TRUCOS PARA SER MÁS POSITIVOS

Todos sabemos las ventajas del pensamiento positivo.
Ser más positivos nos ayudará a sortear mejor el estrés y a experimentar más vivencias agradables a lo largo del día.
Hay gente que naturalmente es optimista y alegre, pero hay otras personas que necesitan aprenderlo y sabemos que se puede conseguir.
Lo positivo siempre llama a lo positivo. Así que ¿por qué no tratamos de conseguir es actitud positiva ante la vida y ante lo que nos rodea?
Así que aquí van 5 formas para mantener la mente en positivo y mañana les daré 5 más:
EMPECEMOS EL DÍA CON UN PENSAMIENTO POSITIVO. Hay una corriente, miles de libros sobre el poder del hablarse a uno mismo por la mañana y por la noche al acostarnos.
Empezar el día imaginando algo bonito del día anterior o tratar de visualizar un momento especial que nos espera en el día, funciona.
FUERA NEGATIVIDAD. Aunque parezca muy obvio, no creamos que es tan fácil de identificar. Alejémonos de quien nos haga sentir mal, de lo que haga preocuparnos constantemente. O buscamos solución o quitémoslo de en medio.
FUERA PENSAMIENTOS NEGATIVOS. Ante un problema que nos tenga amargados, preguntémonos si de verdad merece la pena. La mayoría de las cosas que nos preocupan a la larga se convierten en insignificantes, recordémoslo.
Busquemos una distracción que haga que nos  olvides por un rato, cuando volvamos, veremos con otros ojos y actitud más positiva la situación.
HABLÉMOSLO. En casa, en el trabajo…cuando tenemos un problema que no sabemos cómo resolver, o que nos angustiamos porque no le vemos salida, hay que contarlo a alguien, al marido, a la madre o a los compañeros del trabajo. Dejémonos ayudar. Hay veces que sólo verbalizando rompemos ese muro que nos impedía avanzar.
RODEARSE DE GENTE POSITIVA. De gente que sueñe como nosotros que aspire como nosotros. ¿Sabemos que la positividad es contagiosa?
Mañana seguimos, cariños y sonrisas
Irene

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO