NO ES LO QUE NOS SUCEDE LO QUE NOS ALTERA, SI NO COMO NOSOTROS INTEREPRETAMOS ESO QUE NOS SUCEDE


Existen tres elementos que conforman nuestro estado mental en cada momento:
1. Conducta.
2. Emociones.
3. Pensamientos.
Conducta, emociones y pensamientos interactúan entre sí para conformar nuestro estado mental.
Si tenemos una conducta anormal por ejemplo estamos encerrados en una habitación durante 6 meses, nos afectará sobre nuestras emociones y nuestros pensamientos, estaremos apáticos, deprimidos…
Nuestras emociones también afectan sobre nuestras conductas y nuestros pensamientos. Si estamos tristes vamos a tener una conducta y unos pensamientos acordes, vamos a decirnos cosas como: no valgo para nada…
Igualmente pasa con los pensamientos. Tanto los pensamientos, como la conducta, como las emociones son válidos para trabajar el mundo emocional.
Los 3 interactúan para conformar mi estado emocional.
La parte de los pensamientos es la parte más importante. Tenemos que trabajar nuestros pensamientos, nuestro diálogo interno. Realmente nuestros pensamientos, nuestro diálogo interno es lo que nos hace fuertes o débiles, y nosotros muchas veces no tenemos esta percepción.
Muchas veces decimos cosas como esta: “Pepe me pone de los nervios”. Esto no es verdad, Pepe hace algo, nosotros nos decimos algo a nosotros mismos con nuestro diálogo interno, algo sobre lo que acaba de hacer Pepe, y es ese pensamiento el que nos hace poner mal, no es lo que ha hecho Pepe.
Ya decía Epícteto en el siglo I d.C. que no nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede, como interpretamos lo que nos sucede..

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO