REFLEXIONES PARA EL ÚLTIMO DIA DEL AÑO

En este año que termina debemos aplicar los siguientes principios:
El perdón: Si algo tenemos que perdonar, hagámoslo ahora.
No carguemos con rencores por cosas pasadas, ¿o es que acaso no nos queremos? Al cargar con esos sentimientos en el corazón, los primeros perjudicados somos nosotros, así que perdonémonos y perdonemos, sinceramente y de corazón.
La felicidad interior existe. ¡Por supuesto que sí!
Está ahí cuando descubrimos que somos dueños de nuestra vida, y tenemos muy en claro los propósitos para ella. No olvidemos que para estar bien con el resto de personas, debemos estar bien primero con nosotros mismos
. ¡Vamos! Todos tenemos la capacidad, el carácter y la fortaleza que nos ayudan en este proceso de evolución y crecimiento interior. Que nos quede claro que una evoluciona, cambia, aprende todos los días… y debemos tener también muy en claro que para amar a otros debemos empezar por amarnos saludable e infinitamente. Que la vida si bien tiene todo para surtir nuestro corazón, nuestros días, nuestras vidas, hay que ayudarla, pues siempre nos devuelve con mucha generosidad todo lo que sembramos en nuestro día a día. 
Y Hablando del amor: Si tenemos independencia emocional, independencia financiera, una magnífica y sólida relación amorosa… o estamos sol@s porque así lo decidimos, o bien simplemente nos sentimos bien y felices así, disfrutando de nuestra deliciosa libertad… o ya seamos selectivos y no desesperamos porque sabemos que lo ha de llegar… llegará! Quiere decir que estamos rodeados de gente positiva. ¡Aplaudámonos! Nos lo ganamos a pulso, porque de cierta manera es un “trabajo”, y hay que ser constantes, aprender día a día de cada y una de las cosas que se nos presentan, ser nuestras principales motivadoras, decir que SÍ PUEDO cuando unos pocos pretenden hacernos creer que es imposible! ¿Y vale la pena trabajar a nuestro favor, ser positivos, valientes, proactivos, asertivos, selectivos? ¡Claro que sí!.
Y si nuestra vida es todo lo contrario a lo anterior… ¿Qué nos impide cambiarla para darle la importancia que se merecen cada una de esas insatisfacciones, frustraciones, puntos sin resolver, y encontrar el motivo por el cual aun tenemos tal o cual cosa en nuestra vida? ¿Y por qué no darles su respectiva solución? ¡Vamos, que nosotros podemos cambiar todo eso! ¡Solo es nuestra decisión! 
Vuelvo a repetir: Por este camino pasamos solo una vez… ten eso muy en cuenta… solo una vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO