lunes, 31 de enero de 2011

La culpa, alcance, repercusiones

Buen día! Estuve pensando respecto a lo que hemos leído estos dos días sobre el perdón y pensé que sería bueno verlo hoy desde el otro lado, desde la culpa y encontré este artículo de Carlos Mora Vanegas que es Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)  pero, como es un poco largo y no quiero que se aburran, lo voy a subir en dos partes:
"La culpa es frecuentemente la respuesta adecuada ha algo que se ha hecho mal, pero el castigo impide el desarrollo de la conciencia. - Nancy Samalin.
Todos hemos afrontado la culpa y ya habremos aprendido lo que ello ha generado en nuestras emociones, sentimientos, conductas, ya habremos ahondado en lo que ha significado en nuestro crecimiento personal, comportamiento. Habremos evaluado y experimentado su alcance.
Cada uno de nosotros como se sabe y así comentan quienes les interesa el tema que todos tenemos nuestro código personal que vamos alimentando, evaluado a través de nuestro crecimiento, acciones, este código es el conjunto de normas que organizan nuestro comportamiento. Esas normas pueden enunciarse, por ejemplo, como” no frustrarás a los otros “,” no dañaras a tus padres”. Una vez que el contenido del código se estableció un proceso largo que se realiza a través de los años, empieza a funcionar un sistema que garantiza su cumplimiento.
Este sistema que se “llama el guardián del código” hace que cada vez que uno transgrede una norma o alguna de las pautas del código, se encienda una señal informando que el código se ha transgredido. Se trata de una suerte de avisador interno que cumple funciones de autoinculpación con el consiguiente malestar.
Desde luego, la culpa se manifiesta cuando originamos una situación que desequilibra a otra persona, nos desequilibra, causa afectaciones muchas veces físicas, psíquicas negativas, pero que también de ella se pueden tomar acciones para adentrarnos el por qué de su manifestación, en que fallamos, en que no estamos atento para que se presente y origine conflictos a otros y a nosotros mismos.
Por tanto no nos sorprende que se comente, que la culpa en sus muchas variantes ha sido en general mal vista, pero los psicólogos siguen encontrando evidencia de su utilidad. Tener demasiado, poca culpa, es malo: se ve claramente en los sociópatas que no sienten remordimiento, pero también en los niños que pegan y quitan los juguetes a sus compañeros de jardín".
Esto es respecto a que la culpa y la ansiedad generan el deseo de reparar al que se le ha producido el daño.
Mañana seguimos ya que el tema da para mucho. Amor - Odio, culpa y reparación es un proceso cotidiano, que se da a cada rato. Piénselo y verán que es cierto.
Que pasen un día precioso y nos vemos mañana
Cariños y sonrisas
Irene 

domingo, 30 de enero de 2011

Dejar de castigarse: perdonarse a sí mismo!

Lo prometido es deuda, ayer dije, a raiz de un pedido que me hicieron, que iba a subir un artículo sobre el perdón a si mismo. Aquí va!
De todos modos, voy a insistir sobre este tema, ya que cuando no logramos perdonarnos, parece que vivieramos la vida detrás de una cortina oscura.
" Si no tienes todo lo que deseas es porque no te lo das tú a ti mismo.
y ¿Por qué no te lo das? porque aún te sigues castigando por los errores del pasado o por no ser lo que otros quisieran que fueras.
Piensa esto: tú hoy tienes lo que te das a ti mismo ¿es muy poco?´pues eso es lo que te das, lo que tú crees que te mereces. Claro, esto es inconsciente, según te daría todo, pero no es así, la verdad es que eres mezquino contigo mismo.
Tienes lo que te das a ti mismo, pero ¿qué es? ¿castigo o recompensa?
Eres como un padre para ti mismo, así que pregúntate: ¿qué tipo de padre eres para ti mismo? ¿severo o generoso? ¿comprensivo y compasivo? o ¿cruel y castigador?
Conciencia = Perdón
Sólo puedes perdonarte cuando eres conciente de ti mismo. El perdón sólo es posible en las alturas de la conciencia.
Trata de no descender al valle de la muerte (inconciencia) manténte en la cumbre, en la Conciencia Y RECUERDA:
¡ERES CON LOS DEMÁS COMO ERES CONTIGO MISMO, COMO TRATAS, TE TRATAS!"
Trátense bien, amense mucho que no es falta de humildad, ya que aquel que no sea ama a si mismo no puede amar a los demás, no sabe como hacerlo.
Que tengan linda tarde de domingo
Con mucho amor, cariños y sonrisas
Irene

sábado, 29 de enero de 2011

Perdonar para vivir


Hola! buenas noches! Cómo están. Yo estoy muerta de sueño (anoche dormí poquísimo) pero no podía irme a dormir sin comunicarme con ustedes.
Hoy seguiremos hablando del perdón, en relación a nuestra sanidad mental, pero también en relación a la madurez emocional.
Cuando hablamos de salud, normalmente pensamos en la salud física, sin darnos cuenta que ésta depende mucho de nuestra salud mental. El cuerpo es el espejo de lo que acontece en nuestra mente, y todos nuestros pensamientos van a incidir en nuestra salud física manifestándose en algún malestar o enfermedad.
"Uno de los elementos más importantes para mantenernos sanos, es el saber perdonar. El no perdonar, o no pedir perdón, es una carga que llevamos con nosotros a todos lados y que nos corroe por dentro. El PERDÓN ES SINÓNIMO DE LIBERACIÓN.
Muchas veces el perdonar no nos es fácil, pero si es necesario. Todo empieza cuando sentimos que alguien allegado a nosotros hiere nuestros sentimientos. Naturalmente nos alejamos de esa persona, o tratamos de vengarnos de alguna manera, y así, cada vez que pensamos en ella, la recordamos junto con la ofensa, despertándose en nosotros un sentimiento de rencor. Y lo que pasó una vez, sigue pasando en nuestra mente cada vez que revivimos el hecho, haciéndose una programación negativa acerca de esta persona que nos ocasiona un sentimiento también negativo donde perdemos la armonía con nosotros mismos, ya que los pensamientos que se forman con palabras tienen un efecto bioquímico en el organismo, y por lo tanto esa ofensa nos está dañando cada vez más, física y mentalmente. Analicemos el momento de la ofensa, quizás hubo un malentendido o en realidad nos lastimaron, pero no debemos permitir que esa persona que nos lastimó tenga el poder sobre nuestros pensamientos y siga dañándonos más, pues el mayor problema somos nosotros que no podemos, o no queremos cambiar nuestra forma de pensar. Si el rencor lo único que nos proporciona es hacer la herida más dolorosa y profunda, ¿para qué nos sirve? Si encuentras una respuesta positiva para ti y tu estado anímico, continúa así, sino, trata ya de cambiar tu diálogo interno acerca del hecho y la persona que lo hizo, y al hacerlo respira profundamente y velo como algo que ya pasó y que el presente es distinto.
Perdonar quiere decir olvidar la sensación de ofensa o dolor que nos provocó el hecho, no el hecho mismo, pues para eso tendríamos que sufrir de amnesia y eso no sería conveniente pues todo lo que vivimos es un aprendizaje.
Perdonar significa también entender que cada persona reacciona diferente ante un mismo hecho, ya que somos diferentes. Joan Borysenko dice: PERDÓN SIGNIFICA ACEPTAR EL NÚCLEO DE CADA SER HUMANO, LO MISMO QUE A TI MISMO, Y DARLES EL REGALO DE NO JUZGARLOS. Para lograr lo anterior se necesita un gran valor y una alta autoestima".
Si aprendemos a perdonar creceremos como seres humanos y veremos la vida por el lado positivo con más tranquilidad y libres de cargas negativas innecesarias. Todo lo que nos rodea nos parecerá más ameno e interesante. Y recordar que nosotros no terminamos donde termina nuestra piel, sino que vamos más allá de ella.
Buenas noches, que duerman bien. Hasta mañana!
Cariños y sonrisas
Irene



viernes, 28 de enero de 2011

Perdonar es quitar la carga emocional al recuerdo

Buenas Noches! Espero que hayan pasado un día magnífico y que mañana lo sea más!

Hoy vamos a empezar una serie de artículos sobre el perdón, que yo encuentro importantísimo en nuestras vidas, ya que al recordar lo que "nos han hecho" lo único que hacemos es volver a vivir el dolor que nos causó:
"Cuando ustedes encuentran imposible perdonar a otro, permanecen energéticamente conectado a esa persona. Por lo tanto, están permitiendo que el dolor, el abuso y el trauma permanezcan con ustedes. Esto es una elección. El perdón no es algo que ustedes pueden o no pueden hacer. Es simplemente un asunto de elegir cambiar sus pensamientos, creencias e ideas acerca de una situación en particular o de una persona en su vida.
No se que hayas hecho en el pasado, que en el presenta te causa "dolor". Pero hay algunas verdades para considerar.
1. Hayas hecho lo que hayas hecho no se puede regresar al pasado para cambiarlo.
2. El nivel de conciencia cuando cometiste el "error" es diferente al que tienes el día de hoy, por eso es que te das cuenta que estuvo mal por un crecimiento de conciencia. Si no hubieras crecido, ni te pasaría por la mente que te equivocaste.
3. El pasado no existe, solo vive en tu mente con la energía que tu le das para que este presente en tu vida el día de hoy.
4. Por lo anterior traes el pasado al presente con la misma emoción y energía que tenía en el momento de los sucesos, como si hubieran sucedido hoy (que horror ¿no?) es como si siguieras conectada a través del tiempo energéticamente.
Por eso es que el tiempo no lo cura (y a veces se incrementa).
5. Hay una buena noticia: Tu nuevo nivel de conciencia te dice que "eso" estuvo mal, nivel que no tenías cuando hiciste lo que hayas hecho. En este nuevo nivel de conciencia el "dolor" del "error" te pide que hagas algo. Esto significa liberarlo, para que fluya.
6. Del punto anterior se desprende que martirizarte por lo pasado no tiene sentido. Si puedes hacer algo hoy como remediar el daño, pedir perdón, perdonarte tú, etc... sería una decisión y acción de alto nivel vibracional.
7. Perdonar no significa olvidar, puesto que la vivencia esta registrada en tu mente. Perdonar significa quitarle la carga emocional del recuerdo, quitarle el dolor".
Por favor, aprendan a perdonar, no por el otro, sino por ustedes mismos, para estar mejor, para ser más felices.
Qué duerman bien y "sueñen con los angelitos"
Cariños y sonrisas
Irene

jueves, 27 de enero de 2011

INDICADORES DE LA MADUREZ DE LA PERSONALIDAD

Buen Día! Cómo están? Arriba el ánimo: que tengan un maravillosos día!
Hoy hablaremos de la madurez necesaria para tener una vida plena, serena, más feliz y de las las claves para iniciar el proceso de encontrar la serenidad ante las dificultades de la vida, que para mi es el sínonimo más acertado del concepto “ecuanimidad”. Encontré este artículo, que comenta al psiquistra español, Rojas, del cual ya hemos hablado:
"En primer lugar, un indicador importante es el haber prosperado con un cierto modelo de identidad, y es que según el Dr. en nuestra época carecemos de modelos, pues los que tenemos proceden de programas televisivos de personas carentes de ética, o de modelos de pasarela que carecen de fondo alguno.
Otro indicador importante de madurez es el conocerse a sí mismo, que implica aceptación y con ella, no pedirse más de lo uno puede llegar a dar de sí mismo. Según él mismo comenta, muchos pacientes adultos a los que se les hace la pregunta ¿Cómo te defines?, no sabe que responder lo que en sí considera ya un indicativo de falta de madurez. Y yo te pregunto: ¿Tú ya sabés quien eres?
Otro indicador es el equilibrio psicológico; haber encontrado el equilibrio entre lo emocional y lo racional. Como ejemplo de persona que no ha encontrado este equilibro pone a personas hiperafectivas, patológicamente hipersensibles, con cierto grado de neurosis que sufren innecesariamente por cosas que en situación de equilibrio no llevarían al sufrimiento. Al otro lado, se encuentran las personas que carece de emociones o consciencia de ellas. En ambos casos nos encontramos habitualmente con este tipo de seres humanos que manifiestan con su conducta una realidad de inmadurez emocional.
También es indicador, tener un proyecto personal. Expone que “La vida es muy larga y uno ha visto caer muchas torres fuertes y sólidas” y que para evitar esto hay que “anticipar” y estar preparados en todo momento para una revisión de nuestros errores en los campos interrelacionados del amor, trabajo y cultura. Para desarrollar el proyecto personal es inteligente incluir el amor (básico el amor hacia nosotros mismos). Ya hemos visto como la ausencia de autoamor y de amor ajeno, puede producir graves involuciones en los seres humanos. El trabajo como forma de autorealización (no de alienación), tiene un altísimo potencial para darle un fuerte sentido a nuestra vida, sintiendonos útiles a nosotros mismos, y a otros. La cultura, porque necesitamos información adecuada para satisfacer nuestras necesidades de formación, información y recreo, para sobrevivir en una mínima situación de equilibrio.
Mas indicadores: Disponer de una filosofía de vida propia, elegida por nosotros mismos, siendo capaces de detectar y decir no a la interiorización de filosofias de vida sociales que pretenden manipular al individuo, haciendole creer hábilmente que la filosofia de vida con la que ha sido programado.. es realmente suya. El autor insiste por ejemplo es no aceptar los valores hedonistas (defender lo propio, el ego, el placer sin limite alguno, pasando por encima de quién sea) y con él, el consumismo, donde el placer se obtiene de las cosas, que pasan por encima de las personas dentro de un marco de total permisividad (que se está sustituyendo hábilmente con el concepto tolerancia, que tanto daño está haciendo, mal utiliizado), donde TODO VALE.
Un indicador curioso es la naturalidad, una persona que no necesita APARENTAR lo que no es, porque se conoce y se acepta integramente, que es la base de la seguridad en uno mismo y por tanto de la claridad de objetivos.
Otro indicador es el autocontrol . El asumir que para crecer debemos aceptar ciertos grados de autodisciplina.
Precisamente apunta el Dr Rojas, que en una sociedad donde TODO VALE, es fácil aceptar la tentación de no autolimitarse de manera alguna, en este estado de programación social que vivimos, los seres humanos, que creen que no es necesario autocontrolarse, no pueden conseguir objetivos, con su propio esfuerzo, sin aprovecharse del esfuerzo ajeno, por ejemplo.
La temporalidad es otro indicador. En palabras del autor,” Una persona madura vive instalada en el presente, tiene asumido el pasado y vive empapada de porvenir. Y yo pregunto: ¿Cuántos de nosotros vivimos en el pasado o paralizados por el miedo al futuro?
Un indicador más: hacerse responsables desde nuestra libertad de elección, de encauzar nuestra vida en la dirección que elijamos como en seguirla con perseverancia y con la suficiente humildad (que aquí es inteligencia) para aprender las lecciones que la vida quiera darnos Para aceptar una responsabilidad, hace falta tener las ideas claras, por ello es importante aprender a seleccionar los propios valores, y distinguirlos de los valores interiorizados.
Una clave más para indicar una madurez emocional es la habilidad para convivir con otros seres humanos. Una personas que sabe convivir, sabe empatizar con el otro, desdramatizar los problemas, ceder cuando es necesario, escuchar activamente, asumir que todos, y el/ella TAMBIÉN tienen problemas de percepción.
Otro buen indicador, es el de tener sentido del humor, que nos dota de recursos que nos permiten romper con ciertas absurdidades de la vida social, que con otra forma de percepción, destruiría nuestro equilibro y con ello nuestro equilibrio psicológico. Al respecto me remito a los estudios de Martin Seligman sobre el estado de felicidad y sus consecuencias en la vida de los seres humanos.
Apunta el Dr.Rojas, al final de su texto “Hoy se ha producido en el mundo moderno una socialización de la inmadurez y nos encontramos con masas de población adulta convertida en adolescente”. Y es curioso, porque siempre he creído que conozco mucha gente con el porte de ser “personas mayores”, “adultas”, “responsables”, pero que cuando escarbo un poco me encuentro con seres indefensos, infantiles, temerosos, inseguros.. y esto con bastante frecuencia. Y parece ser, que este seres, son los que están dirigiendo los destinos de nuestras vidas, a veces situados en puestos claves".
Teniendo en cuenta estos parámetros de madurez emocional, hagamos lo que esté en nuestras manos para inculcárselos a nuestros hijos.
Muchos cariños y sonrisas
Irene


miércoles, 26 de enero de 2011

Con la esperanza viene una actitud positiva.

Hola! Hoy es un muy buen día para vivir. ¿Por qué? Por nada en especial, pero, agradecer que uno está vivo ya es suficiente para considerar que es un buen día!
Sigo con el tema del optimismo, les traigo la continuación del artículo de ayer, que hablaba de la postura de un enfermo de cáncer:OPTIMISMO hace que las personas tengas más posibilidades de éxito.
OPTIMISMO te hace sentir que tú tienes el control.
OPTIMISMO estimula tu sistema inmunológico.
Los optimistas tienden a ser más estructurados
OPTIMISTAS se adhieren a los regímenes, a los programas con más frecuencia que otras personas.
Los optimistas, cuando las cosas van mal son menos propensos a abandonar.
OPTIMISTAS buscan las lecciones que pueden extraer de las situaciones vividas.Los optimistas son más resistentes y persistentes.
Los optimistas ven RETOS frente a los problemas.
Los optimistas se rodean de otras personas, reducen el estrés personal y estimulan el sistema inmunológico.
Los optimistas se ponen en una mejor posición para conseguir un buen apoyo social, el estimulo y la retroalimentación. Son más propensos a ser conscientes si las cosas van mal.
Las personas optimistas se conforman con opciones realistas y luchan por lo que quieren lograr.
RECUERDA, los optimistas no solo tienen ese sentimiento sino que también tienen la responsabilidad de aplicar esto a sus vidas, a sus pensamientos, actitudes y lo llevan a la acción.
El humor te puede ayudar a dispersar las situaciones. Ramón utilizo mucho esta estrategia para hacerle frente a su pérdida de cabello por la quimioterapia. Una vez un psicólogo en el hospital fue tan tonto que le pregunto si estaba preocupado por su sexualidad y sobre su relación con su mujer después de que tuvo una cirugía mayor. Su anécdota fue tan graciosa que todavía me hace reír! (lamentablemente no puedo transcribir todo lo que él dijo en este articulo, pero realmente fue muy gracioso).
EL HUMOR te hace reír y te ayuda a poner las cosas en otra perspectiva.
EL HUMOR es curativo.
EL HUMOR es más fácil de conseguir que el apoyo de otras a quejarse.
EL HUMOR anima a la gente a que quiera estar más cerca de ti.
Trata de reírte y estar ansioso al mismo tiempo, es IMPOSIBLE!"
Cariños, sonrisas y buenas vibras
Irene

martes, 25 de enero de 2011

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

Hola! buenas tardes!
Espero que esten muy bien y muy esperanzados en el porvenir, ya que el sentimiento de la esperanza puede abrir la mente de cada persona para considerar una amplia gama de posibilidades.
Hoy vamos a ver un caso que me impresionó mucho, que tiene que ver con el humor y la esperanza 
Es sobre como la gente se siente cuando le diagnostican una enfermedad grave como el cáncer.
"Te voy a contar la historia de un amigo mío que tuvo que pasar por esta situación, un día recibió esta desbastadora noticia hace algunos años atrás. El murió un tiempo después, a sus cuarenta años. Me referiré sobre él como Ramón.
Recuerdo como me sentía cuando fui a verlo por primera vez después de que me enterara de que tenia Cáncer, fui a la casa después de recibir esa noticia, estaba triste, enojada, decepcionada y ansiosa por verlo. No podía imaginar como estaría él para hacerle frente a lo que me parecía que era una situación difícil de manejar.
Soy consciente de lo que vi fue solo la manera de cómo él trataba de hacerle frente, y que su familia haya sido también capaz de crear una imagen muy diferente. Ramón me puso en mi lugar, uno de los primeros comentarios que hizo fue que vio toda esta situación como una oportunidad para darle un vistazo a como él estaba viviendo y realizar los cambios que sean necesarios para tener una mejor calidad de vida.
Ramón tomo una gran actitud de vida, adquirir RESPONSABILIDAD PERSONAL para descubrir toda la información sobre su cáncer, las opciones de su tratamiento y las consecuencias de esas opciones en particular. El sabia que en ese momento lo que podía ser aceptable para él y cuanto tiempo iba a resistir, era crucial para su evolución. Esta fue una decisión muy personal. Pensó acerca de cómo su trabajo se ajustaba a sus VALORES PERSONALES y como afectaba sus niveles de estrés, la vida familiar y hablo con su esposa de cuáles eran los cambios posibles que se podrían realizar y en que plazos los debían implementar. Tuvieron en cuenta los métodos de cocción de los alimentos, su valor nutritivo, cocinar con diferentes estilos y mejores tipos de ollas. Ramón dijo que le habían otorgado una nueva OPORTUNIDAD de hacer las cosas de manera diferente, su diagnostico se había transformado en un aspecto positivo para que el siga teniendo un propósito en la vida.
Él iba a vivir todo el tiempo que le sea posible, con la calidad de vida que el podía tener y tratar de optimizar el tiempo que le quedaba en torno a sus hijos. Tenía metas y por lo tanto era necesario que planifique con anticipación todo lo que quería hacer para aumentar sus posibilidades de progreso.
Ramón cada día que pasaba experimentaba un aumento en la valoración de lo que tenía en la vida y por lo que la mayoría de nosotros damos por sentado que son importantes. Las pequeñas cosas se volvieron cada vez más importante para él, en vez de hacer caso omiso de ello. El gano sobre todas esas cosas materiales, la amistad de las personas que el quería, le dedicaba gran parte del día. Las cosas sencillas le daban mucho placer."
Por favor, traten traten de buscar los aspectos divertidos de las situaciones en las que viven. La música, la lectura, la comedia, todo puede contribuir para que eleves tu espíritu.

Aprendan a dejar las cosas negativas en tu camino, elijan la risa y el humor que harán el camino más feliz.
cariños y sonrisas
Irene


lunes, 24 de enero de 2011

La felicidad como proyecto de vida - 2° parte


Buen día, cómo están?
Hoy les traigo la segunda parte de "La felcidad como prooyecto de vida, que me pareció más injtereante y f{acil de leer que la primera. Y realmente es muy interesante hacerlo porque tiene muy buenas enseñanzas:
"Hoy, para mucha gente la felicidad ha quedado reducida a tres cosas: bienestar, nivel de vida y seguridad. Cada una de ellas tiene su propio perímetro. El bienestar por sí mismo no da la felicidad: tener lo suficiente es una rampa de salida, positiva, adecuada, pero ahí no está la clave. El nivel de vida tiene un valor indudable, pero es mucha la gente que con esta premisa cubierta no es feliz. La seguridad en la existencia humana siempre es relativa y uno está a merced de los vientos exteriores que pueden cambiar las condiciones personales y un golpe negativo de fortuna le da un vuelco a la vida propia, en cuestión de horas.

¿En qué consiste entonces la felicidad? ¿Donde está la piedra filosofal para encontrar el camino adecuado? En hacer algo que merezca la pena con la propia vida, algo grande y positivo, de acuerdo con las posibilidades de cada uno. En una palabra: una vida lograda; sacarle el máximo partido estrujando sus principales argumentos.
La ilusión constituye la dimensión esencial del porvenir. Nos pasamos la vida pensando en el día de mañana. Esa es la vertiente más fértil de la existencia. Vivir es adelantarse, proyectarse, desvivirse, paladear la sinfonía de sabores que la habitan en la vida como proyecto… Trazar una cartografía de objetivos a corto y largo plazo. Pero teniendo claro que los tres grandes asuntos que atraviesan la biografía están impregnados de amor, trabajo y cultura. Esa trilogía esencial que, como un ritornello, recorre la existencia por caminos unas veces claros y otras serpenteantes, adentrándose en los entresijos de todo el ser humano. Tríptico deslizante que, como un río caudaloso, va regando las distintas parcelas de la geografía personal.
La ilusión de llegar a ser uno mismo. Tarea de artesanía, luchando a brazo partido por superar las mil y una dificultades que inevitablemente asomarán, aquí y allá, en esos avatares que irán incidiendo sobre ella. Un buen lema es: luchar por aspirar a lo excelente. Pretender lo mejor. Buscar valores que le den calidad a la vida, en medio de una sociedad como en la que estamos inmersos: repleta de avances científicos, con grandes progresos, pero que en lo humano se ha ido deteriorando de forma notarial.
Son tantas las vidas desorientadas que vemos en la actualidad, muchas vacías de verdaderos contenidos y otras perdidas. Hay pocas vidas ejemplares que sean mostradas en los medios de comunicación. Por el contrario, se ha multiplicado la exposición de vidas de famosos (no de personas con prestigio, que eso es otra cosa) siempre que estén rotas, partidas, troceadas. Pensemos en los programas basura de tantas televisiones: mucha gente toma esto como un pasatiempo, y se han multiplicado los medios para rebajar el nivel hasta puntos mínimos.
Por el contrario, la felicidad como proyecto significa tener un horizonte de metas y temas por los que uno lucha con tesón, con el alma, con la cabeza, aspirando a lo mejor
Para que el proyecto personal sea positivo debe tener las siguientes características:
1º) Que sea coherente y realista. Es decir, que haya el menor número de contradicciones posibles dentro de ella y se asiente en la realidad.
2º) Amor y trabajo conjugan el verbo ser feliz; amar el trabajo y trabajar con amor.
3º) Capacidad para superar las adversidades, derrotas y frustraciones de la vida. La existencia humana es como un tapiz, precioso por fuera, pero que cuando por curiosidad uno lo mira por detrás descubre que está lleno de zurcidos, de rotos que se han enmendado y de rajones que han sido subsanados. Por tanto, la capacidad para superar las heridas, significa buena salud mental
4º) Es conveniente tener preparado una especie de manual de emergencia para enderezar el rumbo cuando éste se ha salido de los carriles previstos. La vida es abierta y provisional. Pero tiene siempre un fondo dramático, nos puede pasar cualquier cosa y la seguridad absoluta es una moneda de escasa circulación.
5º) La amistad es una de las grandes acompañantes de la vida. Es el plato fuerte en el banquete de la existencia, pero también es siempre un riesgo, ya que dejar que los demás nos conozcan implica abrir la ciudadela interior y dejar que pasen y contemplen de cerca lo que realmente somos .
En la escala de las intensidades de los amigos, alcanzar una buena puntuación nos asegura complicidad, confidencia, intimidad, capacidad para desahogarnos en los momentos malos y buscar el apoyo y el refugio en el otro.
6º) La convivencia es un arte. La vida diaria sigue siendo la gran cuestión. Convivir es ceder, respetar al otro, pedir perdón y ser perdonado, y evitar el roce y la fricción que entorpece y desalienta. En la convivencia diaria uno se retrata; de ahí la importancia de cuidar los pequeños detalles del día a día, para hacerla amable y positiva.
El mapa de la felicidad se dibuja a base de valles y colinas, y de ríos caudalosos y de pequeños riachuelos que alimentan la tierra y le dan vigor y frescura. La felicidad consiste en sacarle el máximo jugo posible a nuestra existencia, en hacer algo que merezca la pena con la vida que uno tiene, cada uno de acuerdo con sus posibilidades y su situación.
Los perdedores, como los triunfadores, no se hacen de un día para otro, sino después de años de dejadez, abandono, desidia e indolencia, o, por el contrario, de tenacidad, de superación de las dificultades y de la capacidad para mirar siempre al horizonte que se dibuja en el porvenir. La madurez es serenidad y benevolencia.
Y tener el agradecimiento a la vuelta de la esquina para ofrecérselo a aquéllos que de una manera u otra nos han ayudado en la travesía.
El agradecimiento es la memoria del corazón.(Ficha: Enrique Rojas, psiquiatra españo)
Espero que les haya gustado y que lo aprovechen.
Cariños y sonrisas
Irene





domingo, 23 de enero de 2011

La felicidad como proyecto de vida



Como el artículo del psiquiatra Enrique Rojas, piblicado en el diario español "El Mundo" es un poco largo, y de acuerdo a mi contrato unilateral con ustedes, no voy a ser pesada, o latera o cualquier otro sinónimo que conozcan, voy a entregárselo en dos partes:
El nos dice que a lo largo del tiempo, la palabra FELICIDAD "ha tenido mala prensa. De ella derivaron expresiones como hacerse ilusiones, de ilusión también se vive, es un iluso: no vive con los pies en la tierra y otras similares de efecto negativo y burlón. La primera noción positiva de esta palabra la encontramos en el Diccionario de uso del español de María Moliner (1977), en el que se recoge la idea de la esperanza de alcanzar algo especial. Pero no es hasta 1982 cuando la Real Academia de la Lengua en el Diccionario de la lengua española, nos encontramos con esta acepción: «Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo. Viva complacencia en una persona, cosa o tarea».

Julián Marías le dedicó un ensayo a este tema: Breve tratado de la ilusión, en el que la sitúa como aquello que mueve nuestra condición y le da un carácter proyectivo.
En cualquier caso, la mirada que esta palabra nos ofrece es muy positiva en la actualidad.
La ilusión no es el contenido de la felicidad, pero sí su envoltorio. Tener ilusiones es vivir hacia delante, mirando hacia el porvenir y, en consecuencia, tener metas, retos, objetivos y planes por cumplir.
Vivimos en el presente, sí, pero empapados de un futuro que se cuela dentro de nosotros y nos empuja a seguir hacia delante. Tener ilusiones es estar vivo y coleando. Como dice Don Quijote, «la felicidad no está en la posada, sino en medio del camino». Nunca puede ser entendida como un destino, un lugar a donde uno llega y se instala y se queda allí ya de por vida.
La vida da muchas vueltas. Ha visto uno caer torres muy altas. La mejor de las vidas está envuelta de sinsabores, heridas, dificultades, cosas que se han torcido y han seguido un derrotero inesperado para nosotros y nos han obligado a reconducir nuestra travesía de oro modo. Si la vida es la gran maestra, el tiempo es su gran escultor.
Los psiquiatras sabemos que los depresivos viven especialmente hacia atrás, atrapados en el pasado negativo, sin poder zambullirse de él. Las personas psicológicamente sanas viven en el presente, pero inmersas en un futuro inmediato y mediato, próximo y lejano. Ese porvenir es el tirón que empuja a seguir luchando por sacar lo mejor de uno mismo".
Tratemos nosotros de sentir ese "tirón y seguir luchando, día a día, para ser más felices. Arriba el ánimo y sonrían...
Muuuchos cariños y sonrisas
Irene

sábado, 22 de enero de 2011

La Esperanza - Parte2


Como el hombre propone y Dios dispone, ayer fue un día complicado y no puede publicar la 2° parte del artículo de La Esperanza. Mil perdones!!!
Pero, aquí va:
"La esperanza, además, nos brinda consuelo como un bálsamo en la herida y nos ayuda a pasar esos momentos de angustia en que parece que todo terminará y no resistiremos.
Según el diccionario la esperanza es un estado de ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos.
La esperanza conlleva a tener una esperanza en el presente y una expectativa firme en el futuro y tiene una relación cercana con la fe.
La esperanza consiste en un deseo y en la creencia firme en que éste se hará realidad.
Cuando tenemos fe se apodera de nosotros la convicción de que nuestro deseo ya ha sido concedido. Creer es la base de la esperanza. Convicción y certeza es el sustento de la fe.
La fe tiene el beneficio de que nos lleva a considerar a Dios como sustento y a considerar su palabra como cierta, sin ninguna duda.
La esperanza nos da un margen para que luchemos con nuestras propias fuerzas y talento.
La esperanza renueva nuestras fuerzas y las refresca para la cotidiana jornada en que habremos de vernos la cara con sucesos nuevos y desconocidos.
La esperanza nos inspira, además, a una vida de perseverancia…es decir a recuperar el equilibrio después de cada tropezón o a levantarse después de cada caída.
La esperanza sana el alma desalentada y con seguridad será una amiga fiel que nunca nos abandonará ni desilusionará. Por eso debemos buscarla, crearla, apegarnos a ella y defenderla de quienes por haberla perdido intentan desacreditarla.
La esperanza es el puente que nos tiende Dios cuando el viento sopla en contra y los obstáculos nos impiden ver su gloria. Es el recurso final que el Creador pone a nuestra disposición cuando parece que no tuviéramos ningún recurso a nuestro alcance".
Leer este mensaje de esperanza es una buena manera de empezar el fin de semana. Espero que disfruten de ambos: del mensaje y del fin de semana.
Qué tengan un maravillosos fin de semana!!!!
Cariños y sonrisas
Irene




jueves, 20 de enero de 2011

Paz interior, el arte de vivir plenamente


A pesar de que les dije que recién mañana iba a escribir, que iba a publicar la segunda parte de La Esperanza, que así lo haré, me comunico ahora con ustedes, porque he encontrado algo que que quiero compartir con ustedes. Se trata sobre la pazo interior, que me parece tan importante:
"La paz interior se basa en la plenitud, el disfrute de la vida y la serenidad. Esto nos trae felicidad y es posible aprender a lograrlos.
La paz interior es la capacidad de todo ser humano para vivir plenamente. Es además:
1. Sentirse bien solo o acompañado.
2. Amar a las personas y aceptarlas con sus fallas.
3. Adaptarse a las circunstancias de la mejor manera, sin permitir que nos afecten demasiado.
4. Tener buenas relaciones con todas las personas, aun aquellas con las que no concordamos.
5. Disfrutar de las cosas que se tienen sin lamentar las que no se tienen.
6. Saber resolver conflictos.
7. Tener capacidad de autocontrol.
Un compendio de buenas actitudes
La paz interior es el compendio de todo lo anterior; es decir, es el resultado final de aprender a ser feliz. Es el premio más grande que se puede obtener de la vida y es el regalo más grande que como personas le podemos brindar a la humanidad, porque quienes logran la paz interior son piezas clave en el rompecabezas de la vida.
Son seres apacibles y viven felices siempre a pesar de sus circunstancias, tienen una gran capacidad de autocontrol y saben brindar amor y felicidad a aquellos que les rodean. Saben ayudar y servir a otros, sin esperar nada a cambio, porque han aprendido a disfrutar del acto de dar."
Tratemos de llegar a tener esa paz para lolgrar ser felices. Aprendamos a dar por el solo hecho de dar que eso nos proporcionará un mayor estado de felicidad.
Hasta mañana, cariños y sonrisas
Irene

Siguiendo con el tema de la esperanza

Hablabamos ayer de la esperanza y me pareció que es un tema que merece profundizar, porque hace bien al alma. Y buscando que subirles, me tope con un artículo de un escritor italo colombiano,Alejandro Rutto Martínez, que me pareció precioso y muy certero, pero como me he prometido no ser latera (aburrida) lo voy a publicar en dos veces.
Aquí va la primera: 
"Cuando todo parece terminarse y el panorama es de lo más oscuro, cuando la vida parece haber perdido su significado y no hay más nada que hacer; cuando nos sentimos acorralados por fuerzas superiores a las nuestras, surge la esperanza como recurso final para encontrar un nuevo rumbo, levantar la frente y continuar hacia adelante y renovar los esfuerzos para cumplir con la misión asignada por la vida.
La esperanza es un detonante. Cuando la tenemos se desencadena en nosotros un deseo de luchar, un ánimo especial para afrontar cada una de las actividades cotidianas, incluso las más difíciles. Ella nos permite adquirir el fuerte deseo de seguir adelante cuando nuestras fuerzas nos abandonan y la voluntad necesaria para renunciar a nuestros sueños aún cuando el camino es una cuesta casi imposible de remontar.
La esperanza es un detonante para ponernos en marcha y enviarnos a trabajar con fuerza detrás de un ideal. En la práctica trabajamos, nos movemos y actuamos porque tenemos la esperanza de llegar a alguna parte, de lograr un objetivo, de alcanzar una meta o hacer realidad un sueño.
La esperanza nos ayuda a soportar ciertos momentos de la vida en que la dificultad amenaza con destrozarnos el cuerpo y el ánimo".
Espero que este texto les sirva para re-conocer las esperanzas de vida que cada uno tiene y me gustaría terminar con dos frases célebres:
La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte. (Friedrich Nietzsche).
El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida. (Federico García Lorca).
Creo que no hace falta agregar nada!!!!
Que tengan un maravilloso día! Cariños y sonrisas
Irene

miércoles, 19 de enero de 2011

La Esperanza como significado

Ayer me sentí incomunicada! No se que pasó con el blog que no me dejaba publicar. Realmente sentí que algo faltaba a mi día, al no poder comunicarme con ustedes. Y realmente quería hacerlo porque el tema elegido me parecía importante: la esperanza.
Cuantas veces, en el transcurso de nuestras vidas,  la vida golpea. Y, a veces, golpea fuerte, muy fuerte... "Y nos sentirnos desamparados, desorientados. Perdemos el control -y a veces- el sentido de las cosas.
Pero, ahí mismo, es cuando debemos mantener la calma y esperar que la tormenta amaine, antes de tomar cualquier decisión.
Hay personas que ante la adversidad se achican. Pero otras se agrandan. Las primeras culpan a las circunstancias, a las contingencias. Les encanta quejarse y buscar excusas.
Las segundas también sienten el temor, el dolor o el desencanto, pero los enfrentan. Se posicionan ante los problemas y buscan soluciones. Se centran en sus fortalezas y no en sus debilidades. De nosotros dependerá de cual clase queremos ser.
La vida no es fácil. Nunca nadie dijo que lo sea. Nadie nos prometió un jardín de rosas ha dicho ciertamente el poeta. Pero yo agregaría, tampoco nadie nos prohibió tenerlo. Nada ni nadie nos prohibe ser felices, salvo si nosotros lo permitimos.
Muchas veces nos vamos a equivocar. Pero no debemos permitir que esos errores se conviertan en cargas. Equivocarse significa también haberlo intentado y significa que ese no era el camino.
O el momento. Todos caemos alguna vez, pero la clave está en levantarse.
El pecado-la virtud, la mentira-la verdad, el exceso-la prudencia son algunos de los tantos binomios en los que nos movemos. La Historia (con mayúscula) y la otra historia (la minúscula, la anónima) así lo demuestran. A lo largo de éstas hombres y mujeres han amado, han sufrido, se han equivocado y lo han vuelto a intentar. Y en esta increíble, pero fascinante dialéctica transcurre el camino. Por eso, ha de ser nuestro puerto la esperanza, último significado y propósito de nuestra existencia"
Y nunca hay que olvidar que, como dice Rubén Blades en una canción:
"Siempre aparece el sol, tras los aguaceros.

Siempre, tras la tormenta llega la calma.
Después de los tiempos malos, llegan los buenos
y premian a los que no rindieron sus almas".
Buenas noches, dulces sueños y hasta mañana
Cariños y sonrisas
Irene

lunes, 17 de enero de 2011

continuación de "Por qué somos felices"

Ante todo, perdón por el error de omisión, , que cometí ayer: me "comí" una s en somos.
Vamos a seguir leyendo el artículo de ayer, donde vimos una historia realmente triste y como se puede ser feliz, a pesar de todo: 
"A día de hoy, tras un largo y tortuoso camino, podría decir que me considero feliz. ¿Qué hay en mi vida de nuevo que me lleve a hacer semejante aseveración? Tal vez sea algo complejo hacer una descripción precisa, pero lo que sí sé es lo que había antes: toda una serie de secuelas que arrastraba desde mi infancia, donde la educación recibida tenía sus carencias y sobre todo, como es obvio, donde existieron los abusos antes mencionados. Sin enfrentar ese nudo gordiano de mi existencia la felicidad estaba fuera de mi alcance; sólo podía aspirar a sobrevivir entre las fluctuaciones de una triste mediocridad y esperar que las cosas no fueran peor de lo que ya eran. Sin embargo el destino es el que es y mi vida, cuando ya no esperaba nada por ella, dio un giro de 180 grados. Observándolo retrospectivamente ahora veo con una claridad absoluta que no tenía posibilidad alguna. Era necesario que se produjera una hecatombe que promoviera algún cambio interior, y también era imprescindible que hubiera alguien a mi lado. Tuve la suerte que ambas cosas coincidiera.
Si la felicidad es algo, tiene que ser la consciencia de uno mismo, la coherencia entre pensamientos y acciones, la valentía por defender aquellas cosas, pequeñas y grandes, en las que uno cree, la ayuda desinteresada, el entusiasmo, la fe en uno mismo, el valor que nos otorgamos y que nos permiten vencer obstáculos antaño imposibles. La felicidad está dentro; no fuera. Cada vez me parece más evidente que la felicidad tiene muy poco que ver con las cosas materiales con que la asociamos tan a menudo, en buena parte inducidos por la sociedad en la que vivimos; una sociedad obsesionada por inculcarnos estos principios tan vacíos, erróneos y absurdos que no hacen sino que alejarnos cada vez más de nuestra esencia. Por fortuna los sentimientos y las sensaciones no tienen precio y nunca debemos permitir que nadie mercadee con ellos"
Estoy totalmente de acuerdo con el autor del artículo, respecto a que la felicidad tiene poco que ver con las cosas materiales. Tiene que ver con nuestra actitud, nuestra disposición.
Que pasen un magnífico día
Cariños y sonrisas
Irene


domingo, 16 de enero de 2011

Por que somos fellices?


como he prometido  (a mi misma) que no voy a ser demasiado latera y no voy a subir artículos demasiado largos voy a partir este en dos.   El título de este artículo también podría haber sido “¿Por qué no somos felices?” sin alterar lo más mínimo su intencionalidad. ¿Existe una clave que marca la diferencia entre ser o no ser feliz? Este texto pertenece a alguien que sufrió mucho, ya lo van a leer:
"La búsqueda de la felicidad es una necesidad innata del ser humano, aunque no todos estamos dotados con las mismas capacidades ni condiciones para lograr alcanzarla ni menos aún mantenerla. Tampoco nuestras circunstancias individuales y sociales nos sitúan a todos en un mismo punto de partida, y a ello habrá que sumarle los obstáculos que encontraremos en el camino; obstáculos que no siempre sabemos sortear.

Esa búsqueda de la felicidad se ha constituido como la verdadera piedra filosofal de nuestra existencia. Hagamos lo que hagamos siempre subyace el deseo de ser feliz. Bien es cierto que si tenemos en cuenta algunos comportamientos humanos, parecería que esta afirmación en muchos casos está fuera de lugar.
Hay que tener en cuenta que los obstáculos de los que hablaba no siempre nos los encontramos; en muchas ocasiones somos nosotros mismos quienes los ponemos.
La tendencia a boicotearnos, por extraña que a le parezca a más de uno, es una realidad relativamente frecuente. Sobre todo, lo es en el campo en el que me he movido estos últimos años y que suelo utilizar siempre como ejemplo ilustrativo: los abusos sexuales a menores. Entre quienes fuimos víctimas de esa lacra, y ahora sobrevivientes, el boicot es casi una constante contra la que debemos luchar con denuedo.
En más de una ocasión, moviéndonos en el terreno de las hipótesis, me han preguntado sobre lo que hubiera ocurrido en el caso de no haber padecido los abusos sexuales de los que fui objeto en mi infancia. Al principio no tenía demasiado claro qué responder. Uno tiende a imaginarse que nos jodieron bien y que la vida hubiera sido muy distinta de no haber sido abusados, y sin duda para mejor.
Hoy en día no tengo nada claro que esto sea así. En lo que hoy creo es que ahora soy es el resultado del conjunto de todas mis experiencias vividas, tanto las buenas como las malas, y no siento la necesidad de modificar nada, algo que por otra parte es imposible. Tampoco quisiera ser malinterpretado; no pretendo insinuar ni por asomo que cuantas más desgracias nos aflijan mejor será para nuestro futuro carácter. En absoluto. Baste decir que hace ya algún tiempo les propuse a las personas que conozco a través de mi web, y que participan en un foro especializado en abusos sexuales, que participaran en una serie de encuestas que abrí para tener una conciencia más exacta de las distintas afectaciones de los abusos en la vida adulta de las personas. En el ejemplo que quiero exponer se preguntó sobre la incidencia del suicidio, y los resultados obtenidos reflejaron que cerca de un 60% de personas lo intentaron una o varias veces, tanto en la infancia como en la edad adulta, por lo tanto creo que es evidente que ninguna teoría que magnifique el sufrimiento merece la menor consideración por mi parte. Pero eso no quita que el mundo en que vivimos sea como es, con todo lo bueno y con todo lo malo, y es a partir de ahí que se va forjando el individuo que somos y desde donde vamos construyendo el futuro. (Autor: Yohannan)
Piensen quw si akguien que ha vivido dolores tan fuertes puede estar hablando de felicidad, cómo nosotros, con vidas más simples, no podemos hacerlos.
Hasta mañana, y mañana les subo la otra parte,
Cariños y sonrisas
Irene

viernes, 14 de enero de 2011

El calendario de la vida

Cuando todavía estamos bajo los influjos de los buenos deseos de Año Nuevo, y por lo tanto "fresquitos" nuestros deseos de cambio, me llega, oportunamente, este texto, que quiero que compartamos. Leanlo, como dice más abjo: con el corazón abierto:
"CADA DÍA HAY UN NUEVO DESAFÍO QUE NOS AGUARDA, PUES NUESTRAS VIDAS ESTÁN EN CONSTANTE MOVIMIENTO.

DEBEMOS ENFRENTAR CADA DESAFÍO CON EL CORAZÓN ABIERTO; DEBEMOS TAMBIÉN TENER EN CUENTA QUE NO EXISTEN DOS VIDAS IGUALES, Y QUE CADA UNO DE NOSOTROS TIENE SUS PROPIAS CAPACIDADES INDIVIDUALES PARA HACERSE CARGO DE TODO LO QUE PUEDA HABER EN EL CAMINO.
CUANDO EN NUESTRA VIDA HAY UN CAMBIO, LO QUE REALMENTE IMPORTA ES QUE HAGAMOS LO MEJOR POSIBLE PARA MANEJAR LA SITUACIÓN.
SI HACEMOS UN ESFUERZO PARA QUE LAS COSAS SE SOLUCIONES, NOS DAMOS A NOSOTROS MISMOS LA OPORTUNIDAD DE DECIDIR NUESTRO DESTINO Y ELEGIR EN QUÉ FORMA NOS LLEVARÁ NUESTRO FUTURO.
ESTAR FELIZ Y CONTENTO NO SIGNIFICA VIVIR EN UN MUNDO DE PERFECTA ARMONÍA; MÁS BIEN SIGNIFICA QUE TE DEJES LLEVAR POR LA MÚSICA QUE SUENA EN TU VIDA.
GOZA DE LAS DISTINTAS MELODÍAS DE CADA DÍA ÚNICO.
SI ERES FLEXIBLE Y TOLERANTE, TE SORPRENDERÁS COMPROBAR CUÁNTO MEJOR TE SIENTES CUANDO NO TRATAS DE CONTROLARLO TODO.
PERO TAMBIÉN MUÉSTRATE DISPUESTO A ELEGIR Y ACTUAR EN CONSECUENCIA, PORQUE SON LAS DECISIONES QUE INFLUIRÁN SOBRE TODOS LOS ASPECTOS DE TU VIDA.
RECUERDA SIEMPRE QUE EL PENSAMIENTO POSITIVO PERMITE QUE LAS CANCIONES EN TU CORAZÓN SEAN UNA SINFONÍA DE BELLOS SONIDOS PARA QUE TODOS LAS DISFRUTEN. (Deanna Beisser)"
Espero que les guste y además, que los ayude a tomar consciencia de que debemos aprender a ser flexibles para que los cambios no nos cuesten tanto y logremos ser más felices.
Buenas vibras, buenos deseos y sobre todo, muchos cariños
Irene

jueves, 13 de enero de 2011

Quién es el responsable de la felicidad en tu vida?

Buen día!!! Cómo están? Yo, realmente espero que estén maravilloso y no porque no hay sol, me contesten: - estoy como el tiempo, un poco nublado...
No se olviden, que detrás de las nubes, siempre brilla el sol!!!
Hoy vamos a hablar de felicidad responsable y lo que sigue está tomado de "Milagros que cuenta la gente."

Cuantas veces nos hemos preguntado: por qué no somos felices? Por qué todo nos sale mal? Por qué estamos solos? Por qué a mi? Pareciera que nadie nos entiende, sufrimos un gran dolor y uno no ha hecho nada.
Ocurre de pronto, descubro que ante la adversidad, yo soy responsable de ella. Esta vez no busco culpables. Tomo mi parte y veo que es muy grande, siempre lo he sabido, mi proceder causa mi infelicidad y la de quienes me aman y corro el peligro de que ya no me amen.
En realidad la causa de mi infelicidad no es tan grave, tiene remedio, son esas cosas que hago mal y nunca debí de hacer. Porque he pensado solo en mi y no es correcto, aprendí mal y ahora debo cambiar.
Si hoy soy infeliz, me aferro y no quiero cambiar, nadie tiene la culpa, solo yo. Si la infelicidad se ha repetido una y otra vez, y muchas personas que me aprecian coinciden que las he lastimado, deprisa hoy debo cambiar.
En mi lista de males hay sentimientos adversos, quiero curarlos, borrarlos, veré que hacen los que son felices, quiero ser como ellos.
Ahí pasa alguien, es muy famoso, nació hace mucho, en su cara se refleja bondad, quiere todo lo bueno, siempre ayuda, escucha, está atento, comparte lo que tiene, llama las cosas por su nombre y en sus actos aplica justicia, solo cultiva pensamientos que paz, distingue y separa con energía lo que es adverso a la armonía, cuida a los niños, a los indefensos, a las mujeres y hombres,sin hacer distinción.
Él cura a los enfermos de cuerpo y de alma, solo los toca y ocurre.
Me mira a los ojos, sonríe, no siento miedo, su mirada me recuerda uno a uno mis errores y veo lo que sus ojos miran, sí, las causas que me hacen infeliz y tienen que ver conmigo.
No me hace ningún reproche, de pronto me da pena con mis errores, mis despilfarros, mis flojeras, mis deslices secretos.
Él no dice nada, su mano cálida aprieta la mía, sus ojos reflejan mi rostro y sé que él siente por mi.
En realidad desde el primer día de mi vida he tenido todo para ser feliz, pero he tomado la ruta corta y no he guiado bien mi vida, nadie tiene la culpa de lo malo que a mi me ocurra. Lo pasado, pasado es, debo perdonar los agravios y a los que ofendí pedir disculpas. Lo que sigue hacerlo de la manera correcta.  Él me mirando y sonríe, sin palabras me dice:
“Sí... De la manera correcta, con Amor en todas las cosas.”
Camina, voltea, me mira, sonríe, le digo hasta pronto. El amor todo lo puede, debo dar amor sin pedir nada a cambio, pronto la felicidad estará siempre a mi lado".
Espero que esta reflexión les sirva para despertar, a su vez, la introspección, para que se den cuenta de cuantas veces somos los únicos responsables de nuestra infelicidad. Corríjanlo hoy, hoy es el día!!!!
besos y cariños
Irene

miércoles, 12 de enero de 2011

Autoestima y pensamientos positivos: armas de la creatividad


Ayer, quedamos en que la creatividad era un elemento muy importante de nuestro bienestar psicológico, de nuestra felicidad conciente. y hoy, agregamos que todos los elementos de la creatividad, los más importantes son:
1. la autoestima 
2. el pensamiento positivo,
"La autoestima es un componente emocional de la creatividad porque de esta nace la confianza en sí mismo y en las propias ideas, la disposición para intentar, fracasar y seguir adelante, sin depender de las opiniones de los demás.
Con una autoestima fortalecida se pueden tomar riesgos y ser tolerantes con la frustración, para no abandonar las metas ante el primer obstáculo y desarrollar la capacidad de adaptación ante los cambios.
El pensamiento positivo es un factor tanto intelectual como emocional de la creatividad.
Con el inteligencia se desarrolla una idea en todas sus etapas: viablidad, metodología, planificación, reconocimiento de los recursos disponibles o como obtenerlos.
Como factor emocional, combate el pesimismo y el conformismo, que nos predisponen a la rendición ante los desafíos.
El saldo de este tipo de pensamiento es el que permite tener la tranquilidad de la misión cumplida o de haberlo intentado lo mejor posible.
Practicar, practicar y practicar
La inspiración es una llama que enciende la creatividad, pero la práctica, como se dice comunmente, hace al maestro.
Existen pautas, técnicas y ejercicios que si se asumen como hábitos de vida, entrenan la mente, el carácter y las emociones para convertirse en seres productivos desde la perspectiva creativa:
•Estimular la curiosidad intelectual y mantener la capacidad de asombro.
•Agudizar los cinco sentidos para entender el contexto y así afinar la percepción.
•Producir una lista con una lluvia de ideas tanto para resolver problemas como para las innovaciones.
•Romper esquemas y rutinas para hacer las cosas.
•Trabajar con otras interpretaciones de la realidad y observar los hechos desde distintos ángulos.
•Tener iniciativa, ser proactivo y propositivo.
•Ser disciplinado.
•Realizar actividades lúdicas para promover la imaginación.
Estas, entre otras pautas, ayudan a fomentar la creatividad. Al promover las conductas creativas se despierta un gozo interno ante la proyección de las capacidades que se poseen, o del descubrimiento de las que se desconocen.
La creatividad se enlaza con la felicidad y la calidad de vida, porque no solo brinda herramientas para mejorar o transformar la propia cotidianidad, sino también, el poder de construirse a sí mismo. La creatividad libera la fuerza interior que hay en todo ser humano".
Es maravilloso darse cuenta de todo lo que podemos hacer por nosotros mismos, siendo conscientes y voluntariosos con la finalidad de ser más felices.
acuérdense que: " La felicidad del ser humano depende de su buena voluntad básicamente". (Doménico Cieri Estrada)
Cariños y sonrisas
Irene

martes, 11 de enero de 2011

Vivir con creatividad, la fórmula para una felicidad singular

He decidido (unilateralmente y por decreto) que cuando subo artículos muy largos soy una pesada, así que a partir de ahora, trataré de ser más breve, pero no por eso dejaran de ser medulosos.
Hoy voy a explicar la relación entre creatividad y felicidad:
"Ser creativo fortalece el carácter, las emociones y el intelecto, fundamentos que permiten construir una mejor calidad de vida y proyección personal. Jugar cultiva la creatividad

Toda persona es potencialmente creativa ya que es uno de los atributos humanos, y aunque el nivel de creatividad varía de un individuo a otro, no es solo una característica de los artistas o los más  inteligentes.
El intelecto es uno de tantos componentes y la creatividad es algo más que una imaginación fluida; porque si bien es una de sus grandes fuentes de inspiración, se requiere de voluntad y de trabajo para que produzca resultados concretos. Metafóricamente, es como el "diamante en bruto" que se debe pulir para verla en todo su esplendor. Edison decía que "el genio consiste en un dos por ciento de inspiración y en un 98 por ciento de transpiración", lo mismo se aplica a la creatividad.
Además de la inteligencia, el ser creativo se sustenta en las dimensiones emocional, social, de carácter y personalidad del hombre y se dirige a resolver los problemas y proponer nuevas opciones transformadoras, para beneficio propio y de los demás. Por eso, la creatividad ha sido una de las mayores fuerzas impulsadoras de la evolución humana, en todo sentido.
Pero, ¿cuál es la relación entre creatividad, felicidad y calidad de vida?
En principio, radica en que las tres procuran el bienestar humano.
A pesar de que cada uno tiene su propio significado de felicidad e incluso de calidad de vida, existe un hilo conductor entre ellas: la creatividad contribuye al logro de las metas personales y a una relación más constructiva con el entorno, lo que nos lleva al camino de la realización individual."
Tenemos que tener claro que la creatividad, al ayudarnos a  llevar a cabo nuestros objetivos y triunfar, ya sea por nosotros mismos o por el prójimo, nos hace sentir mejos, más realizados, más felices.
Y repito  lo dicho por el artículo: " el genio consiste en un dos por ciento de inspiración y en un 98 por ciento de transpiración"
Que tengan una bella tarde de verano y sonrían: vayan por la vida sonriendo!!!
cariños y sonrisas
Irene

lunes, 10 de enero de 2011

¿Es posible alcanzar la felicidad?

La respuesta es, cómo ya les he dicho un montón de veces: depende de la actitud personal ante la vida
Lean este artículo que me pareció muy esclarecedor: "Si usted está satisfecho con su vida, valora todo lo que tiene y logra alcanzar un equilibrio personal, no hay duda: es feliz.
Dicen que hay una definición de felicidad por cada una de las personas que vivimos en este mundo. Al igual que sucede con otros conceptos como el amor o la belleza, cada uno de nosotros entiende de manera distinta lo que denominamos “ser feliz”
A pesar de esto, parece haber coincidencia en que “las personas felices se sienten satisfechas con su vida, valoran todo lo que tienen y logran alcanzar un equilibrio personal en todos los ámbitos”. Así lo explica la psicóloga clínica y escolar Trinidad Aparicio, que afirma también que “la felicidad es un estado de ánimo; una predisposición a sacar lo positivo de cada experiencia en la vida y saber disfrutar de todo cuanto nos acontece”.
Del mismo modo, añade, se puede decir que la felicidad es una cuestión de carácter, ya que hay personas que por naturaleza son más alegres que otras, saben vivir la vida de una manera más intensa y procuran disfrutar de todo lo que les rodea, contagiando a los demás este espíritu.
Sin embargo, los expertos señalan que esta capacidad de disfrute también se puede aprender y desarrollar y, por eso, aconsejan a los padres que enseñen a sus hijos a valorar e ilusionarse cada día por las pequeñas cosas de la vida.
Lo que hay que hacer para ser feliz
En este camino de búsqueda de la felicidad, hace unos años, en el Reino Unido, un grupo de expertos en diversas especialidades (psicología, psicoterapia, médicos laborales y sociólogos) elaboró una lista con los 10 ingredientes esenciales para hacer más feliz la vida de las personas:
1.Cuidar una planta.
2.Recordar cada día cinco cosas positivas de la vida.
3.Salir a caminar.
4.Hablar durante más tiempo con los seres queridos.
5.Llamar a un amigo que no se ha visto por mucho tiempo.
6.Reírse.
7.Realizar ejercicio por lo menos media hora al día tres veces por semana.
8.Sonreír a personas desconocidas.
9.Reducir a la mitad el tiempo que se dedica a mirar televisión.
10.Realizar tareas en beneficio de la comunidad.
¿Hay felicidad?
Alguno podría decir que haciendo estas cosas no es feliz; pero es seguro que, por otras vías, va a seguir intentando alcanzar esa felicidad ansiada por todo el mundo, aunque no todos la consigan.
La eterna búsqueda de la felicidad
El científico Morten Krigelbach, colaborador de la BBC en la serie "La fórmula de la felicidad", afirma que esta búsqueda ha sido una preocupación para los seres humanos desde siempre. "Sin embargo, son pocos los que alcanzan este estado deseado, e incluso cuando lo hacen, sólo se dan cuenta más tarde".
Encontrarla, afirma la psicóloga clínica Aparicio, depende de cada uno, de la actitud que tengamos ante la vida y de lo conscientes que seamos de nuestra propia realidad. A pesar de que la mayoría de las personas buscan dinero, poder, fama, éxito profesional, un buen estatus social, reconocimiento o bienestar, alcanzar la felicidad dependerá de la importancia que cada cual conceda a estos aspectos.
Por eso, matiza Aparicio, todos estos elementos “no constituyen la felicidad en sí misma, sino el objetivo que nos hará sentir felices”. La psicóloga asegura que la verdadera felicidad está en nosotros mismos, en la ilusión, el esfuerzo y la voluntad para conseguir aquello que deseamos, en nuestra actitud y el empeño para lograrlo.
Cómo alcanzarla
Visto esto, según la experta, lo que hay que hacer de verdad, la actitud que hay que mostrar, el planteamiento vital que debemos adoptar para ser felices pasa por:
•Aceptarnos tal y como somos. Debemos sentirnos orgullosos de nosotros y de lo que hemos sido capaces de conseguir.
•Tener una actitud positiva ante la vida. Siempre habrá acontecimientos desagradables que nos harán sufrir. Un planteamiento vital positivo nos permitirá vivir con plenitud.
•Disfrutar plenamente de lo que tenemos y de lo que la vida nos ofrece en cada momento. No hay que esperar ni exigir demasiado para sentirse satisfecho.
•Saber lo que queremos, lo que deseamos y cómo conseguirlo. Debemos elegir los caminos de la vida que nos reporten más satisfacción y evitar los que nos darían malos momentos.
•Saber evitar las preocupaciones inútiles, los sentimientos de culpa exagerados, los temores absurdos y los caprichos innecesarios.
•Ser pacientes y tener esperanza. No debemos inquietarnos en circunstancias difíciles ni desesperarnos en los malos momentos. Después de la oscuridad viene la luz.
•Aprender a ilusionarnos y disfrutar de cada día sacando siempre lo positivo de cada momento. Tenemos que saber valorar y admirar lo mejor de lo que nos rodea: la belleza de la naturaleza, el valor del esfuerzo, la familia, los hijos, los amigos, el amor, la generosidad con los demás…
•Descubrir nuestras cualidades y ser conscientes de nuestras limitaciones. Meditar, no compararnos con los demás ni desear lo que ellos poseen. Igualmente, tenemos que evitar el conformismo y, en vez de lamentarnos, actuar.
A la vista de cómo marcha el mundo, observamos que ser feliz no es fácil y que habrá que seguir luchando por encontrar el camino de la felicidad".
Pero, repito lo dicho: depende de nosotros y de cómo nos queramos plantear la vida. Hay que hacer un ejercicio de consciencia para darse cuenta:  ¡A lo mejor ya son felices y no lo saben!
Que tengan un maravillosos día
Cariños y sonrisas
Irene

domingo, 9 de enero de 2011

¡No te enrosques!

BuenDía! Cómo están? Hoy vamos a hablar de un artículo que salió en el diario La nación de Buenos Aires, respecto a ese hábito horrible, que tenemos casi todos, incluida yo: darle vueltas a una idea angustiante, una idea que no nos hace felices, es definitiva: enroscarse!!!
" ¿Cuánto tiempo perdemos dándole vueltas a un tema en nuestra cabeza? Seis herramientas clave para no hacerte la película y angustiarte en vano
Empecemos por lo básico: “Enroscarem humanum est”. Parte del funcionamiento de nuestra mente tiene que ver con que los pensamientos se entretejen unos con otros sin darnos descanso. Más aun cuando nos pasa algo puntual y doloroso: nos chocan el auto, nos peleamos con nuestro jefe, nos queremos mudar y no podemos...
Como no sabemos cómo resolver el tema (más bien, creemos que no podemos resolverlo, o si de verdad es imposible, no nos bancamos ese fracaso y no queremos asumirlo), optamos por darnos manija, un poco de manera involuntaria y otro poco alimentando la verborragia mental.
Es, en realidad, un hábito bien arraigado: empezamos con un diálogo interno, se va potenciando cada vez más, nos ponemos una nube negra de sombrero y le damos rienda suelta a la negatividad: No sirvo, no sirvo para nada, voy a envejecer sola, voy a ser una anciano/a con tres gatos que lo encuentren después de una semana de haber muerto, bla bla bla, bla bla bla”. O, si somos más de tener una personalidad irascible (solemos enojarnos más que deprimirnos), repasamos cientos de veces lo mal que estuvo el otro, lo que “debería” haber hecho, porque era “lo correcto”, y hacemos jirones su valentía, su educación y su moral. Y la tragedia griega, al lado de nuestro drama, ¡se convierte en un poroto! Esta “acción virtual”, que tiene lugar sólo en nuestra mente, suele ser uno de nuestros deportes favoritos, aunque nos haga sufrir, nos canse y nos desgaste. Hay muchas razones para que eso suceda. Vamos de a poco deshojando la margarita.
Ilusión vs. realidad
Albert Ellis, uno de los referentes más importantes de las terapias cognitivo-conductuales, se ocupó de rescatar y señalar los pensamientos irracionales más comunes entre los seres humanos, como: “Tengo que ser amado y aceptado por toda la gente que sea importante para mí”, “Tengo que ser competente, adecuado y capaz de lograr cualquier cosa”, “Es tremendo y catastrófico cuando las cosas no van por el camino por el que a mí me gustaría que fuesen”, “Si algo parece peligroso o terrible, tengo que estar preocupado por ello y sentirme ansioso”, “Las personas y las cosas deberían funcionar mejor, y si no encuentro soluciones perfectas a las duras realidades de la vida, tengo que considerarlo terrible y catastrófico”, y la lista sigue...
Por ejemplo, él aseguraba que alguien que padece fobia social piensa que no le va a caer bien a nadie. Esta idea que lo angustia y le impide relacionarse con los otros tiene su raíz en la premisa ilusoria, antes mencionada, de que “tengo que ser amado y aceptado por toda la gente que sea importante para mí”. Entonces, hasta el mínimo rechazo se vive como algo insoportable. Esas construcciones mentales, que tenemos arraigadas a priori los seres humanos, terminan convirtiéndose en una máquina de fabricar películas mentales a las que llamamos “realidad” y que vienen acompañadas de un gran peso emocional.
El enrosque es, justamente, darle forma a la ilusión de todos o algunos de esos pensamientos irracionales que se arraigan en un mundo imaginario. Lo que imaginamos, las situaciones que construimos en nuestra cabeza, los diálogos internos; todo es parte de un discurso que nada tiene que ver con la realidad. En lugar de enfrentarnos con un posible fracaso o rechazo, preferimos quedarnos en la “escena mental” y en el papel de víctimas o vengadoras protagónicas.
Evitamos el dolor directo y construimos algo donde al menos la relación dura, porque estamos armando un mundo paralelo de suposiciones en el que todo continúa. A la vez, en lugar de sufrir, sin darnos cuenta, optamos por alargar el enojo porque nos da fuerza, nos pone activas. Nos seguimos sintiendo ganadoras, todavía hay resistencia para ofrecer: somos potentes, lástima que sólo a un nivel ilusorio.
En contraposición, la realidad es más compleja, repleta de emociones contradictorias, con sorpresas y fracasos. Cuando vivimos la realidad, el momento presente, es casi imposible irse por las ramas mentales del enrosque. No es lo mismo enfrentar el conflicto directamente: todo ese castillo de palabras y situaciones imaginarias se desmorona. Quedamos desnudos y vulnerables frente a un otro concretísimo, o una situación que demanda algo más simple: estar ahí, en el momento, intentando verbalizar la angustia y derrotando los fantasmas. Pero no es imaginario, es real. Y nos guste o no, vamos a tener que lidiar con eso.
Quizás, a la larga, podamos descubrir que los beneficios de no darse manija son que uno se vuelve más eficiente, más feliz y más bueno, con uno y con los demás. Por eso, pensando menos y yendo a lo concreto, acá van unas herramientas bien prácticas para intentar no dejarse seducir por la verborragia de nuestros pensamientos negativos creados en un mundo ilusorio.
Combatiendo el enrosque
Asumir que “shit happens”. Deberíamos encarar nuestra vida teniendo digerido que “shit happens”. En general, estamos convencidas de que las cosas deberían ser de otra manera, en lugar de aceptar que son lo que son. No nos permitimos decir: “Hay un margen de fracaso en todo. Si pasa, lo enfrento, lo sufro y aprendo la lección”. Punto.
En lugar de eso, nos enroscamos con la situación o la persona que no estuvo a la altura de nuestras expectativas. Una vez más, tiene que ver con un mundo irreal donde manda el “debería o quisiera”. Todo lo que Ellis sabiamente señaló: un mundo de supuestos donde asumimos que las cosas son “como Yo creo”; un mundo con metas demasiado altas, casi irreales.
¿En qué termina? En angustiarnos porque no toleramos las frustraciones y ya nos habíamos dibujado un mapa mental de cómo iba a ser todo. Mejor aplicar más pies en la tierra, más tolerancia a lo impredecible de la vida y a soltar todos los esquemas del “como yo quiero que sea”.
Repasar los supuestos fracasos.
¡Con objetividad! Hacer una lista de todas esas fallas o dolores que fuimos teniendo y evaluarlos de una forma más consciente y expeditiva. ¿Fue tan grave? ¿Lo pude mejorar? ¿Qué capitalicé de esa experiencia? Viéndolo a la distancia: ¿de verdad fue taaaaaannnn terrible? Honestamente, a la larga, ¿afectó tanto mi vida o pude superarlo y ya quedó en el pasado? Se trata de plantarse desde un lugar donde podamos encontrar perspectiva y ver las cosas más “como son”. Una vez más, una cosa es la “idea” de cómo creemos que son o deberían ser las cosas, y otra es sentarse frente a frente a lidiar con la realidad.
Tener un extra de autoestima.

En general, el enrosque tiene más lugar para tejer sus redes cuando estamos en un mal momento, o muy cansadas, o cuando se juntan varias situaciones frustrantes. Por eso, es bueno, cuando estamos bien, llenar nuestro tanque de reserva de autoestima. Yo valgo, pese a los pequeños embates de la vida, pese a que tenga que ponerme remos en lugar de brazos, pese a que haya otra gente a la que puede ser que todo le sea más fácil. ¡Yo valgo! ¡Yo soy valiente! ¡Yo puedo soportar un fracaso porque estoy más allá de eso, porque tengo muchos logros, mucha gente que me quiere, y porque soy muy valiente!
Recurrir al humor.
Desde ya, es algo que, cuando estamos tomados por la nube negra, es muy, muy difícil: reírnos de eso y de nosotras mismas. Por eso, está bueno tener una amigo con el que hagamos un pacto de salvataje y de humor. Una amiga que pueda escucharnos el enrosque y, en lugar de darnos manija para que eso siga creciendo, ayudarnos a recuperar el humor. Por ejemplo, en el caso de las mujeres, esa amiga a la que, cuando te embarazas y engordas 8 kilos, puedes llamar deprimida y asustada, y que ella te cuente su experiencia graciosa: “Cuando yo fui al obstetra, le conté que me había tomado unas vacaciones en Mar del Plata. Parece que en esos días engordé bastantes kilos de un saque. Y él me dijo: ‘Todo bien, pero ¿qué te comiste, un lobo marino?’”.
Riendo juntos, nada se magnifica. En la realidad, nada es tan grave y estamos acompañados igual, sin tener que encerrarnos en un drama solitario o dar lástima para que los otros nos validen.
Confiar en el futuro y ser agradecidos.
Aunque no podamos contra eso, aunque por hoy nos demos por vencidos, hay que intentar confiar en que mañana podremos lidiar con eso; mañana podremos estar más fuertes y ver las cosas desde otro lugar. Agradecer también tiene lo suyo. En vez de engancharnos con la falla, con lo que nos decepcionó, podemos ver todo lo bueno que tenemos.
“No me puedo mudar, pero estoy enamorada, vivo con mi novio, planeamos casarnos. Hay gente que está sola...” “Mi jefe no me dio el aumento. En algún lugar se lo agradezco, es hora de que busque otro trabajo y empiece a mandar currículums ganadores a todos lados.” Al principio, puede ser difícil, puede ser medio forzado, como estar mandándoles una onda a los pensamientos, pero medio a regañadientes... Pero a la larga, funciona. La energía se renueva y empezamos a creer en eso, como antes creíamos en la película mental negativa. En definitiva, requiere mucha práctica. Ojo, que no es una herramienta para todos: funciona mejor en las personas muy tenaces y que están más dispuestas a ser felices que a tener razón.
Conectarse con el ahora.
Hay un dicho popular que dice: “No es propiedad del hombre hacer dos cosas al mismo tiempo”. Aunque lo hacemos siempre (manejar y hablar por celular, comer y contestar mails, cocinar y hablar con el teléfono inalámbrico enganchado entre el hombro y la oreja hasta que nos da tortícolis, etc.), si somos honestos, sabemos que cuando hacemos dos cosas al mismo tiempo, no estamos conectadas en profundidad con ninguna. Respirar hondo tres veces, aplicar alguna técnica de relajación o meditación, sentir los pies tocando la tierra; cualquier cosa que nos haga vivir el momento presente nos conecta con otra cosa.
Si estamos en el aquí y ahora, no podemos al mismo tiempo estar con el tango cerebral. Sólo hay que descubrirse cuando una está tarareando mentalmente: “Hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento... Perfume de naranjo en flor, promesas vanas de un amor que se escaparon con el viento. Después... ¿Qué importa el después? Toda mi vida es el ayer que me detiene en el pasado; eterna y vieja juventud que me ha dejado acobardado como un pájaro sin luz”. ¡Basta de tango y a traerse al presente; de los pelos, si es necesario!
Y si nada funciona...
 Tampoco es cuestión de desanimarse. A veces, no podemos evitar regodearnos en lo que salió mal y llorar a moco tendido por lo mal que nos fue. Si intentaste todas las herramientas, probaste otras nuevas y nada funciona: ¡enroscate tranquila! Tomate el permiso para abrazar la almohada y llenarla de mocos (porque en esta situación extrema, se acabaron los pañuelitos de papel y estás solo en el mundo).
Hacé de tu mente el mejor plasma de 42 pulgadas y empezá a proyectar todas las imágenes y pensamientos posibles. En algún momento, llega el “the end”; todo termina, hasta la tragedia más trágica. Y ahí: ¡a otra cosa, mariposa!
De a poco
No hay fórmulas, recetas ni ejemplos a seguir que funcionen siempre y para todos. Hay enrosques más simples y otros más complejos. No se trata de deshacernos de lo que somos o de nuestros hábitos de un día para otro. Se trata de ejercitarnos, de estar alertas, de alivianarnos. Siempre de a poco. ¡No se trata de ahora enroscarnos porque somos enroscados!, sino, como una madeja de hilo, de desenroscarla con paciencia, con alegría, con espíritu lúdico. Al fin y al cabo, con esa misma lana es posible que terminemos tejiendo lo que de verdad queríamos.
¿Por qué nos enroscamos con el enrosque?
Porque nos pone activos y nos “evita” enfrentarnos con el dolor, la humillación, el mal momento.
Porque tenemos la ilusión de que nos estamos defendiendo.
Porque sirve para buscar gente que nos apoye y que se ponga en contra del “malo” de nuestra película. Es una forma de sentirnos acompañadas.
Porque creamos un “drama” del que hablar, analizar, ocupar tiempo, y quienes nos rodean tienen que prestarnos más atención que la habitual.
Porque parece que nos estamos “ocupando” del tema, cuando en realidad estamos ganando tiempo para evitar enfrentar la situación de verdad".
Y por qué nos termina haciendo más daño? Porque revivimos muchas veces lo mismo que nos está lastimando: pensarlo o relatarlo despierta los mismos circuitos cerebrales que cuando ocurre, una y otra vez.
Porque generamos toxinas en nuestra mente y porque se las pasamos a los otros.
Porque construimos explicaciones y planes de acción poco realistas: nuestro protagonismo empaña otros aspectos de la situación. Perdemos perspectiva.
Porque construimos un mundo imaginario rígido, en el que reinan los “debería” y “no debería”.
Porque nos paramos en el “no puedo soportarlo”, jugando el papel de víctima.
Les he dado todas las razones por las cuales uno no debe "enroscarse"
Espero que me hagan caso y hasta mañana
Cariños y sonrisas
Irene