer frente al estrés.
Cariños y sonrisas

Irene

miércoles, 25 de marzo de 2015

ORIGEN DEL ESTRÉS

Diariamente todos experimentamos conflictos menores que consumen buena parte de nuestra energía y nuestra fortaleza psíquica.
1.- Conflictos internos:
Conflictos sencillos relacionados con como decidir entre ir a pasear o quedarnos mirando televisión, o ir al mercado o quedarnos en casa lavando la ropa, se cuentan entre los estresores de menor intensidad que, no obstante, tienen la capacidad de molestarnos.O también conflictos muchos más serios, como por ejemplo, los relativos a la crianza de los hijos. ¿Cuán estrictos o permisivos debemos ser? ¿Cómo expresarles afecto a nuestros hijos? ¿Cómo reaccionar cuando otra persona está en desacuerdo o tiene necesidades distintas de las nuestras?
Todas las decisiones crean conflictos internos hasta que se resuelven.
Además de los conflictos internos, hay emociones indeseadas que constituyen otra fuente interna de estrés:
ansiedad o ira por algún acontecimiento del medio externo, pero cuando no les permitimos a esas emociones expresarse, y siguen mortificándonos, se convierten en fuente interna de estrés.
Cuando no podemos serenar nuestra mente o liberarnos de ciertas emociones, quedamos atrapados en un patrón de estrés interno.
Tratemos de pacificar nuestras emociones y nuestros pensamientos y tendremos menos estrés.
Cariños y sonrisas
Irene

martes, 24 de marzo de 2015

EL ARTE DE AFRONTAR LOS CAMBIOS


Todo cambio es estresante por definición!
Aun cuando sea bien recibido, todo cambio altera nuestra estabilidad.
Para afrontar cualquier cambio debemos entender y manejar el estrés que inevitablemente nos provoca.
Y esto es muy importante, todos podemos regular el grado de estrés que experimentamos, manejando la cantidad de cambio que estamos dispuestos a tolerar.
Entendemos que cualquier cambio puede producir consecuencias tanto deseables como indeseables.

Cuando atravesamos una crisis, las consecuencias pueden ser el deterioro en nuestra capacidad de funcionar eficazmente. O, por el contrario, puede ser un mejor funcionamiento y un mayor desarrollo de nuestras potencialidades.
Toda crisis implica desequilibrio y cambio.
Todo depende de la forma como la afrontemos y nos sobrepongamos a ella. Hay incluso crisis en las que  el destino nos exige es una redefinición de nosotros mismos, un redescubrimiento de significado, y una renovación de nuestro compromiso con lo que hayamos elegido como lo más importante de nuestra vida.
Y eso nos hace crecer como seres humanos
Cariños y sonrisas
Irene


lunes, 23 de marzo de 2015

QUE NECESITAMOS PARA MEJORAR NUESTRO ÁNIMO?

Según los sociólogos David Myers y Ed Diener, tanto las desgracias y los golpes de fortuna  sólo ejercen una influencia pasajera sobre el estado de ánimo, que suele regresar a su nivel habitual, como muy tarde, al año de un fallecimiento en la familia, de un premio en la lotería o de un salto profesional.

La buena noticia es que el buen ánimo se recupera más rápido de lo que creemos.
Solo nos es necesario:
1.-Tener cubiertas las necesidades básicas. Pero no más allá del grado de independencia económica habitual en la clase media. De hecho, los cien nuevos multimillonarios que aparecen anualmente en la lista que publica la revista Forbes, admiten un incremento casi insignificante de su bienestar cuando aumentó su cuenta corriente. Incluso el 37% de ellos cree ser más desgraciado que la media de la población.
2.- Relacionarse con los demás. Numerosos estudios han demostrado que la gente que necesita de otra gente es en realidad la más feliz, y es también la que menos probabilidades tiene de sufrir una depresión.
3.- Sentirse cómodo en el trabajo. "Las personas que trabajan en profesiones creativas que permiten aportaciones personales para conseguir objetivos son, en general, mucho más positivas", afirma César Díaz-Carrera. "Lograr los retos que nos planteamos en el trabajo es una forma constante de superación", añade "y la superación es una de las bases del optimismo". Por este motivo, se aconseja plantearse retos en todos los niveles de la vida.
4. ·La autoestima. "Todos somos lo que creemos ser", afirma Andrew Matthews en su libro 'Por favor, sea feliz'. Nuestra propia imagen determina exactamente cómo nos comportamos. "Si nos aborrecemos, también aborreceremos a los demás; cuando nos encanta ser quienes somos, todo el mundo nos resulta maravilloso", añade Matthews. Un estudio de la Universidad de Michigan comprobó que el primer valor que consideraban los norteamericanos para ser felices, era quererse a sí mismos.
5·- Tener autocontrol. Séneca escribió: "El más poderoso es aquél que tiene poder sobre sí mismo". El psicólogo de la Universidad de Stanford, Albert Bandura, dedicó años a estudiar la eficacia personal, es decir, la autoconfianza en producir los efectos que se desean. Dedujo que a las personas que creían que conseguían las cosas por su propio esfuerzo apenas les afectaban las predicciones negativas de los demás.
Seguir una dieta equilibrada. Según un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Alcoholismo de Bethesda, en Estados Unidos, llevar una dieta u otra nos puede bajar el estado de ánimo, por ejemplo, no conviene mezclar proteínas indiscriminadamente, ya que producen digestiones pesadas que, a la larga, conducen hasta las úlceras, una de las afecciones que peor humor genera.
Sonreír. Hoy se sabe que una sonrisa  puede resultar contagiosa y mejorar todavía más un buen estado de ánimo. Por ello, los investigadores sobre el humor recomiendan este sencillo ejercicio cuando se pasen momentos difíciles: mirarse al espejo y sonreír. Esta expresión facial genera la emoción correspondiente, de forma que si vemos el reflejo de una sonrisa, comenzaremos a sentirnos mejor.
Cariños y muuuuuchas sonrisas
Irene

domingo, 22 de marzo de 2015

LO QUE NOS PUEDE HACER EL ESTRÉS


 EL ESTRÉS ES ACUMULATIVO ¡Y EN GRAN CANTIDAD LLEVA AL DERRUMBE DEL ORGANISMO!
Podemos combatir el estrés que inevitablemente experimentamos desarrollando mayores habilidades para afrontar los embates de la vida.
Hay mayor riesgo de que nos enfermemos  y suframos un colapso físico si se da una de las dos condiciones siguientes:
1.- si  todas nuestras acciones encaminadas a hacer frente a la situación, fracasan.
2.- si se ha producido un DESEQUILIBRIO real en nuestra vida, como un duelo, de cualquier tipo (la muerte real de alguien querido, la muerte de un amor, despido del trabajo, etc.).

Cuando nuestro organismo se desequilibra, un sistema empieza a trabajar en exceso para compensar al que ha quedado inhabilitado y producimos en forma desordenada las hormonas del estrés..
La buena noticia es que las habilidades de afrontamiento pueden ser eficaces como protección contra el estrés y nos pueden ahorrar enfermedades y dolores físicos.
Si podemos mantener el equilibrio en nuestra vida y afrontar con éxito los retos que se nos presentan, sabiendo relajarnos, parar y pensar, hacer ejercicios de respiración, nuestro cuerpo experimentará muy poco o ningún estrés.
Cuando estamos enfrentando adecuadamente las dificultades, éstas nos parecen muy poco estresantes.
En estos casos la probabilidad de que nuestra salud se afecte negativamente es mínima.
Traten de ponerlo en práctica y nos ahorraremos sustos por enfermedades que parecen surgir de la nada y solo son producto del estrés.

Cariños y sonrisas
Irene

sábado, 21 de marzo de 2015

EL ESTRÉS EN NUESTRA VIDA

Recién en 1956, Hans Selye, definió el 'estrés' e identificó sus componentes fisiológicos. Según Selye, en el organismo se presenta una secuencia específica. 
Primero se presenta la situación o evento estresante que él llama 'estresor', y lo describe como cualquier evento que cause impacto o impresión en el organismo humano.
1.- El estresor le hace ciertas exigencias al cuerpo y, en consecuencia, éste debe adaptarse a ellas. 
2.-  el 'estrés' se presenta como resultado de esta misma necesidad de adaptarse. 
El estrés es, entonces, el conjunto de cambios bioquímicos y físicos que se presentan en el organismo como resultado del evento estresante, o estresor. 
3.- cuando al individuo lo rodean demasiados estresores, el nivel de estrés que experimenta su organismo puede superar a su capacidad de adaptarse, lo cual lo hace vulnerable a sufrir alguna enfermedad física. 
En ese momento es probable que la persona padezca las consecuencias patológicas del gran estrés que ha experimentado y contraiga cualquiera de una serie de enfermedades. O, si el individuo sufre ya de alguna alteración orgánica, como por ejemplo dolores o enfermedades crónicos, su condición puede empeorar. 
Por lo tanto, traten de darse cuenta que están estresados y manejarlo, que si se puede: mediante pensamientos positivos.
Se que cuesta, pero se puede!!!!
Cariños y sonrisas
Irene


viernes, 20 de marzo de 2015

CUANTO NOS CUESTA PERSONAL Y SOCIALMENTE LA IRA?

El costo personal y social de la ira es enorme. La ira, y la baja tolerancia a la frustración que la provoca, es en muchas ocasiones causa directa de asesinatos y uno de los elementos que explican la violencia contra los niños y contra grupos étnicos minoritarios. La ira es la causa directa de muchas rupturas matrimoniales y otras relaciones íntimas que de otro modo podrían haber continuado felizmente. La ira a veces es literalmente mortal, puede desencadenar un ataque de corazón a las personas con problemas cardiovasculares.
Las frustraciones son una experiencia para todos nosotros.

Si no sintiéramos grandes deseos de alcanzar nuestros objetivos y de obtener lo que queremos en la vida, la frustración de nuestros deseos no sería un problema.
Pero si no tuviéramos deseos, tampoco podríamos sobrevivir, ni como individuos ni como especie.
Cuando algo impide que se realicen nuestros deseos, de forma momentánea o durante períodos prolongados, es natural que nos sintamos molestos o disgustados.

Nuestro disgusto nos motiva a actuar de forma positiva para eliminar los obstáculos que impiden que se realicen nuestros deseos. En este sentido, es sano y racional porque contribuye a la supervivencia y la consecución de futuras alegrías
El problema se presenta cuando los deseos y preferencias crecen hasta convertirse en imperativos de que nuestra voluntad se cumpla. La ira proviene comúnmente de las exigencias desproporcionadas, del orgullo y de las actitudes infantiles.
La ira ocasionalmente nos permitirá hacer que se cumple nuestra voluntad cuando logremos provocar en los demás miedo suficiente como para que nos den paso franco, pero antes o después acabará con nosotros.
No podemos controlar lo que los demás piensan o sienten, pero sí es posible controlar -y cambiar- nuestra forma de pensar y sentir, por lo tanto cuanto mejor controlemos nuestra ira y nuestra frustración más felices seremos.

Cariños y sonrisas
Irene

jueves, 19 de marzo de 2015

RIAMOS, RIAMOS, QUE ES TAN SANO!!!!

Hablábamos de lo importante del humor en nuestras vidas, muchos estudios científicos han demostrado que el buen humor, además, nos beneficia en otros muchos sentidos:
·        Nos da resistencia ante los problemas. En un estudio de la Universidad de Chicago encontraron que las personas optimistas consideraban los cambios como un desafío y no como una catástrofe, se mostraban atentos con el resto de las personas, y sentían que controlaban sus vidas. Quizás por esta razón, los presos y las víctimas de campos de concentración sufren tanto, dado que pierden parte de su capacidad de autocontrol.
·        Fomenta la creatividad y el aprendizaje. Los niños aprenden con mayor facilidad y eficacia en un ambiente agradable. También se sabe, a raíz del estudio elaborado por el psiquiatra Arnold Ludwig en la Universidad de Kentucky (Estados Unidos), que cuando se disfruta de una etapa especialmente optimista, es precisamente cuando la mayoría de los genios han creado sus mejores obras.
·        Ayuda a superar el estrés. El neurólogo William Fry, de la Universidad de Stanford, subraya el efecto estimulante de la risa en la circulación sanguínea, en la respiración y, sobre todo, en la oxigenación de nuestro cuerpo. Una simple sonrisa es ya capaz de provocar una secreción mayor de endorfinas, encargadas de producirnos bienestar.
·        Previene infartos. Cuando en la última década se investigó la causa del aumento de ataques al corazón en un pequeño barrio italo-americano de Pennsylvania (Estados Unidos), donde la dieta no había variado en los últimos cincuenta años, se determinó que la causa era la emigración de los más jóvenes en busca de trabajo. A medida que se aflojaban las relaciones familiares, el corazón hacía lo mismo.
·        Fortalece el sistema inmunológico. Arthur Stone, psiconeurólogo norteamericano, encontró en la mucosa nasal de las personas más sonrientes una mayor cantidad de inmunoglobulina A, una sustancia que refuerza las defensas del organismo. Además, según el Dr. César Díaz-Carrera, "en estados de satisfacción, el timo -una glándula situada entre el esternón y el corazón- fabrica más timina, uno de los componentes que contienen los fármacos antidepresivos y que además nos hace resistentes contra las enfermedades".
Como verán los beneficios son enormes, así que a sonreír más
Cariños y sonrisas
Irene 

martes, 17 de marzo de 2015

LA IMPORTANCIA INTELCTUAL DE LA RISA

El buen humor, mientras dura, favorece la capacidad de pensar con flexibilidad y con mayor complejidad, haciendo que resulte más fácil encontrar soluciones a los problemas, ya sean intelectuales o interpersonales.
Esto nos que una forma de ayudar a alguien a analizar un problema es contarle un chiste.                        
La risa nos ayuda a pensar con mayor amplitud y a asociar más libremente, notando  soluciones que de otro modo podrían habérsenos escapado: una habilidad mental importante no sólo para la creatividad, sino para reconocer relaciones complejas y para prever las consecuencias de una decisión
determinada.                                               
Los beneficios intelectuales de una buena carcajada son más sorprendentes cuando se trata de resolver un problema que requiere una solución creativa.                
Un estudio descubrió que las personas que acababan de ver por televisión un video de bloopers resolvieron mejor un rompecabezas que los psicólogos utilizan hace tiempo para evaluar el pensamiento creativo. En la prueba se da a las personas una vela, fósforos y una caja de chinches, y se les pide que sujeten la vela a una pared de corcho para que arda sin que la cera caiga al suelo. La mayor parte de las personas a las que se plantea este problema incurren en una 'rigidez funcional', y piensan en utilizar los objetos de la forma más convencional. Pero aquellos que acababan de ver el video de los bloopers -comparados con otros que habían visto una película sobre un tema de matemáticas, o que habían trabajado en ellas- tuvieron más probabilidades de encontrar un uso alternativo para la caja de las chinches y así alcanzaron una solución creativa: con las chinches sujetaron la caja a la pared y la utilizaron como candelabro.                                               
Por lo tanto, ríanse serán mucho y serán más flexibles y creativos.
Cariños y sonrisas
Irene

sábado, 14 de marzo de 2015

SER SIEMPRE SINCERO CON RESPECTO A LO QUE ESTAMOS SINTIENDO

Werner Erhard dijo  una vez que 'lo que no se puede desahogar lo gobierna a uno'.
En general, la gente nota que estamos molestos por algo, o por el cotrario, si estamos contentos por elgo, en  forma casi"telepática", lo queramos o no, así que no  se nos ocurra querer engañar a nadie.
Además, el cuerpo nunca miente. Y si pretendemos que mienta, es muy dañino y doloroso para cuerpo.                                               
A la gente le da miedo decir algunas cosas porque cree que a lo mejor hiere a su interlocutor o se hiere a sí misma. Pero mucho más daño nos hacemos si no logramos desahogar lo que sea:
  • En primer lugar, nuestro cuerpo se resentirá si no nos desahogamos
  • en segundo lugar, nuestro interlocutor se sentirá confuso;
  • y en tercer lugar, nuestras relaciones se desbaratarán.
  • Al final, acabará descubriéndose la verdad y para entonces la desconfianza y la ira pueden haber aumentado tanto que las relaciones se malogren definitivamente
Para reafirmar este principio podemos empezar con este pensamiento: 'NO PASA NADA POR DECIR LA VERDAD Y CUANTO MÁS SINCERO SEA ACERCA DE MIS SENTI-MIENTOS, MEJOR ME SENTIRÉ Y MEJOR SE SENTIRÁN LOS DEMÁS'.
Cariños y sonrisas
Irene

viernes, 13 de marzo de 2015

COMO AMARGARNOS MEJOR LA VIDA


Hay unos principios que parece que nos gusta cumplir para amargarnos la vida. Si estamos en este plan,  aquí hay unos consejos para ser eficiente en esta tarea, paso a paso.
 1. CREARSE PROBLEMAS. Si no tenemos bastante con los propios, asumamos los de los demás. Hagamos de confesor en prácticas, pero no nos engañemos: esto es sólo una forma de huir de la realidad y de nosotros mismos. Llenemos nuestra vida de complicaciones reales o ficticias, y procuremos darle mucha importancia a los sucesos negativos.    
2. SIEMPRE TENEMOS LA RAZÓN. Amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende. Para hacerlo pensemos que todo es blanco o negro y que sólo existe una verdad absoluta: la nuestra. Rechacemos por norma lo que nos digan los demás, incluso cuando nos puedan aportar algo positivo.
3. VIVAMOS LA OBSESIÓN. Elijamos algo que se nos haya quedado marcado, y lo repetimos en nuestra mente una y otra vez, hasta que sólo vivamos para pensar en eso. Es genial para esconder la cabeza ante las dificultades diarias.
4. PENSEMOS SÓLO EN EL FUTURO. Aplacemos los placeres y la alegría pensando que en el futuro todo irá mejor. Por supuesto, hasta ese momento no deberemos disfrutar en absoluto. Conformémonos con lo malo conocido y no probemos lo bueno por conocer. Torturémonos pensando en todo lo malo que nos podría ocurrir dentro de unos años.
5. NUNCA NOS PERDONEMOS. Si es difícil perdonar a los demás, perdonarse a uno mismo es mucho más complicado, así que no nos esforcemos en conseguirlo. Llegaremos a un punto en el que tan sólo sentiremos autocompasión. Pensemos que somos los únicos responsables de lo que nos ocurre, y jamás creamos que hay situaciones que pueden escapar a nuestro control.
Pongan estas recomendaciones en práctica y lograran ser unos amargados , con seguridad!!!!!
Cariños y sonrisas
Irene

miércoles, 11 de marzo de 2015

LA CULPA Y EL PERDON EN EL PROCESO DE SANARSE

Ayer hablábamos de la culpa  en nuestra civilización, pero echar la culpa solo a la religión judeo-cristiana sería una salida muy simplista, puesto que el sentimiento de culpa ataca a todo ser humano independientemente de su cultura.
La culpa puede darse sin haber tenido una educación religiosa, y es mediante humillaciones, prejuicios, contextos donde hay ausencia de libertad, donde no se fomenta la autonomía ni se valora la independencia y donde hay maltrato psicológico  donde se va gestando y alimentando.
Ya dijimos que el sentimiento de culpa tóxica surge como mecanismo de defensa por el miedo al abandono por no ser lo suficientemente buenos.
Veamos los puntos claves para combatir el sentimiento de culpa:
1.- Trabajar la autoestima y las emociones  de manera que logremos una nueva manera de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro entorno.
 2.- Perdonar, para liberarnos a nosotros mismos de esa energía autodestructiva de resentimiento, y renunciar al papel de víctima.
En determinados agravios tratar de entender porque el otro ha actuado así, ayuda a perdonar y en otros  casos más dañinos e injustificables es a través de una relación terapéutica; transmitiendo la necesidad de “soltar” esa relación para construir un nuevo camino siendo libres.
Y por último:

3.- Recuperar el control de nuestra vida, nuestros actos, en definitiva reencontrarnos con nuestro poder es, también,  un factor decisivo para combatir el sentimiento de culpa.
Cariños y sonrisas
Irene












 























martes, 10 de marzo de 2015

LA CULPA EN NUESTRA CULTURA

 ¿Qué entendemos por culpa?
Primero decir que es el sentimiento más destructivo y paralizante que experimentamos los seres humanos-
Según la real academia española hay varias concepciones sobre el concepto de culpa y para psicología  se usa:
Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado.
En nuestra cultura judeo cristiana la culpa es muy importante ,a pesar de que el concepto de"felci . Está  relacionado con el pecado original, todos nacemos ya “culpables”.
1.- Y esta  es una información que absorbemos como una esponja desde que  somos niños, no la entendemos pero la almacenamos, por eso es tan  importante, cuando somos adultos, sacar a la luz y re-pensar sobre todo aquello que tenemos guardado y que va conectado a sentimientos tan destructivos como el de la culpa.
2.- es la emoción que lleva en si un acto que no solo es verbal  sino que también físico ya que la localizamos, la anclamos en el corazón, el órgano mas relacionado con las emociones en el ser humano, donde también se encuentra el amor, pero en el caso de la culpa sólo encontramos miedo, tristeza y rabia. Es un anclaje tóxico.
3.- Como la culpa nos viene desde el nacimiento y esto ya nos deja indefensos y a la espera de una defensa externa para obtener un perdón que no podemos controlar. Lo que nos  produce un gran miedo que no nos acepten, que no nos quieran, que nos abandonen porque "no somos lo suficientemente buenos"
Pero, en estos momentos está cambiando  lentamente, ya no se habla de las "llamas del infierno" y vamos evolucionando a la cultura del perdón y la misericordia. 
Por lo que hay que trabajar el amor a nosotros mismos, el perdonar y perdonarse, con compasión y mucho amor.
Cariños y sonrisas
Irene

sábado, 7 de marzo de 2015

COMO HACER PARA QUE UN DIA (O UNA VIDA) MUY ATAREADO NO NOS VUELVA LOCOS

Si somos  personas muy ocupadas  (y aún si no lo somos tanto) y las tareas hace que nuestros días sean agobiantes desde primera hora, un truco sería realizar un organigrama la noche anterior. Empezar con lo urgente e impostergable.
Dediquemos unos minutos a apuntar en un papel cual serán las tareas a realizar al día siguiente, el tiempo que necesitaremos y el orden en que las realizaremos.
Utilicemos agenda para consultar y apuntar.
Como siempre, habrá  que mezclar tareas laborales y académicas o sociales con otras facetas (compras, médicos, etc.)
Si dedicamos ese ratito a organizar el día siguiente, cuando nos levantemos por la mañana será un trabajo anticipado y sólo tendremos que releer el listado de tareas y seguirlo tal cual a lo largo del día
Así evitamos agobios y apuros innecesarias!
Pero, recordemos que no siempre todo sale según lo previsto, tendremos que tener capacidad para reorganizarnos sobre la marcha y flexibilidad para no frustrarnos.
También nuestra mente queda liberada, al no tener que retener información y temas pendientes.
El estrés que provoca el miedo a olvidarnos  algo es contraproducente y nos arruinará el día.
Vistazos de vez en cuando a las tareas pendientes nos harán estar más tranquil@s, relajad@s y organizad@s
Deseando que a partir de hoy vivan más relajados, cariños y sonrisas
Irene

viernes, 6 de marzo de 2015

COMENZAR EL DIA CON BUEN ÁNIMO

Comienza un nuevo día y depende de nuestra actitud si se convertirá en un día maravilloso o en uno de horror, uno de esos días en los que piensas que hubiera sido mejor no levantarse de la cama.
Para que esto último no ocurra, hablemos de que debemos hacer para que sea un buen día::
1.- Para levantarse de la cama con una actitud positiva hacia los demás.

El sueño tras la llamada del despertador, para la mayoría de los mortales,  es un estímulo depresor que poco a poco va desapareciendo a medida que vamos despertando.
El cuerpo necesita al menos media hora para activarse de nuevo y estar lúcido.
Dediquemos esa media hora a las rutinas mañaneras (ducharse, desayunar, etc.)
Cuando terminemos, nuestro cuerpo ya ha despertado y es el momento de conversar con quien viva con nosotros. Antes supondría un gran esfuerzo y seguramente nos pondríamos de mal humor ante la petición de otra persona o ante preguntas que no estamos en disposición de responder o de analizar recién despertados.
Media hora después ya podremos interactuar correctamente. Esto también es un truco para comenzar la jornada de buen humor y no disgustado por la primera discusión del día. Démonos un tiempo de reacción e informemos a los demás de la necesidad de tomártelo, así no habrá exigencias ni preguntas ni peticiones de buena mañana.
Si somos de los que no pueden hablar recién levantados, digan que están en "no disponibles" por un rato, que no pregunten nada ni intenten conversar y verán como mejoran las relaciones.
Cariños y sonrisas
Irene


 

miércoles, 4 de marzo de 2015

UNA CARA AMISTOSA, AGRADABLE, SIEMPRE NOS ES BENEFICIOSA


Esto es particularmente cierto en las situaciones difíciles, como por ejemplo, durante una entrevista de trabajo: una persona sonriente y relajada indica confianza y capacidad para hacer frente a situaciones estresantes.
Esto también será de beneficio en nuestras profesiones, en la construcción de relaciones saludables con nuestros compañeros y nuestros empleadores.
Cómo sonreír y reír más a menudo
Hay maneras sencillas de incorporar más sonrisas en nuestras vidas:
1.Sonrian y rían más a menudo
Vuelvo a repetirles: el cerebro no sabe diferenciar entre una sonrisa falsa y una real.
Reír más a menudo no sólo nos hará sentir mejor, sino que también nos hará más propensos a sonreír y reír de manera más espontánea.
2.Ver películas, leer libros o ver programas de televisión divertidos.
Esta es una excelente manera de inyectar algo de humor instantáneo en nuestras vidas. Al evitar programas, películas  o libros negativos, también podemos obtener una visión más positiva y alegre sobre la vida,  lo cual nos brindará más oportunidades para reinos.
3.Pasar más tiempo con amigos y familiares que nos hacen sentir bien.
Rodearnos de personas amantes de la diversión, optimistas y felices sacará a relucir nuestro su lado positivo; nos contagiaremos con su alegría y positivismo de manera inconsciente y terminaremos por imitar sus patrones de comportamiento.
4.Encontrar cosas que nos hagan sonreír.
Una vez que comenzamos, de manera consciente, a buscar todas las cosas que son divertidas y edificantes, estaremos más en sintonía con ellas y más dispuestos a participar en momentos de carcajadas espontáneas.
Busquen situaciones para reírse o por lo menos sonreír!!
Cariños y sonrisas
Irene

lunes, 2 de marzo de 2015

MAS SOBRE LA UTILIDAD DE REIR


Reír expande los pulmones, estira y relaja los músculos del cuerpo y estimula la autocuración normal de nuestro cuerpo.
Esto ejercita el cuerpo, repone el oxígeno de las células y nos permite obtener todos los beneficios de ejercitar el cuerpo.
Una buena carcajada puede ayudar a liberar emociones, especialmente las emociones que tendemos a mantener reprimidas en nuestro interior.
Todo se ve mejor después de una buena risa y la vida se logra ver desde una perspectiva más positiva.
Reír y sonreír tiene implicaciones sociales positivas. La sonrisa es una expresión atractiva con más probabilidades de atraer a la gente hacia nosotros en lugar de repelerlos.
Sonreír nos hace parecer más accesibles. L
a interacción con otras personas se hace más fácil y más agradable cuando se comparten sonrisas y risas, y estas conductas son contagiosas.
Los demás también se sentirán mejor y esto a su vez tendrá un efecto positivo en nuestro bienestar.
Aprendamos a reír más!!
Cariños y sonrisas
Irene

domingo, 1 de marzo de 2015

BENEFICIO FÍSICO Y NO CONSCIENTE QUE NOS TRAE EL HECHO DE SONREÍR:

Ya hemos hablado de este tema, del beneficio físico de sonreír, pero hoy queremos explicarlo un poco más:
Reír y sonreír tiene un efecto positivo en nuestro bienestar, pero a medida que pasamos de niños a adultos, generalmente vamos perdiendo la costumbre de practicar estas conductas.
Un buen ejemplo de esto lo podemos ver en un parque infantil: a menudo vemos a los niños corriendo y riendo mientras disfrutan el momento, por otro lado los padres que se sientan alrededor, llenos de las tensiones de la vida moderna, apenas sonriendo de vez en cuando para romper sus graves expresiones faciales.
Los adultos podemos beneficiarnos si copiamos de la actitud de los niños y hacemos más espacio en la vida para reír y sonreír.
No me voy a cansar de repetir que investigaciones científicas han demostrado que reír y sonreír proporcionan una serie de beneficios para todas las áreas de nuestra vida. Cuando reímos y sonreímos, se producen una serie de cambios fisiológicos en el cuerpo, usualmente, sin que estemos consciente de que esto ocurra.
Neurotransmisores llamados endorfinas que liberamos cuando sonreímos.
Estos neurotransmisores son activados por los movimientos de los músculos de la cara, los cuales son interpretados por el cerebro, que a su vez libera estas sustancias químicas. Las endorfinas son responsables de hacernos sentir felices, y también de ayudamos a bajar los niveles de estrés. Inclusive fingir la risa o una sonrisa funciona ya que el cerebro no distingue entre lo real o lo falso e interpreta la posición de los músculos de la cara de la misma manera. Esto se conoce como la hipótesis de la retroalimentación facial.
Mientras más se estimula el cerebro para liberar esta sustancia química más nos sentimos felices, relajados y menos estresados.
Las endorfinas también actúan como analgésicos naturales del cuerpo.
Para los que sufren de dolor crónico, reír y sonreír puede ser un eficaz tratamiento.
A medida que se incrementan las endorfinas, se reduce el cortisol, la hormona del estrés.
El cortisol es más activo cuando nos sentimos estresados ​​o ansiosos y contribuye a los sentimientos desagradables que experimentamos. Bajando los niveles de cortisol podemos reducir estos sentimientos negativos.
Sonriamos y seremos más felices y haremos más felices a los que nos rodean
Cariños y sonrisas
Irene