QUÉ HACER CON EL SENTIMIENTO DE CULPA

Uno debería  tener  tres hojas, pegadas en la puerta de la refigeradora, escritos con lápiz oscuro y trazo muy fuerte, que dijeran respectivamente: “PROHIBIDO JUZGARME”; “Me comprometo a no compararme con NADIE”  esta última palabra en mayúsculas y subrayada en amarillo; y por último “VOY A RESPETAR Y VALORAR MIS DECISIONES”  esta última palabra subrayada tres veces. 
Estos tres mini-contratos con nosotros mismos resultan ser puntos nucleares para combatir el sentimiento de culpa.
Cuando uno  se escucha a sí mismo y saca a la luz los sentimientos tan horribles que  tiene sobre si mismo, y empezamos a vernos sin juzgarnos, expulsando todo aquello que nos hace mal, queriéndonos, comprendiéndonos y sobre todo confiando en nosotros mismos, poco a poco vamos tomando confianza, y conciencia, y empezamos a cuestionar todos esos pensamientos.
Muchas veces el sentimiento de culpa se va gestando a través de lo que recibimos en nuestra infancia. 
Hay mucho camino por recorrer porque las heridas son muy profundas y el guión de vida sigue siendo muy grande. 
Pero, hay que atreverse a recorrer ese camino!
Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO