APRENDER A SONREIR, AUNQUE SEA SIN GANAS

La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima.
Cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, aunque lo hagamos a la fuerza, nuestro cerebro lo entiende como una señal que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva.
Entonces, se produce un círculo virtuoso, sonreímos y mejoramos y al rato sonreímos con ganas y sentimos que todo está mejor.
Dicen que una sonrisa cuesta menos que la electricidad, pero que da más luz.
Además, con cada sonrisa sembramos una esperanza.
Dicen que el hombre llega a ser sabio cuando aprende a reír de si mismo.
Riamos, riamos alegremente… y el mundo reirá con nosotros.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO