ES UN ARTE EL VALORAR Y EL APRECIAR


“Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos”, (Daniel Defoe)
La auténtica gratitud nace del aprendizaje derivado de todo lo que hemos vivido. 
Para desarrollarla, tenemos que ser capaces de modificar nuestra manera de pensar, dejando de interpretar todo lo que nos sucede como “problemas” para comenzar a ver las “oportunidades de aprendizaje” que hay detrás de cada situación ‘complicada’. 
Así podremos romper el círculo vicioso que nos lleva a acordarnos cada vez que algo que consideramos ‘malo’ ocurre, y a olvidarnos de muchas de las veces que nos sucede algo positivo o beneficioso. 
Al fin y al cabo, todos los tropiezos, errores y meteduras de pata encierran lecciones valiosas. Nos moldean y esculpen hasta definir la persona que somos.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios