LAS METAS DEBEN SER MOTIVANTES


Necesitamos sentirnos motivados para dedicarle a nuestra meta el tiempo y energía necesarios.

Si no es nuestra meta o no está basada en algo importante o valioso para nosotros, nuestra motivación puede disminuir rápidamente.

Preguntémonos qué es lo que queremos lograr. Hagámonos estas preguntas:

¿Depende de nosotros?

¿Por qué o para qué lo queremos?

¿Estamos realmente motivados?

Si tenemos varias metas, escojamos una sola.

No es conveniente trabajar en muchas cosas nuevas al mismo tiempo.

Si no estamos acostumbrados a establecer y trabajar en una meta, escojamos una que sea importante, para que estemos motivados, pero que no sea la más difícil.

Si lo que nos está limitando son nuestros pensamientos y/o una actitud negativa, cambiemos inmediatamente!!!
Cariños y sonrisas
Irene


Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO