ESTAMOS MASTICANDO EL PASADO?


¿Está nuestra mente masticando el pasado?
El hecho de que algo negativo nos ocurrió en el pasado, no significa que nos tenga que ocurrir hoy.
Preguntémonos si las circunstancias o nuestros conocimientos y habilidades de afrontar la situación, han cambiado desde la última vez.
Como adultos, tenemos más posibilidades de elección y más capacidad de identificar, adelantarnos, o salir de una mala situación que cuando éramos niños o adolescentes.
¿No nos estaremos concentrando demasiado en los aspectos amenazantes de una situación, en lugar de ver el cuadro completo?

La ansiedad hace que cerremos la mente y que nos centres en la amenaza inmediata sin tener en cuenta el contexto más amplio.
¿Es esta situación realmente tan importante como la ansiedad nos dice que es? ¿Aún nos preocupamos por este problema de hace 5 o 10 años?

Preocuparnos por un problema sin crear una solución no nos ayudará a resolver el problema.
De hecho, puede hacer que sea menos probable que actuemos por la nociva alimentación de la ansiedad.
Cuando tu mente se ha quedado atascada en una idea, podemos interrumpirla levantándonos, moviéndonos o haciendo una tarea o actividad diferente.

Cuando volvamos a sentarnos, seguro vamos a tener una perspectiva diferente.
Incluso si un pensamiento es verdadero, no significa que sea útil centrarse en él, no durante todo el tiempo.
Si sólo 1 de cada 10 personas van a conseguir el trabajo que buscamos, y seguimos pensando en esa probabilidad, puede convertirnos en alguien desmotivado que ni siquiera se molestará en intentarlo.
Este es un ejemplo de un pensamiento que es cierto, pero que no es útil. ¡Enfoquemos nuestra atención en lo que es útil y dejemos que el resto se vaya!

Cariños y sonrisas
Irene

Comentarios

Entradas populares de este blog

La esperanza y el humor te ayudara a ser más positivo frente a la vida

LA ACTITUD DESIGNA EL ESTADO DE ÁNIMO