LAS COSAS MAS LINDAS SE VEN CON EL CORAZÓN: SE SIENTEN!

Las cosas más bonitas ni se ven ni se tocan, solo se sienten.
Una caricia, un abrazo, la magia de una mirada o un “cómo estás hoy”, configuran la auténtica fórmula de la felicidad, la cual, no es más que la suma de todas esas cosas invisibles a los ojos, que al juntarse, siembran de flores nuestra alma.
Ahora bien, los expertos en emociones y en psicología del comportamiento nos dicen que las personas perdemos muy a menudo esa capacidad natural para experimentar la felicidad más simple, la más elemental.
De hecho, el ser humano es el único ser vivo capaz de sobredimensionar su sufrimiento, a través, por ejemplo, de pensamientos negativos o tóxicos.
La auténtica felicidad, por tanto, es invisible, no se puede tocar, no se puede ver, pero sí sentir, porque es energía que emana de nuestros propios vínculos positivos con aquello que es importante para nosotros.
No hay que olvidarse lo que dice "El Principito": "Lo esencial es invisible para los ojos".
Cariños y sonrisas
Irene
 

 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO