DEJEMOS DE GUARDAR RESENTIMIENTOS

No vivamos nuestra vida con odio en el corazón.
Terminaremos lastimándonos a nosotros mismo más de lo podrían hacerlo las personas a cuales le guardamos resentimiento.
El perdón no es sólo decir: “Está bien lo que me hiciste”, es poder decir: “No voy a dejar que lo que me hiciste arruine mi felicidad para siempre”.
El perdón es la respuesta, dejémoslo ir, encontremos la paz, ¡Liberémonos!
Y recordemos, el perdón no es sólo para las demás personas, también es para nosotros mismos.
Si  es así, perdonémonos a nosotros mismos, superémoslo e intentemos hacerlo mejor la siguiente ocasión.
Cariños y sonrisas
Irene

 


Comentarios