LA NEGATIVIDAD DE OTRAS PERSONAS NO ES NUESTRO PROBLEMA


Seamos positivos cuando la negatividad nos rodea, sonriamos cuando otros traten de acabar con nosotros; es una manera fácil de mantener el entusiasmo y el enfoque cuando otras personas traten de cambiarlo, sigamos siempre siendo nosotros.
Nunca dejemos que la amargura de otra persona cambie nuestro ánimo y la regla de oro para lograr esto es no tomar las cosas demasiado personales, aunque parezcan serlo.
La gente hace cosas por causa de ellos mismos, por sus propias motivaciones y por sus propias "trancas" emocionales , aunque parezca en contra nuestro.
Por encima de todo, nunca hay que cambiar para impresionar a alguien que dice que no somos lo suficientemente buenos para él, los cambios que realmente impresionan y deslumbran suceden cuando cambiamos para ser una mejor persona, para llevarnos a un mejor futuro.
Siempre la gente habla de los que hacemos bien y sobre todo de lo que se hacemos mal, así que es mejor preocuparnos por nosotros mismo antes de preocuparnos por lo que puedan pensar los demás.
Si se creemos fuertemente en algo no hay porque tener miedo a luchar por eso con gran fuerza aunque otros piensen que es imposible. ¡Y con una sonrisa!
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios