COMO ACABAR CON LA CULPA

La culpa es como un guardián que permanece escondido, sin reflexión, actúa y ataca sin preguntar.  Es una de las armas más poderosas para dominar y controlar la conducta del otro.
La culpa es como un tsunami que arrasa sin avisar, una de las armas con las que contamos es sacar todos esos pensamientos y reflexionar sobre ellos, desde nuestro adulto ¿soy culpable? ¿He hecho lo que he podido? ¿Es justo y razonable lo que me piden? sin embargo la parte mas difícil sigue siendo la emocional, como estos pensamientos van unidos a nuestras emociones.
Otro de los elementos fundamentales para acabar con esa culpa, es la relación que tenemos con nosotros mismos, en definitiva nuestra autoestima, establecer redecisiones respecto a nosotros mismos y nuevas decisiones de cómo queremos vivir nuestra vida.
La culpa y el perdón como veremos mas adelante están muy relacionados, para acabar con el sentimiento de culpa, debemos empezar a perdonarnos a nosotros mismo por nuestros errores.
Esto se consigue enfrentado el padre crítico negativo que tenemos dentro de cada uno de nosotros, ese que permanece oculto, escondido, que nos susurra sin que nos demos cuenta como nos tenemos que sentir y enfrentarlo con nuestro adulto, en ese momento nuestro adulto toma las riendas y le pone en su sitio.
Paralelamente es muy importante que las emociones que van unidas a esos pensamientos se trabajen a través de nuestro niño, aquel que siente el miedo, la rabia o la tristeza, empieza entonces una relación de afecto y protección hacía nuestro niño.
Hay mucho camino que recorrer, el sentimiento de culpa esta muy arraigado en nosotros porque su origen es muy temprano, éramos demasiado pequeños e indefensos para enfrentarnos a esos “guardianes controladores”, pero ahora somos adultos, con poder y con armas para acabar definitivamente con aquellos guardianes que nos quieren arruinar la maravillosa experiencia de ser quienes somos y de vivir como deseamos vivir.
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios