Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Liberar las emociones a través de nuestro cuerpo

Imagen
Ya hemos hablado de la necesidad de desbloquear el cuerpo
Las emociones son energía, y la energía se acumula en nuestro cuerpo. Así como el agua cuando no se mueve y se estanca genera daños, las emociones se estancan en nuestro cuerpo y se cristalizan, generando después bloqueos energéticos y con eso, síntomas físicos desagradables.
Por eso para el desbloqueo  recomendamos lo siguiente:
Un día por la noche que estemos sol@s en la casa o habitación, preparemos un cd o un playlist con pura música instrumental con voces tranquilas o sin voz, de preferencia con instrumentos como tambores, flauta, violín, piano, etcétera. En realidad, música de relajación.
Pongámonos ropa cómoda y saquémonos los zapatos.
Apaguemos las luces y cerremos los ojos.
Prendamos la música, y bailemos… libremente. Pero vamos a bailar más que con pasos específicos o como lo hacen en la tele, vamos a bailar como a nuestro cuerpo le vaya naciendo, siguiendo los ritmos y la música que escuchamos.
Es un baile libre, espontáneo…

Nuestra mente tan conversadora...

Imagen
Si todo lo que pensáramos lo hiciéramos en ese momento, bueno, no habría problema. Pero como nuestra mente es tan ágil y veloz, mientras estamos leyendo esto puede ser que pensemos en tres cosas más que tenemos por hacer, o que nos lleguen ideas de proyectos increíbles, que se quedan como ideas nada más. Y ¿qué pasa después? que nos atormentas a nosotros mismos con pensamientos como “qué pensé que tenía que hacer?” “¿a qué venía…?” (esos momentos que llegamos a un cuarto yendo por algo y ya estando ahí no sabemos a qué íbamos). 
Y a nivel emocional, nos quedamos con sensaciones de insatisfacción y falta de productividad, y podemos llegar a conclusiones catastróficas como “ no he logrado lo que quiero con mi vida”, “no tengo tiempo para hacer lo que me gusta”, “soy un fracaso porque no logro lo que me propongo”, etc.









Equilibrio ente el pensar, sentir y el actuar

Imagen
Otra confusión que traemos es que “mientras más hagamos, más productivos somos”, “mientras más logros, mejores personas somos”. Eso está totalmente equivocado, pues le hemos dedicado mucho tiempo al hacer, y no nos dedicamos el tiempo necesario a observar qué estamos sintiendo y qué estamos pensando.
Otra posibilidad es que estemos al revés, y que le dediquemos más tiempo a pensar y pensar, pensemos proyectos e ideas, y tengamos poca acción y mucho sentimiento de angustia que tampoco le hacemos caso. 
Por eso lo ideal es tener el equilibrio y dedicarle el tiempo necesario a cada uno, pues a partir de lo que pensamos… sentimos y actuamos. Entonces, vaciar la mente, observar sin juicios qué pensamientos traemos, decidir si queremos hacer algo al respecto o no, y actuar o dejarlo en el olvido.
“Puedo permitir tanto la entrada como la salida de pensamientos que no me ayudan, y no porque existieron significa que son verdad o que les tengo que hacer más caso del necesario”.
Espero que lo pongan…

Ganar tiempo para ganar felicidad

Imagen
Cuando tenemos todo lo que está pendiente puesto en nuestra agenda y todo lo que queremos hacer, nos dedicamos a actuar, ejecutar y realizar eso que anotamos con enfoque y concentración, pues sabes que tenemos destinado el tiempo para hacer eso, y simplemente hacemos eso. Y si en el inter llega una idea u otra cosa pendiente, lo anotamos, y después nos dedicamos el tiempo de pasar todo a la agenda, y así seguimos.
“El saber que tienes el tiempo destinado a lo que estas haciendo, y que todo lo que quieres hacer tendrá su momento, da una paz y tranquilidad impresionante”. 
Nuestra intención es aquello que queremos hacer, nuestra atención es dónde está nuestra mente, y tu acción es dónde y qué está haciendo tu cuerpo. 
Alineemos la intención, la atención y la acción, y el único resultado es la satisfacción con nosotros mismos y definitivamente, bajos niveles de ansiedad.
Equilibremos el “pensar, sentir y actuar”
Cariños y sonrisas
Irene



Cuánta información tenemos ocupando nuestra mente!!!!

Imagen
“Se nos dificulta estar en el presente y vivir la experiencia plenamente, pues nuestra mente no habita nuestro cuerpo”
¿Cuál es la información que no es valiosa para nuestra mente?
Pendientes, preocupaciones, pensamientos obsesivos que van y vienen, pensamientos de adelantarse a las cosas o al futuro, diálogo interno que limita, imágenes que aparecen con una sensación desagradable.
“Cuando vacíes tu mente, tu visión se clarificará”
 ¿Qué hacer para vaciar la mente? 
Busquemos un espacio del día en el que contemos con 30 min para nosotros.
1.- Sentémonos con una hoja en blanco en frente, y hagamos una lista de todo lo que existe en nuestra mente. Imaginemos que estamos haciendo una limpieza general de nuestro mente, anotemos absolutamente todo lo que nos preocupa, lo que tenemos que hacer, lo que anda dando vueltas en nuestra mente, lo que nos inquieta, lo que nos gustaría sentarnos a pensar, nuestros sueños, todo absolutamente todo lo que está en nuestra mente, hasta que sintamos que ya no …

Cómo resolver los retos de la vida

Imagen
Pareciera que en algún momento de nuestra vida se nos dijo “mientras más saturada tengamos a nuestro mente, más inteligente somos”, pero funciona al revés, pues ¿cómo podremos hacer uso de nuestra inteligencia si tenemos saturada nuestra fuente de información? ¿Cómo se nos ocurrirán nuevas ideas si nuestra atención está en lo que nos preocupa? ¿Cómo encontraremos una salida a nuestros problemas si sólo pensamos en nuestros problemas?
Es así que para poder ser creativos, resolver los retos de la vida, acordarnos de dónde dejamos las llaves o ese papel tan significativo, es importante que tu mente se convierta en un lienzo blanco que permite la llegada y creación de información realmente valiosa para nosotros.
¿Cuál es la información valiosa que ha de ocupar espacio en nuestra mente?
La que cuando llega cambia nuestra percepción de las cosas o nos da nuevos aprendizajes.
La que permite la creación de nuevas ideas o proyectos.
La que da solución a las diferentes situaciones que se estén pre…

Desbloquiemos nuestro cuerpo

Imagen
Para que la alegría pueda activarse en nuestro cuerpo, necesitamos estar libres de bloqueos emocionales y tensiones físicas.
Ya es más que sabido que acumular y guardar nuestras emociones lo único que hace es enfermar nuestro cuerpo y nuestra alma, y tarde o temprano esas emociones acumuladas explotarán como olla exprés, generando un caos y un daño del cual después probablemente nos de culpa o vergüenza.  Así es que evitemos esto, haciendo un tratamiento para el desahogo emocional.
El desahogo emocional va más allá de la catársis o de exteriorizar lo que sentimos con técnicas explosivas o artísticas, tiene que ver con contactar nuestros emociones, ser conscientes de ellas y poder desahogarlas conscientemente.  Claro que nos apoyamos de técnicas en específico, pero de lo que se trata este proceso es de ser consciente de todo el proceso: el desahogo emocional. Estas son técnicas que encontraremos en este tratamiento de desahogo emocional: Son varios pasos, así que, como siempre, los daré de a…